IniciocineCaptain Fantastic, una maravilla sobre lo difícil que es ser padre.

Captain Fantastic, una maravilla sobre lo difícil que es ser padre.

Entre Lalalanes, últimos hombres o moonlights, el cine independiente estadounidense tuvo otro representante en los Oscar de este año junto a la historia del chico de color homosexual. Se trata de Captain Fantastic, un drama con algunos tintes de comedia dirigida por el actor Matt Ross. Una película que nos habla de lo más importante en el mundo: la educación, principalmente la de nuestros hijos.

Protagonizada por Viggo Mortensen, Captain Fantastic es la historia de Ben, un hippie que aborrece el capitalismo y todo lo que ello conlleva y que lleva más de diez años viviendo en el bosque junto a sus seis hijos, a los que ha educado inculcándoles dotes de supervivencia, cultura y amor por la naturaleza. Sin embargo, el suicidio de su mujer y madre de sus hijos hará que la extraña familia tenga que salir a la civilización, con el evidente choque entre ambos.

Con esta trama, muchos pensarían, entre los que me incluyo, que el director aprovecharía para enaltecer la vida natural de la familia protagonista o lo contrario, pero la segunda mejor virtud de la película consiste en que Ross no toma partido por ninguno de los dos “bandos”, si no que muestra los puntos fuertes y las flaquezas de ambos. Evidente es la escena de la comida con sus tíos, en los que se aprecia que la superioridad cultural de los hijos de Ben es tan incontestable como sus nulas capacidades para relacionarse con el mundo real. El guión de Ross es muy inteligente en este sentido.

¿Y cuál es la principal virtud de la película? Su excelente reparto. Mención especial a las seis interpretaciones de los hijos de Ben, todos muy naturales y bien dibujados en solo unas pinceladas. No son los típicos niños cargantes de las películas estadounidenses. El hormigón que une a todos ellos es un genial Mortensen, cada vez más alejado del cine comercial. Si hay un actor en el mundo que parece que únicamente escoge los proyectos que quiere (junto con Daniel Day Lewis) es Viggo, tremendamente natural en su interpretación. No me extrañaría que hubiera mucho de esa actitud bohemia de Ben en el actor. Una merecida nominación al Oscar para un actorazo.

El desarrollo de la película es fiel reflejo del largometraje que inició el romance entre la comedia y el cine independiente: la entrañable Little Miss Sunshine. Prácticamente hasta el final la película es reflexiva, divertida, conmovedora y profundamente entretenida. Los últimos minutos de la película, que no desvelaré, son los que etiquetan correctamente a Captain Fantastic. No es una película que busque remover a las masas a favor de una u otra corriente o incluso criticar la dejadez con la que muchos padres crían a sus hijos y la nula capacidad cultural que estos tienen. Ni siquiera es un mal retrato de la figura paterna a la manera del Harrison Ford de La costa de los mosquitos, donde el protagonista se empecinaba en cumplir sus objetivos cayera quien cayera. Simplemente, Captain Fantastic es una película sobre lo difícil que es ser padre y como todas y cada una de las decisiones que se toman en esa situación tienen consecuencias, buenas o malas, en sus hijos y en la vida que llevarán posteriormente. Me atrevo a decir, y eso que no estoy metido en ese pellejo, que es la misión más importante que tenemos en nuestra vida. Todo un viaje desde la Comarca hasta Mordor.

Un saludo y sed felices!

Fernando Vílchez
Médico residente. Intento aprender como si viviera para siempre. Intento vivir como si hoy fuera mi último día...con las cosas que me hacen feliz.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad