Crítica de Adiós (2019)

0

Corren buenos tiempos para el cine español en la última década, buena parte de culpa gracias al thriller y a una hornada de jóvenes talentos tanto detrás como delante de las cámaras. Mi compañero Fernando ya habló de ello en La hora de los thrillers españoles. Un artículo de hace 3 años que quizás va necesitando una segunda parte. Y es que sin irnos más lejos, 2019 ha sido un gran año para el género en España, llegando esta que nos ocupa y que en su momento no pudimos ver en Las cosas que nos hacen felices y Quien a hierro mata de Paco Plaza de la cual hicimos crítica. De otro Paco es el thriller del que hoy vengo hablaros, de Paco Cabezas, un director al cual llevo siguiendo desde que se asentó en Hollywood haciendo series como Into the Badlands, El Alienista, The Strain, Penny Dreadful o American Gods. Paco ha vuelto a España, a su Sevilla, para traernos una catarsis, una tragedia lorquiana, un baño de sangre y flamenco. Con todos ustedes la crítica de Adiós.

Están puestos en balanza dos corazones a un tiempo, uno pidiendo justicia y otro pidiendo venganza.

Como una alegría de Camarón, así se podría narrar la sinopsis de la película. Más concretamente Un tiro al aire y es que el flamenco resuta muy importante, ya que a través del mismo y la tragedia se vertebra la historia de la película. No seré yo el que vaya a hacer análisis comparativo que aunque me gustan algunas canciones no soy ningún especialista, solo diré que la selección musical para la película es bastante buena. El cante está continuamente latiendo en Adiós de Paco Cabezas.

Juan (Mario Casas) es un preso en tercer grado perteneciente a una de las familias que mandaban en el barrio de las 3000 viviendas hasta que fueron defenestrados a las chabolas. En uno de sus días de permiso asiste a la comunión de su hija, a la vuelta la niña muere en un accidente de tráfico y comenzará una búsqyeda implacable para vengarse. Es un tema similar al que ya trató la productora Apache Films en otro reciente largometraje también rodado en Sevilla: Tu hijo, de Miguel Ángel Vivas con un colosal José Coronado.

A partir de aquí asistimos a una trama que esconde más que un trágico accidente de tráfico. Conspiraciones, traiciones y corrupción policial son algunas de las subtramas que se van abriendo en un filme descarnado en el que cabe destacar un elenco de actores que rayan a un muy buen nivel comenzando por un Mario Casas, actor gallego que se transforma para la ocasión en un paria sevillano de las 3000 viviendas. La verdad es que da el pego. Y el reparto femenino funciona igualmente, sobre todo en las actrices con papeles muy sugerentes como los de Natalia de Molina, Triana, la mujer rota por la pérdida de su hija y Mona Martínez, como esa matriarca abnegada que guarda mucho rencor del pasado tras ser expulsada a las chabolas. El papel de Ruth Díaz es más tópico interpretando esa inspectora que lucha contra un sistema podrido. Al igual que sucede con Ruth, el papel de Carlos Bardem es más trivial, aunque su mera presencia en pantalla ya es un plus para la película. Y es que el guion de José Rodríguez, Carmen Jimenez y Paco Cabezas trata diferentes temas que en la balanza final quedan equilibradas.

Entre tantos elogios a la película le pongo algunos peros relacionados al montaje. Por un lado la operación de los antidisturbios en el barrio de las 3000 se ve difuminada por ese montaje paralelo que rompe la emoción.  En la secuencia del tiroteo final no se ve quien inicia la acción cuando se supone que habían tirado las armas. En la dirección, Cabezas se ha curtido en los últimos años en grandes series de Hollywood, si bien el estilo visual está bastante logrado, exceptuando alguna escena de acción llevada a lo Greengrass; hay otras secuencias con exceso de primeros planos que denota que el realizador viene del mundo de la televisión. No obstante son pequeñas apreciaciones personales que no enturbian el buen sabor de boca que deja Adiós.

Valoración Final.

La película destila alma andaluza por los cuatro costados. El ritmo es brutal con un in crescendo contínuo hacia quizás un más que predecible final. Al mismo tiempo cuenta con una impecable factura técnica y artística. El elenco es brutal en todos los sentidos desde un Mario Casas como sevillano de las tres mil pasando por unas actrices que lo bordan, caso de Natalia de Molina, Ruth Díaz y Consuelo Trujillo.

Sin duda alguna estamos ante un gran thriller como desde los primeros tráilers se aventuraba. Paco Cabezas compone una trágica historia con sones flamencos. La película recientemente ha llegado a las plataformas de alquiler. Una gran opción para estos días.

Un saludo y sed felices.



el autor

Community manager, Historiador y documentalista, apasionado del cine, las series, la lectura y el fútbol... en definitiva de las cosas que nos hacen felices.

Deja tu comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad