InicioCineCrítica de The show (2020), la primera película de Alan Moore como...

Crítica de The show (2020), la primera película de Alan Moore como guionista.

Por mucho que el autor no lo pretenda (o sí), Alan Moore es una de las figuras capitales del mundo del cómic y de la cultura en general (aquí tenéis todo lo que hemos escrito sobre él en esta sacrosanta web). Sobre todo desde que el noveno arte ha adquirido tanta relevancia desde sus exitosas adaptaciones al cine. Renovador del cómic en cuanto sus formas de narración y autor de un buen puñado de obras maestras, los últimos años de Moore destacan por su participación en la magia del caos, por sus incendiarias opiniones sobre los superhéroes y por su expansión a otras artes. Como en The Show, su primer guión y papel en el cine. Película que Filmin recién ha estrenado en su catálogo y que vamos a analizar en Lascosasquenoshacenfelices.

The Show nos cuenta la historia de un “detective” que acude al pueblo británico de Northampton para encontrar una valiosa cruz con un rubí que un hombre ha arrebatado a una chica tras pegarle una paliza. Una vez allí, se sumergirá en un mundo con peculiares detectives, mujeres en coma, vampiros, vigilantes enmascarados o mafiosos aficionados al vudú.

Antes de valorar la película, hablemos un poco de Alan Moore, considerado por muchos el mejor guionista de cómic de todos los tiempos y la principal razón de que The Show adquiriera notoriedad.

Si la crítica comiquera alaba a Moore no es por sus obras independientes de los últimos años, sino por toda su producción durante los años ochenta. Sobre todo por La cosa del pantano, V de Vendetta y, claro está, Watchmen, la considerada obra más importante del cómic superheróico.

Aquí tenemos al amigo Moore.

La autoría de estas obras, junto con su reconocida misantropía y una personalidad caracterizada por el gusto por lo excéntrico y esotérico le han convertido en todo un icono.

¿Y cómo se plasma todo esto en The Show?

A efectos prácticos, la película es una trama propia del cine negro. El protagonista de profesión de dudosa moral con algunos valores inquebrantables, la aparentemente sencilla tarea que se va complicando hasta niveles insospechados…incluso el primera nombre falso del protagonista es Robert Mitchum, uno de los actores fundamentales del cine negro clásico.

Pese a contar con una trama (y una narrativa) esencialmente clásica, The Show se aleja del cine negro canónico por la utilización del peculiar humor del autor inglés, que refuerza el interés de la película por establecer cierto metalenguaje sobre el género (en ocasiones, la película roza lo paródico, como con el arma que utiliza nuestro protagonista o la pareja de detectives…).

Pero también encontramos, sobre todo en el primer tercio de la película, un exceso de costumbrismo británico que ayuda a reforzar la idea de que las apariencias engañan y que incluso un hogar medio inglés puede esconder un cadáver en el jardín.

Luego está la propia imaginería del autor. Vampiros, interpretaciones esotéricas de los sueños, magia, vudú o un enmascarado con una particular (y genial) forma de ejercer su labor de justiciero son algunos de los personajes con los que tiene que lidiar el protagonista de la película.

Con todos estos elementos, bien podríamos tener a una digna heredera de la Terciopelo Azul de David Lynch o, más acertado aún, de Twin Peaks. Pero The Show queda por debajo de esta comparación porque la mayoría de los elementos fantásticos o esotéricos quedan como meros adornos. Fuegos de artificio que no alteran en nada la trama. Una historia que, por otra parte, se gusta demasiado a sí misma. Que Moore sabe quién es y ha diseñado una película que parece glorificar su propia figura. Al fin y al cabo, y sin entrar en spoilers, en The Show se culmina una venganza que bien podría ser la del autor contra el star system que no le dio la libertad creativa que él pedía para desarrollar su obra.

En definitiva, The Show es un artificial cruce de cine negro y fantasía cuyos elementos sobrenaturales no interfieren en una trama torpedeada por algunas de las ideas de Alan Moore. Quedan, no obstante, algunas buenas ideas y lo apabullante de su apartado visual, notable en los sueños que acechan a los protagonistas.

Aquí tenéis el enlace a The Show en Filmin:

Es uno de los autores de cómic más influyentes de la historia y esta es su primera película como guionista y también actor. Y sí, hablamos de Alan Moore. Una obra de gran riqueza narrativa que aúna los grandes temas que han caracterizado su universo: la magia, el cine negro, los detectives de gabardina, pero también algún que otro vengador enmascarado y vampiro trasnochado e incluso una mención especial a Guy Fawkes (“V de Vendetta”).

El detective Fletcher Dennis es contratado para encontrar una misteriosa joya que ha desaparecido. Su búsqueda le lleva a la ciudad de Northampton, un pueblo encantado que se encuentra en el corazón de Inglaterra y que, según parece, ha colapsado en un agujero negro de sueños y esperanzas. Al llegar, Dennis se encuentra en un mundo repleto de mafiosos que conquetean con el voodoo, aventureros enmascarados y bellas durmientes en estado de coma.

Un saludo y sed felices!

Fernando Vílchez
Fernando Vílchez
Médico residente. Intento aprender como si viviera para siempre. Intento vivir como si hoy fuera mi último día...con las cosas que me hacen feliz.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Crítica de The show (2020), la primera película de Alan Moore como guionista.Por mucho que el autor no lo pretenda (o sí), Alan Moore es una de las figuras capitales del mundo del cómic y de la cultura en general (aquí tenéis todo lo que hemos escrito sobre él en esta sacrosanta web). Sobre todo desde...