InicioCineCrítica de Las niñas (2020), contemplativo retrato de inicio a la adolescencia.

Crítica de Las niñas (2020), contemplativo retrato de inicio a la adolescencia.

Hace menos de una semana pudimos asistir a la última gala de los premios Goya, bajo la batuta de Antonio Banderas y María Casado, en una ceremonia en la que se alejaron de la comicidad para abrazar la emotividad. La gran triunfadora de uno de los años más tristes del cine español (y de España) fue Las niñas, ópera prima de Pilar Palomero que se alzó con los premios de mejor película, mejor dirección novel, mejor guión original y mejor fotografía.

Año 1992. Celia, una niña de 11 años, vive con su madre y estudia en un colegio de monjas en Zaragoza. Brisa, una nueva compañera recién llegada de Barcelona, la empuja hacia una nueva etapa en su vida: la adolescencia. En este viaje, en la España de la Expo y de las Olimpiadas del 92, Celia descubre que la vida está hecha de muchas verdades y algunas mentiras.

Rodada en un estilo documental e inspirándose en el contemplativo impresionismo francés, Palomero acerca la cámara hasta casi pegarla al cuerpo de las jóvenes actrices, creando un clima de opresión  que nos mantenga en tensión aunque no esté ocurriendo nada (aparentemente). Y es que Las niñas es una película en la que el conflicto siempre está presente. No en vano, es una historia sobre la entrada a la adolescencia. ¿Y no es la adolescencia un mar de conflictos con uno mismo?

En este sentido, la película presenta dos partes claramente diferenciadas. En primer lugar, la llegada al colegio de monjas de una nueva chica que impulsará a Celia a la adolescencia. Grupos de música desconocidos para ella, la primera calada, maquillaje, el primer “yo nunca”, el primer sorbo de alcohol, fiestas o las primeras conversaciones sobre sexo.

En segundo lugar, el afrontamiento de incógnitas de su pasado que atañen a Celia y a su madre (interpretada por la magnífica, como siempre, Natalia de Molina, que encima es jiennense), que acabarán por cimentar la personalidad de la niña. Una lástima que se tome una decisión argumental algo incoherente con lo visto en el resto de la película. Por resumir sin destripar el argumento: siempre es posible perdonar, pero es difícil hacerlo si no se entienden los motivos del daño.

Esta historia se ambienta en la España de principios de los 90, lo que ha hecho las delicias de los nostálgicos de aquella época. Reconozco que me interesa poco este aspecto porque, al fin y al cabo, nací en el 93 y esta época me pillo en el pensamiento de mis padres. Pero no es una decisión tomada de cara a la galería.

Las niñas retrata la infancia de las mujeres de hoy en día. Y no solo eso, sino que muestra  a un país en constante contradicción entre el país tradicional, representado por la familia del pueblo y la educación religiosa, y el cambio rápido que aportó quince años de democracia. Información sobre enfermedades de transmisión sexual, grupos como Héroes del silencio o los Chikos del maíz…

Y todas estas capas argumentales se resumen en una historia de madurez. En como una niña (excelente escena inicial y final que cierran una trama circular) adquiere su propia voz abriéndose paso entre la personalidad de sus amigas, los aciertos y errores de su madre y los estímulos que sus educadoras religiosas y la sociedad aperturista de la época.

Las niñas es una película íntegramente realizada por mujeres en las que destaca un notable reparto infantil femenino aunque, personalmente, no comparto las alabanzas de la crítica hacia las interpretaciones. De hecho, reconozco que la protagonista me deja algo frío.

En definitiva, Las niñas es una notable historia de iniciación a la adolescencia rodada de forma intimista y natural que deja todo el peso de la narración a la interpretación de sus actrices principales y a lo contemplativo de sus imágenes. Una decisión argumental incoherente y lo tendencioso de alguno de sus ambientes (especialmente el colegio religioso) la aleja de la excelencia. En otro año cualquiera no habría arrasado en los premios, pero lo mejor de Las niñas es que, incluso en el peor de los años, sigue habiendo cine que disfrutar.

Podéis ver Las niñas en el servicio de alquiler de películas que tiene Filmin. 

Un saludo y sed felices!

Fernando Vílchez
Médico residente. Intento aprender como si viviera para siempre. Intento vivir como si hoy fuera mi último día...con las cosas que me hacen feliz.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS