InicioCómicsEl cómic de la semana: Marvel Saga. El asombroso Spiderman. El rastro...

El cómic de la semana: Marvel Saga. El asombroso Spiderman. El rastro de la araña

Bienvenidos un sábado más a la sección de los amantes del cómic. Bienvenidos a El cómic de la semana.

Introducción

En el pasado mes de diciembre, la editorial Panini publicó el tomo Marvel Saga. El asombroso Spiderman. El rastro de la araña, con guión de Marc Guggenheim y dibujo de John Romita Jr. y Marcos Martín, que comprende la saga guionizada originalmente para los números 584 al 588 de The Amazing Spider-Man, así como una serie de números complementarios.

Cerrando tramas

La etapa Brand New Day de Spiderman, surgida tras una polémica histórica en la que el arácnido reescribía su continuidad tras un pacto con Mefisto, no lo tenía fácil. Tenía que establecer una nueva situación para el superhéroe, así como una plantilla de secundarios que compaginara lo viejo y lo nuevo, y una galería de villanos para plantarle cara durante estos convulsos momentos de su vida. En este último apartado cumplieron con creces: tuvimos a Freak, a Turbo, al Señor Negativo (que aparecerá en el próximo videojuego del trepamuros)… y a Amenaza.

En principio no parecía más que una de tantas variaciones sobre el Duende Verde que, con mejor o peor suerte, desfilan por las páginas del lanzarredes: el Duende, el Duende Gris, el Demoduende… y pare usted de contar. Pero, como sucedía con la mayoría de herederos de Norman Osborn, a un diseño algo feo y a una dinámica que los lectores ya conocemos se añade un misterio sobre su identidad, que se dijo desde un principio que tenía una gran importancia. Además, este criminal parecía tener una animadversión especial contra William Hollister, candidato a la alcaldía de Nueva York, al que boicoteaba con cierta frecuencia.

Con estos elementos sobre la mesa, y acercándose ya al número 600, los guionistas decidieron ir resolviendo algunos de los misterios que introdujeron al comienzo de la etapa, como la identidad de este personaje o una serie de asesinatos en cuyas escenas del crimen aparecieron rastreadores de Spiderman. En esta historia se resuelven estas dos incógnitas de una forma algo apresurada pero correcta, y se deja abierto el camino a varios desarrollos posteriores.

¿De qué va el cómic?

Queda poco para las elecciones a alcalde de Nueva York, y Amenaza vuelve a atacar, en esa especie de cruzada personal contra Hollister. Paralelamente, en la Policía de Nueva York, ciertos miembros empiezan a darse cuenta de que hay algo que no cuadra en los “asesinatos del rastreador”, de los que Spiderman es el principal sospechoso. Estas dos tramas paralelas pillarán al héroe y a sus secundarios en medio, y tendrán duraderas consecuencias sobre la colección.

Resulta difícil hablar demasiado de la trama sin incurrir en el spoiler, ya que las revelaciones aparecen desde el minuto uno, y los diálogos son tan importantes como la acción. La historia resulta un punto de inflexión en Brand New Day, y pone a cada personaje en una situación extrema tras la que tendrá que tomar una decisión. Peter Parker, Harry Osborn, Lily Hollister… ¡incluso J. Jonah Jameson! Aunque visualmente no sea muy atractivo y las peleas resulten algo monótonas en comparación con otros tebeos, este tomo desarrolla los argumentos introducidos anteriormente de forma lógica, si bien no demasiado brillante.

De estos cinco números surgirían numerosas tramas: la búsqueda de un compañero de piso por parte de Peter, las alianzas de Amenaza con otros villanos, el nuevo alcalde de Nueva York en el Universo Marvel… que se desarrollarían en historias mucho más interesantes que esta, que acaba resultando un mero trámite entretenido para la etapa.

En cuanto a las historias complementarias, algunas de ellas son entretenidas, pero acaban resultando algo insulsas, sobre todo para un lector con bagaje en el mundo de los superhéroes. Por lo tanto, no se pueden recomendar y no aportan nada al conjunto de la lectura, a pesar de la concordancia cronológica en la edición americana de este cómic.

¿Merece la pena?

El tebeo, de entrada, no es malo. Cuenta una historia razonablemente entretenida, con unos diálogos que reflejan la ironía de nuestro amistoso vecino y un villano decente con un interesante giro que lo diferencia de los mil duendes que pueblan las viñetas de esta colección cuando a los guionistas se les acaban las ideas. Además, aporta algo de profundidad a un Harry Osborn que nunca debió regresar pero con el que se han hecho cosas interesantes.

Sin embargo, solo tiene sentido dentro del conjunto de Brand New Day, y no es ni mucho menos el punto de entrada perfecto para un nuevo lector ni será demasiado satisfactorio para uno veterano. Por lo tanto, a pesar de su importancia dentro de esta etapa del trepamuros, no es adecuado nada más que para quien ya siga estos números de la colección. Atrás quedan los días en que se podía leer un cómic individualmente: este es solo un capítulo de la historia. Correcto, pero inútil por sí solo.

Máximo Simancas
Máximo Simancashttps://laautopistadepalabras.wordpress.com/
Periodista. Redactor en esta página y, antes, en el portal digital madridesnoticia. Creador de contenido para redes sociales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Crítica de Lou, entretenida y a ratos angustiante película con una gran Allison Janney

Netflix ha estrenado una película que, la verdad, resulta muy entretenida. Hablamos de Lou, protagonizada por Allison Janney (Oscar a la mejor secundaria por...