El Torres, una vida ligada al noveno arte

0

Buenas a tod@s, mi nombre es Alejandro y este artículo sobre El Torres es mi primera colaboración con Las cosas que nos hacen felices. Quiero aprovechar esta oportunidad para hablaros de este guionista de cómics cuya vida está íntimamente ligada al noveno arte. Sin más dilación, ¡empezamos!

Juan Antonio Torres García, más conocido en el mundo del cómic como El Torres, es uno de los guionistas más prolíficos del panorama español. Nació en Málaga en 1972 y ya en 1988, empezó su trayectoria colaborando en fanzines, abriéndose paso en una difícil industria mientras publicaba obras de gran nivel a un ritmo bastante alto, demostrando desde el principio que tanto su pasión por el tebeo como su talento parecen no tener límite.

Si seguís sus redes sociales, podréis ver que El Torres no para de dar avances de sus futuros proyectos y si no le conocéis, espero que este artículo os despierte la curiosidad por su obra. A continuación paso a mencionar brevemente algunos de los cómics que ha publicado y con los que disfruté muchísimo mientras los leía:

El velo y El bosque de los suicidas, la excelencia junto a Walta.

Cómic de El Torres.

En el 2010 y de la mano de Dibbuks, El Torres y Gabriel Hernández Walta nos regalaron El velo, una obra que obtuvo un recibimiento excelente por parte de crítica y público, dejando el listón muy alto para el género de terror. En el 2011, de nuevo con Dibbuks, el mismo equipo creativo consiguió el más difícil todavía, publicando El bosque de los suicidas. Durante estos años, guionista y dibujante formaron un tándem que quitaba el aliento y que produjo dos obras de terror que son esenciales para cualquier amante de este género y de la viñeta en general.

Aquí os dejo un fragmento de la sinopsis de El velo publicada en la web Tebeosfera:

Chris Luna es una detective de poca monta con clientes que parecen salidos de un día de difuntos. Chris tiene la capacidad única de ver a través del velo entre nuestra realidad y lo desconocido. Por desgracia, esta habilidad no paga el alquiler. Ahora Chris está desesperada y tiene que volver a su casa de Maine donde se enfrentará a la oscuridad que acecha bajo la superficie de su tranquila ciudad natal.

Y este fragmento corresponde a El bosque de los suicidas, también extraído de Tebeosfera:

Al pie del monte Fuji se encuentra Aokigahara, un extenso bosque, un paraje natural incomparable… y el lugar donde más suicidios ocurren en todo el mundo. Las leyendas dicen que las almas de los muchos suicidas vagan eternamente en este lugar, atrapadas en la inquietante profundidad de estos antiguos bosques.

Cuando Masami y Alan rompen, Masami decide suicidarse en el bosque… y su fantasma se alza para atormentar a su antiguo amor. Por su parte, Ryoko, una guarda forestal, trabaja recuperando los cuerpos de los suicidas de Aokigahara, y tras su despreocupada apariencia, se ocultan tantos secretos como en el mismo bosque. Sus historias serán tocadas por la oscuridad que les aguarda en el Bosque de los suicidas… y en sus propias almas.

Estas dos obras de El Torres alcanzan la excelencia tanto en su narrativa como en su parte gráfica. Los autores consiguen que el lector empatice con los personajes y su sufrimiento, el ritmo narrativo no decae en ningún momento y lo único que quieres es seguir leyendo para saber qué sucede en la siguiente página. El arte de Walta es sencillamente brillante, es increíble observar el entendimiento entre guionista y artista para conseguir transmitir al lector la sensación de oscuridad y opresión que produce Aokigahara en El bosque de los suicidas, por citar solo un ejemplo.

Goya. Lo Sublime Terrible, con Fran Galán.

Para todos aquellos que busquéis una historia que mezcle hechos históricos reales y que, a la vez, incorpore elementos paranormales, Goya. Lo Sublime Terrible es muy disfrutable. El guionista malagueño nos cuenta diversos acontecimientos de la vida de Francisco de Goya mientras introduce pinceladas de terror que le dan su particular toque personal a la historia.

El Torres llevó a cabo un gran trabajo de documentación para desarrollar este trabajo, solo cuando uno se detiene en la lectura para investigar los diferentes personajes y eventos que se muestran a lo largo de sus páginas es consciente del esfuerzo que conlleva escribir este tipo de historias. En este sentido, su obra tiene una solidez fuera de toda duda.

Y qué decir del arte de Fran Galán, artista como la copa de un pino, con un trazo y una paleta de colores que se quedan grabados en la retina. Sus páginas no dejan indiferente a nadie mostrando una expresividad en los rostros de los personajes que te hace detenerte en cada viñeta para disfrutarla. Algunas escenas representadas son sencillamente sublimes, utilizando viñetas de gran formato o incluso páginas completas en las que despliega toda su calidad.

Aquí os dejo la sinopsis extraída de Tebeosfera:

Francisco de Goya se encuentra en Cádiz, recuperándose de una terrible enfermedad que le ha dejado sordo, con terribles fiebres, jaquecas y alucinaciones. Está teniendo visiones terribles, cosas del otro mundo que le asedian, visiones de muerte que más tarde se harán reales en los campos empapados en sangre de la Guerra de la Independencia. Quizá esos monstruos no sean reales… pero su amigo Asensio Julià sí lo es… y él forma parte de ese otro mundo.

Apocalypse Girl, Ramiro Borrallo en el arte y su sello editorial Karras Comics.

No me gustaría acabar este artículo sin mencionar el último gran proyecto que El Torres está llevando a cabo: su propio sello editorial, Karras Comics. En su web https://karrascomics.com/ podéis encontrar tanto obras propias de El Torres como de otros autores, con un catálogo en constante evolución con trabajos muy interesantes como el ya citado, Apocalypse Girl. Si tuviera que definir este cómic de alguna forma, diría que es el ejemplo perfecto de entretenimiento en estado puro. Es una historia muy entretenida, ambientada en un futuro apocalíptico, con un plantel de personajes de lo más variopinto y lo mejor de todo, es un cómic para lectores de todas las edades.

Aquí os dejo la sinopsis de la editorial:

Para casi todos los adolescentes, al ir definiendo su personalidad, los problemas más acuciantes suelen ser los de autoestima, la presión social, las citas, la apariencia… y sobre todo, esa rabia juvenil. Metis tiene quince años, tiene acné, le gusta la música y caminar a solas por la ciudad. Tiene todos esos problemas y alguno más. Porque el Apocalipsis ha ocurrido, y su día a día está lleno de demonios hambrientos, monstruos por todas partes y una madre no-muerta de más de 4000 años que no deja de criticar todo lo que hace.

A esto hay que añadir que Ramiro Borrallo se encarga de la parte gráfica, realizando un trabajo soberbio, con un estilo muy europeo que a mí particularmente me encanta. Aprovecho para mencionar la obra por la que le conocí personalmente, Son, un cómic mudo que le valió el Premio Desencaja de 2015, una demostración de principio a fin de cómo contar una buena historia mediante arte secuencial sin palabras. Un dibujante al que hay que seguir muy de cerca, nos va a dar muchas alegrías.

Conclusión.

Aparte de estos trabajos de El Torres, hay muchos otros con un altísimo nivel pero sería inabarcable tratarlos todos, os animo a descubrir estos cómics y muchos otros si no lo habéis hecho todavía (aquí os dejamos como ejemplo nuestra reseña de “Hoy me ha pasado algo muy bestia” con guion suyo). Si eres amante del género de terror, la cultura popular y el cine de serie B, El Torres te va a hacer muy feliz.

Espero que os haya gustado este artículo.

¡Un saludo y sed felices!



el autor

Licenciado en Filología Inglesa por la Universidad de Granada. Desde pequeño, crecí leyendo Dragon Ball y ahora los cómics son una parte fundamental de mi vida gracias a Toriyama. El plan perfecto para una tarde cualquiera es una sesión de cine y una buena serie puede llegar a ser mi perdición si hay demasiadas temporadas disponibles cuando empiezo a verla. Otra de mis pasiones es el baloncesto, no hay nada como ver ganar a tu equipo en el último segundo sufriendo una taquicardia.

Deja tu comentario