El cómic de la semana: Batman Asilo Arkham, la enfermiza oda a la locura

0

Bienvenidos un sábado más a la sección de los amantes del cómic. Bienvenidos a «El cómic de la semana»Hoy destacamos Batman Asilo Arkham.

Batman siempre se ha mostrado como uno de los superhéroes con más espacio a la experimentación e innovación, y Asilo Arkham es una buena demostración de ello. Grant Morrison y Dave McKean, nos proponen en este histórico cómic algo diferente y enfermizo. Un viaje terrorífico y angustiante más allá del universo de Batman que os aseguro no dejará a nadie indiferente. Bienvenidos al Asilo Arkham.

Asilo Arkham

Más que una historia de Batman

El cómic nos ubica en una premisa ya conocida para aquellos aficionados a nuestro gótico murciélago: se ha producido una revuelta en el Asilo Arkham y el Joker, junto con otros pacientes, reclama toda clase de disparates, amenazando con asesinar a los trabajadores. Pero de entre todas esas peticiones, hay una en concreto que despunta: quieren a Batman.

A pesar de ser un punto de partida más que conocido, solo hay que abrir el cómic para ver que esto no va a ser otra historia más. Desde las primeras páginas se nos bombardea con sucias imágenes y trazos enfermizos que pretenden transmitirnos una sensación de caos y oscuridad, creando un entorno perfecto para que los trastornos y fetiches de la locura puedan campar a sus anchas.

Asilo Arkham: Una oda a la locura

Asilo Arkham se desarrolla entre dos tramas principales: el viaje de Batman por el centro en busca de una manera de subsanar la situación, y una historia ubicada en el pasado que sigue la vida y espiral de decadencia que rodea a Amadeus Arkham, el fundador del asilo. Dos tramas que están más entrelazadas de lo que parecen y que sirven como catalizadores para explorar las causas y estragos de la locura.

A medida que Batman se adentra más en el asilo, las paredes que mantienen al raciocinio alejado de la demencia se agrietan más, haciendo que tanto el superhéroe como nosotros mismos nos empecemos a cuestionar la verdadera naturaleza de lo que nos rodea y de lo que nos hace ser como somos. Y es que hay ocasiones en la que la realidad puede llegar a ser realmente cruel y despiadada, creando una especie de estado de abstracción y desconexión de todo aquello cuanto nos rodea, sumiéndonos trance en el que toda emoción parece distante y cualquier propósito fútil.

Es esa angustia existencial de la desgracia, de la banalidad y de la intrascendencia, en la que Batman: Asilo Arkham vive. Un lugar habitado por gente rota, deformada por la marginación y la desgracia hasta el punto en el que ya nada parece real, donde tan solo la locura parece albergar una respuesta –o al menos refugio– ante un mundo carente de coherencia.

Una obra incómoda y diferente

Asilo Arkham no es una historia de Batman. Es cierto que el envoltorio y personajes del cómic pertenecen a su universo, pero McKean y Morrison logran establecer una reflexión más universal y experimental. Un ejercicio narrativo en toda regla que nos adentra en un mundo demencial capaz de deformar las convenciones sociales de lo que supone la vida en sociedad y que otorga una nueva perspectiva al dolor y la marginación. Una masterclass formal que transmite como pocos emociones y reflexiones tan complejas como ambiguas.

Sin duda uno de los mejores cómics de Batman y probablemente uno de los más arriesgados. Una obra que pasó a la historia por su atrevimiento e innovación y que merece la pena leer.

Para aquellos interesados en darle una oportunidad, ECC ha sacado una nueva edición Deluxe con un contenido adicional muy interesante que incluye los guiones y bocetos de ambos autores, un pequeño extra más para comprender el proceso detrás de esta extraña obra.

Y para aquellos que quieran iniciarse en los cómics de Batman, os recomiendo encarecidamente que visitéis esta guía.



el autor

Proyecto de todo sin llegar a nada. Intento de guionista y en ocasiones me creo crítico. Vivo en una divagación constante y no me arrepiento de ello.

Deja tu comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad