Crítica de Alerta Roja (2019): Como Armageddon pero más mala

0

En Prime Video he encontrado esta superproducción coreana que desconocía, Alerta Roja, también conocida como Ashfall. Pinché en el tráiler y me convenció ya que se vislumbraba ese espectáculo de catástrofes al estilo de Roland Emmerich o Michael Bay en Armageddon de la cual me considero muy fan pese al despropósito de lo que se nos cuenta. Pero con Bay sabemos a lo que vamos, ¿No? Así que ni corto ni perezoso le he dado al play a esta Alerta Roja de la que vengo a traeros mis impresiones.

El fin de las Coreas se acerca y la salvación es una bomba de megalotones nuclear.

¿Habéis visto la pamplina que he puesto de titular sobre esta línea? Pues así es el guion de esta película. Pero vayamos al principio. Corea del Sur es azotada por un inmenso terremoto  de escala 7,5 que no es sino derivado de la erupción de un volcán. Pronto sabremos que habrá hasta tres explosiones más que supondrá el final de las Coreas (y de China y lo que pille). El caso es que tenemos a un profesor, Kang Bong-rae (Ma Dong-seok), quien ha estudiado la montaña Baekdu (la del volcán) y sus posibles erupciones y lo que propone es muy parecido a lo que se proponía en Armageddon; derrotar al volcán con una bomba nuclear. Antes hemos visto escenas espectaculares que te dejan con ganas de más; terremotos, maremotos, caídas de rascacielos, puentes que se derrumban, etc. siendo los 20 primeros minutos de película lo mejor porque cuando acaba la catástrofe y empieza la misión la película comienza una cuesta abajo hasta el mismo final.

El alto mando decide pues ejecutar el plan del profesor y para ello un grupo de artificieros, capitaneados por Ha Jung-woo, deben volar una mina próxima al volcán con las ojivas nucleares que antes os comentaba. Para más inri dicha mina está en Corea del Norte, donde deben contactar con Ri Joon-pyeong (Lee Byung-hun), un agente norcoreano que se ha vuelto en contra y sabe dónde se almacenan las armas nucleares.

Una parodia involuntaria que pasa a coventirse en película de coleguitas en apuros.

Pronto la película nos va a llevar por derroteros inesperados, el de las buddy movies. Dos personajes con caracteres opuestos pero condenados a entenderse. Así nos encontramos con que el filme adquiere elementos propios del género de espías y comedia de amigos que compensan el hecho de que el escenario se ha basado (descaradamente) en Armageddon (1998). No serán pocas las veces en que los dos actores protagonistas intercambien algo más que palabras malsonantes haciéndose ciertamente cansina la película en esos momentos. A ello le sumamos los momentos de secretos entre enemigos íntimos en el que desnudan su alma y nos cuentan sus historias. Sin duda alguna esto supone un lastre al no ser unos personajes ciertamente carismáticos y es que todos son puros clichés al servicio del gran protagonista, el volcán.

Alerta Roja

Valoraciones finales.

En esta ocasión el espectáculo no prima sobre la historia y es una auténtica pena porque lo que se nos cuenta es tan falto de interés que uno solo desea ver más CGI. Y es que es todo un espectáculo visualmente la película como señalábamos al comienzo. Con un presupuesto de apenas 18 millones de dólares hemos de destacar que el filme luce de lujo en las escenas de catástrofes, la escena de esa ola gigante que alcanza a la mujer del artificiero está muy conseguida. O esos parajes desérticos apocalípticos muy bien captados gracias a un buen trabajo de iluminación y fotografía.

Alerta roja

Del trabajo actoral poco que decir, del trío protagonista conformado por Lee Byung-hun; Ha Jung-woo y Ma Dong-seok destacar que son los dos primeros los que brillan debido a ese carácter de buddy movie que adquiere la película, Ma Dong-seok por el contrario ve su rol reducido a mera comparsa.

En definitiva a la película le pasa factura mirar de demasiado de reojo al Armageddon de Michael Bay, allí la cosa funcionaba quizás por el exceso, quizás por ser Bay, pero en Alerta Roja fuera de las situaciones de catástrofes y dramatismos la película sufre bajones de ritmo. Eso y que no hay una balada de Aerosmith para el arreón final.

Comienzo intenso y desarrollo convencional Alerta Roja puede ser un estimable pasatiempo para una tarde de domingo. Conmigo lo ha sido a duras penas.

Un saludo y sed felices.

alerta roja

 

 Un saludo y sed felices.



el autor

Community manager, Historiador y documentalista, apasionado del cine, las series, la lectura y el fútbol... en definitiva de las cosas que nos hacen felices.

Deja tu comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad