InicioSeriesCrítica de La Casa de Papel. Temporada 5. Parte 2. Todo tiene...

Crítica de La Casa de Papel. Temporada 5. Parte 2. Todo tiene un final

Se acabó lo que se daba. La Casa de Papel, una de las series más importantes de la historia de la ficción española ha llegado a su fin con la emisión en Netflix de su última tanda de episodios. Llegamos a uno de los momentos más importantes de una serie, comprobar si el desenlace de la historia está a la altura de todo lo que nos han venido contando a lo largo de todos estos años. Algo que no siempre se consigue (Perdidos coff coff). ¿Vamos a encontrarnos con un final épico tal y cómo merece la serie?

Crítica de las temporadas 1 y 2

Crítica de la temporada 3

Crítica de la temporada 4

Crítica de la temporada 5. Volumen 1

Tomando como partida todo lo ocurrido en la anterior tanda de capítulos ya sabemos más o menos cómo van a sacar el oro del Banco de España, lo que no está nada claro es cómo van a salir de allí los atracadores. Además, en medio de toda la locura que se está viviendo, toca enfrentarse al duelo por la perdida de otra compañera, Tokio ya no está y su ausencia se deja notar en el corazón de sus compañeros, aunque continúa acompañando a los espectadores como la narradora omnisciente de la serie en un ejercicio de suspensión de la incredulidad que es cierto que queda un poco raro.

Dentro del Banco de España los atracadores lo van a pasar muy mal

La manera de narrar la historia de los responsables de la serie sigue igual (sería estúpido cambiar a estas alturas), mostrando varios planos argumentales que se van superponiendo constantemente sin dar un respiro al espectador. Así vamos viendo el desarrollo del atraco propiamente dicho y las dificultades a las que se van enfretando los atracadores atrapados dentro del Banco de España y por otra parte asistimos a las maquinaciones a las que El Profesor nos tiene ya acostumbrados y a su enfrentamiento con la temible Alicia Sierra.

Es de agradecer en este sentido que no haya más giros de guion rocambolesco. Los planes del jefe de la banda son tan locos como siempre, pero siguen un planteamiento lógico que en esta ocasión incluso permite al público irse adelantando a lo que va a pasar.

En cuanto al personaje de Alicia Sierra decir que es una de las mejores incorporaciones que la serie ha tenido en las últimas temporadas, siguiendo una evolución que, aunque se vea venir, acaba siendo muy satisfactoria. Un sobresaliente trabajo de Najwa Nimri.

Alicia Sierra contra el Profesor

La otra marca de la casa es el uso de flashbacks que nos van explicando los pasos previos dados por el ideólogo de todo: Berlín. Es una manera muy inteligente de traer de vuelta uno de los personajes más queridos por los fans a la vez que nos presentan algunos nuevos que son bastante interesantes como Rafael, hijo del propio Berlín.

El problema es que esta trama, en medio de toda la adrenalítica acción del atraco, se siente un poco desligada de la historia en general. Al final la trama del pasado y del presente acaban confluyendo, aunque la manera en que lo hacen parece bastante forzada y da la impresión de que todo el tema de los flashbacks ha sido un poco “pegote”. Pero claro, hay una explicación lógica, y es que Netflix ya ha anunciado que prepara un spin-off de La Casa de Papel centrado en el pasado de Berlín y toda esta trama sirve como “precuela y presentación” de esa nueva serie.

Rafael se guarda alguna que otra sorpresa en la manga

Otro punto negativo de esta tanda de episodios es el forzado triángulo amoroso que se estable entre Denver, Estocolmo y Manila. No solo por que ser forzado, sino por que poco aporta a la trama y solo sirve para entorpecer la historia en general.

Denver y Manila ¿Una nueva pareja?

Lo que no deja de sorprender son los grandes niveles de producción de la serie. Todo es espectacular, desde las escenas de acción, a los decorados, los efectos especiales, ambientación y vestuario. Es brillante lo que los responsables de la serie han llegado a conseguir en este sentido, sin tener nada que envidiar a otras producciones mucho más caras. También hay que destacar el uso de la música, con algunas escenas que parecen videoclips y que logran emocionar al espectador.

La serie selecciona una vez más su banda sonora totalmente acorde para acabar atrapando al espectador. Es imposible que si has seguido la serie no se te ponga la piel de gallina cuando los protagonistas entonan por última vez el Bella Ciao.

Todos juntos a cantar el Bella Ciao

En cuanto al desenlace de la serie propiamente dicho, todo queda para un último capítulo de una hora y cuarto de duración en el que se cierran todas las tramas y que puede resultar un tanto descafeinado para los fans de la serie.

Al final todo se resuelve de manera un tanto anticlimática, desde el encuentro de los atracadores que están fuera del banco con los “herederos de Berlín” hasta el enfrentamiento final entre El Profesor y el coronel Tamayo que sirve para que los ladrones pueden salir del atolladero donde están metidos. Es todo muy conveniente y demasiado facukñib, con un ritmo un poco lento y moroso para lo que ha sido la serie hasta ahora.

De todas maneras, el montaje que utiliza la serie logra a la perfección manipular los sentimientos del espectador a su favor. Ha sido un largo camino del que hemos disfrutado al máximo así que llegados a la conclusión de la historia es imposible que a un fan de la serie no se le escape mínimo una lágrima con el final de sus personajes a los que solo queda despedir deseando lo mejor y cantando el Bella Ciao con ellos.

Juanjo Avilés
Juanjo Avilés
Licenciado en periodismo, apasionado de los comics, las (buenas) series de televisión, el cine, los videojuegos y los juegos de mesa... vamos, soy un frikazo total, siempre a vuestro servicio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS