One Piece 948, el alucinante Kawamastu el Kappa

0

Bienvenidos una vez más, fieles adeptos de Oda, a un nuevo análisis de One Piece. En esta ocasión, del capítulo 948 del manga. En mi personal gusto, he de decir que este capítulo me ha resultado una maravillosa delicia. No es que tenga nada especial, quitando una aparición esperada y alguna revelación, pero el dibujo es espectacular y el curso de los acontecimientos, contado de una forma muy cinematográfica, excelente. Kawamatsu, una pequeña y pronta decepción que atrajo mi atención en una relectura, es lo más impactante. Comencemos.

Luffy desencadenado

Ahora que no hay nadie en la prisión capaz de enfrentarlo, Luffy aprovecha para entrenar con todos los súbditos menores de Queen, y por ende Kaido, la nueva habilidad de haki que pronto usará para enfrentar al Yonkou. Los prisioneros, por orden del alcaide, atacan a Luffy a pesar de estar de acuerdo con la revolución y ser, más o menos, aliados en intenciones. Todo por presión y miedo a morir. Entonces, una de las pequeñas bestias a cargo de la prisión comienza a disparar balas cubiertas de enfermedades letales que se transmiten fácilmente con cualquier leve contacto. Los prisioneros alcanzados por esas balas comienzan a retorcerse de dolor y caer muertos.

Sabiendo que en el anime han cambiado el estilo de dibujo para Wano, ahora me doy cuenta de que Luffy luce levemente diferente también en el manga.

El vaina roja Kappa: Kawamatsu

Repentinamente, alguien comienza a hablar desde dentro de la prisión recientemente reventada. Todos sabemos que es Kawamatsu, casi todos en la prisión también lo saben. Los pobres inocentes subordinados de Kaido creen que pueden matarlo fácilmente al estar encadenado. Nada más lejos de la realidad. Con las espinas de los pescados podridos que le daban de comer, hace una suerte de balas que lanza con la boca (supongo) y las clava a enormes velocidades en los cuerpos enemigos. Es entonces cuando aparece Raizou, medio sobrevolando la prisión, un tanto extraño y le da a Kawamatsu las llaves de sus grilletes y su katana.

Y sale de su prisión de un salto haciendo maravillas con su katana, realizando un par de habilidades entre las cuales se encuentra “Río Menamu”, con una viñeta épica y exquisitamente dibujada.

Y por fin vemos su apariencia, que resulta un tanto extraña, pero que se adecua perfectamente a la descripción de un Kappa de las leyendas japonesas.

El viejo que estuvo con Luffy durante tanto tiempo y que es conocido por los vainas rojas como jefe Hyogoro les pide que revelen sus verdaderas identidades. Raizou se quita el trapo que le tapaba… ¿el pelo y el bigote? Porque si pretendía que eso lo ocultara realmente menuda cutrada. Y Kiku se quita la máscara de cara de mujer, porque sí, no era su verdadera cara, y aparece su rostro real, una especie de vampiro con cuernos, con colmillos enormes.

Ya todos en formación se disponen a comenzar la limpieza de la prisión, y conseguir convencer a la gente para que se alíen a su causa. Entretanto nos enteramos de que Kiku es un hombre con alma de mujer… No entiendo muy bien como funciona esto, porque físicamente es una mujer. ¿Y que esperamos que ocurra a partir de ahora? Pues no creo que tarden demasiado dentro de la prisión, pero al salir está claro que va a dar comienzo, en paralelo con el conflicto en el que están envueltos el resto de Mugiwaras, una revolución importante con batallas de gran talla. Lo que me hace dudar es, ¿entonces el ataque previsto para la noche especial donde queda si ya se va a levantar toda la gente ahora? Pues no lo tengo nada claro. Habrá que esperar y ver que nos ofrece Oda, esperemos que, como siempre, esté a la altura.

Y hasta aquí el análisis de esta semana, nos vemos en el 949, en el ínterin, sed felices.



el autor

Soy, entre otras cosas, estudiante, cinéfilo, músico y lector; escribo sobre lo que me gusta y también tengo twitter @maffdecine

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Seguimos con el análisis de la serie El Reloj del Juicio Final para presentar nuestras impresiones del número dos de la colección a cargo de…