En clave de western: Crítica de Blackthorn, un viaje junto al viejo Butch Cassidy

4

Bienvenid@s a un nuevo paseo a caballo por tierras polvorientas. Hoy vengo a compartiros mi crítica de “Blackthorn: Sin destino”, una película española (aunque realizada en colaboración con Bolivia, Estados Unidos y Francia), y que nos cuenta cómo es la vejez de Butch Cassidy, uno de los forajidos más legendarios del salvaje oeste, y al que todo el mundo daba por muerto varias décadas atrás. El director de la película es Mateo Gil, y la co-protagonizan Sam Shephard y Eduardo Noriega.

Como ya sabréis (y si no aprovecho para recordarlo), en esta sección ya hemos analizado otros westerns con sello español, como fue el caso de la magnífica Intemperie, o también de Sordo. Pues bien, otra película que ya nos habéis mencionado en los comentarios de esas críticas, y que nos faltaba por tener por aquí, es Blackthorn, así que es un placer para mí poder aportar esta crítica de una película que, aunque me adelante a las conclusiones, me ha gustado.

¿De qué va Blackthorn?

Tras su huida de los Estados Unidos, el legendario forajido Butch Cassidy y su amigo Sundance Kid murieron en Bolivia en 1908, en un tiroteo. Esto es lo que dice la versión oficial. Esta otra leyenda, en cambio, nos dice que Cassidy sobrevivió y que, después de vivir escondido durante veinte años, lo que deseaba era volver a su país. Sin embargo, cuando conoce a un joven ingeniero español que acaba de robar una mina que pertenece al empresario más importante de Bolivia, cambia sus planes.

Si buscáis información por internet, veréis que a día de hoy no hay nada definitivo sobre la muerte de Butch Cassidy. Es cierto que la versión más conocida sobre su final, es la que hace referencia a un tiroteo en Bolivia, donde Cassidy y su amigo Kid son asesinados por la milicia boliviana. Esto es algo que “podéis” ver (porque no se muestra la muerte de ambos, se sugiere por su desesperada situación) en la excelente película “Dos hombres y un destino” dirigida por George Roy Hill y protagonizada por Paul Newman como Butch, y Robert Redford como Kid.

Pero en Blackthorn optan por una teoría que nunca fue descartada sobre el destino de Butch, y es… la posibilidad de que no muriese así. De esa manera, Blackthorn nos muestra la vida de Butch en Bolivia como criador de caballos, varias décadas después de la fecha en la que supuestamente murió. Además, para no ser descubierto, usa el nombre de James Blackthorn.

Pese a esta tranquila vida, Blackthorn se enterará de la muerte de Etta Place, una mujer muy importante en su vida anterior. Entonces será cuando él decida poner fin a su estancia en Bolivia para regresar a los Estados Unidos, y conocer al hijo de Etta. En los preparativos del viaje, Blackthorn se encontrará con el español Eduardo Apodaca, que huye tras haber robado dinero a un pez gordo boliviano. Y entre ambos surgirá una peculiar amistad.

No quiero contaros más, al margen del hecho de que, mediante flashbacks del pasado, la relación de Blackthorn con Eduardo hará que conozcamos más del pasado del primero, cuando era Butch y estaba junto a su amigo Kid y la mujer de la cual estaban ambos enamorados: Etta.

¿Qué nos vamos a encontrar en Blackthorn?

Pues lo primero que me sedujo, fueron los paisajes, porque la película se rodó en Bolivia, y es una de las cosas donde de verdad empiezas a notar que estás viendo un western. Da gusto ver a los personajes en el interior de minas de carbón, en poblados tradicionales, cabalgando por llanuras polvorientas o atravesando ríos. Espectacular es el pasaje acaecido en el Salar de Uyuni, donde Blackthorn y Apodaca son perseguidos.

También nos vamos a encontrar sólidas actuaciones de Sam Shephard como el viejo Cassidy/Blackthorn, y a nuestro compatriota Eduardo Noriega como Eduardo Apodaca. Y aunque son papeles más breves, destacaría la buena labor de Stephen Rea como Mackinley, un antiguo perseguidor de Cassidy, y Nikolaj Coster-Waldau como el joven Cassidy.

A nivel narrativo la historia avanza lenta pero bien, sin meteduras de pata que nos dejen en fuera de juego. También está muy bien elaborado todo el diseño de vestuario, así como la fotografía. Me parece justo que esta película se llevara en el 2011 varios premios Goya en los apartados de vestuario, fotografía, dirección de arte y de producción.

Es cierto que, pese al aire crepuscular que impregna la cinta, y teniendo en cuenta los derroteros por los que transcurre, he echado en falta más escenas de acción, especialmente en el final, que es donde muchas películas echan la carne en el asador.

Conclusiones

¿Merece la pena Blackthorn? Desde mi punto de vista sí, es un western con sello español que deja buen sabor de boca. Está cimentada sobre la amistad, la camaradería y la supervivencia, y eso es algo que siempre he asociado al género. No es una historia que se haga pesada, y creo que es una buena alternativa para imaginar cómo pudo ser la vida del protagonista tras escapar de aquella “muerte”.

Espero que esta crítica os sea de utilidad, y ya sabéis, tanto si ya la habéis visto como si no, estaré encantado de responder cualquier comentario que queráis dejarme. ¡Hasta la próxima vaquer@s!



el autor

Licenciado en Derecho por la Universidad de Granada. Guionista del cómic "Un disparo en el desierto" (Ediciones Traspiés, 2017), y colaborador en los fanzines "Hormigas" y "La Revistica" de Granada. Dos de mis aficiones son la lectura y la escritura, y sigo fomentándolas, leyendo cuanto puedo y escribiendo relatos o guiones de cómic para sus posibles publicaciones.

4 comentarios

  1. Buenas, precisamente fui yo quien la mencionó, cuando salio no había muchos westerns que se hicieran en España, y fue una grata sorpresa. No tiene tanta acción pero la justa, tiene buenos escenarios rodados en Bolivia, un buen reparto y un buen desarrollo que hace que no se te haga pesada, además de que te presenta una alternativa a la clásica historia de cassidy y kid, sin lugar a dudas junto con la reciente Intemperie, es de los mejores western que se han hecho recientemente en España.

    • José Carlos García el

      Hola Sergio. Sí, entre tu mención y el guante del compañero Carlos de hacer crítica, me habéis camelado jaja. Os agradezco la sugerencia, el caso es que la tenía pendiente de ver desde hace un par de años pero hasta hace poco no cayó. Y sí, junto a Intemperie es de lo más notable del género con sello español. ¡Hasta la próxima vaquero!

  2. Carlos Porras el

    Pues lo dicho, gran crítica y más que aceptable película, concuerdo que un poco de acción no le hubiese venido mal. Los dos actores genial y Mateo Gil muy bien rodando western.

    • José Carlos García el

      Saludos Carlos, gracias por tus palabras. Sí, un suplemento de acción habría redondeado el producto, por lo demás, nada que objetar de la película, merece la pena sin duda.

Deja tu comentario