InicioseriesCrítica de La Casa de Papel. Temporada 5. Parte 1. Bienvenidos a...

Crítica de La Casa de Papel. Temporada 5. Parte 1. Bienvenidos a la guerra

La Casa de Papel vuelve a Netflix arrancando la quinta y última temporada de una de las series españolas de más éxito de la historia. Eso si y aviso para despistados, sólo vamos a ver una primera tanda de cinco capítulos. Para ver la segunda parte de esta quita temporada hay que esperar hasta el 3 de diciembre.

Temporadas anteriores de La Casa de Papel:

Crítica de las temporadas 1 y 2

Crítica de la temporada 3

Crítica de la temporada 4

El desenlace de la temporada anterior nos dejó con un interesantísimo cliffhanger en el que la incansable inspectora Sierra descubrió el escondite del Profesor, quedándose los atracadores sin el apoyo exterior de su líder. Aunque al menos Lisboa entró en el Banco de España y será ella quien deba tomar las riendas del complicado atracado que nuestros protagonistas están llevando a cabo.

El atraco se complica cada vez más

Lo malo es que el coronel Tamayo empieza a estar harto de tantos juegos y no duda en jugársela el todo por el todo. Decide que ya está bien de tanta tontería y pone en manos del ejercito el asalto al Banco de España. El problema es que la división encargada del ataque va a ser una especializada en maniobras difíciles que siempre tienen éxito porque sus métodos son moralmente reprobables, sin escrúpulos y con poco interés por mantener con vida a los civiles involucrados en el asunto.

Los grandes enemigos de los atracados: nasios pa matá

Con estos mimbres ya podemos imaginarnos como va a transcurrir la serie. La acción más loca y desenfrenada (atentos los miembros de esa unidad de élite del ejército, sólo les falta tener pintado en el casco “Nasios pa matá”) toma las riendas de la narración sin dejar un momento de respiro al espectador. Se busca de un constante climax infinito que nunca parece llegar. No es un problema nuevo en las producciones del equipo de Álex Pina, creador de la Casa de Papel. Sin irnos muy lejos, en Sky Rojo, otra serie del mismo equipo también en Netflix pasa lo mismo (bueno, es incluso más exagerado).

Al menos las dos nuevas incorporaciones al elenco, Patrick Criado y Miguel Ángel Silvestre, suponen un soplo de aire fresco y sus subtramas sirven para que la serie pueda respirar un poco entre tantos disparos, explosiones y sustos.

Criado da vida a Rafael, el hijo del mítico y fallecido Berlín. A través de los típicos flashbacks vemos que Rafael es un experto en ciberseguridad formado en el MIT que no quiere saber nada de la vida de atracos de su padre. Pero Berlín, con su indudable encanto, logra seducirlo y llevarlo al “lado oscuro”. Queda por ver la importancia de este nuevo personaje en el robo al Banco de España. Habrá que esperar a la segunda parte de la temporada.

Berlín con su hijo Rafael

Miguel Ángel Silvestre interpreta al antiguo amor de Tokio, ese que falleció en un atraco junto al personaje de Úrsula Corberó y que llevó a la chica a la banda del Profesor. Su presencia en la trama sirve para dar un poco más de profundidad al personaje de Tokio y a la vez sirve como un interesante contrapunto a la relación que la intrépida atracadora mantiene ahora con Río.

En cuanto a lo que sucede en el atraco, ahora ha empezado la guerra tal y como dicen varias veces los personajes. Se suceden a ritmo vertiginoso una revuelta de rehenes con funestas consecuencias (cómo amamos odiar al cansino de Arturo por Dios) y un asalto de las tropas militares encabezadas por un nuevo personaje, el comandante Sagasta (José Manuel Seda) a los que acompaña nuestro querido y odiado Gandia (el asesino de Nairobi).

Venga tiros y más tiros

La situación del Profesor, que recordemos acababa la temporada encañonada por la inspectora Sierra, se acaba solucionando de la manera más lógica, aunque se echa un poco de menos que la trama les deje lucirse un poco más. La subtrama en el interior del estanque de tormentas parece mucho más atractiva y relevante, antes que regresar al “campo de batallas”, donde la acción es un poco repetitiva. Creo que las decisiones que tomen los personajes que ahora están en el escondite del Profesor serán decisivas de cara a la resolución de la serie (y espero ver por allí a Rafael).

La serie se acerca peligrosamente al estancamiento

Es normal que después de tantos episodios, la trama principal de La Casa de Papel empiece a flojear. Es muy complicado mantener alto el nivel de sorpresas y giros inesperados, así que se opta por la acción y el siempre eficaz recurso de los flashbacks. El problema es que algunos diálogos y situaciones se siguen empeñando en buscar la sensiblería y el compromiso político que a estas alturas no solo parece innecesario sino irreal.

La casa de papel
¿Cómo se va a librar de esta el Profesor?

Al menos el apartado técnico no sólo no decae, sino que incluso mejora. Todo, desde el diseño de producción a los efectos especiales, pasando por el vestuario, los decorados o los efectos de luz y sonido brillan a un nivel altísimo. Mención especial se merece la transformación de un edificio tan austero y elegante como el Banco de España en, literalmente, un campo de batalla lleno de escombros y trincheras.

Por último y sin querer entrar en spoiler, tengo que decir que me ha encantado el quinto episodio. Me parece un ejemplo paradigmático de como se tienen que mezclar las secuencias de acción con los flashbacks para provocar emoción. Todo sin perder el ritmo hasta llegar a uno de los mejores momentos de toda la serie. Realmente espectacular.

En resumen, podemos decir que esta primera parte de la quinta temporada de La Casa de Papel lleva un poco más allá su propuesta. Crece la dosis de adrenalina a la que nos tiene acostumbrados, sin olvidarse de guardar ciertos ases en la manga para sorprender al espectador de cara al desenlace de una serie, que, con sus luces y sombras, es uno de los grandes éxitos de la ficción española. Yo por mi parte solo puedo esperar impaciente que llegue diciembre mientras tarareo Bella Ciao.

Juanjo Avilés
Licenciado en periodismo, apasionado de los comics, las (buenas) series de televisión, el cine, los videojuegos y los juegos de mesa... vamos, soy un frikazo total, siempre a vuestro servicio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS