InicioJuegos y rol¡Hola señor Rel! (Rol En Línea)

¡Hola señor Rel! (Rol En Línea)

Cuando empecé a jugar a rol por el año 1993/1994 seguía una metodología clásica, primero compraba el manual o lo fotocopiaba (sí, así empecé en el mundo del crimen literario), hacía una aventura y quedaba con varios amigos en casa, en el parque, en un ambulatorio o donde sea, para darle uso. Así ha sido hasta 2020.

Antes de la pandemia tenía una especie de sequía ya que con el nacimiento de mis hijos el tiempo de ocio se reduce bastante. Conocía las variantes en Internet, como el rol por foro o incluso la utilización de programas que permitían hablar y escribir, generadores de dados o fichas digitales. Pero para los que venimos del rol en mesa y estábamos a gusto en dicho estado, no nos planteábamos jugar delante del ordenador, es más, se consideraba como rol de segunda.

Rol

Entonces llega la pandemia y con eso el confinamiento de casi todo el planeta por casi 2 meses… Adiós rol presencial. Como dice el refrán, el hambre agudiza el ingenio y el/la rolero/a (a su pesar) que tiene ansias de aventuras fue mirando a la única opción válida, su pc, móvil o tablet para buscar partidas. Pronto se convirtió en un fenómeno mundial y plataformas como roll20 o Foundry, así como canales de voz como Discord empezaron a verse saturados por el aluvión de nuevos miembros que acudían a sus campos digitales. Por supuesto que yo también y cambié el “chip”. Lo que en un inicio se me antojaba como algo lejano, impersonal se tornó amigable y divertido, con herramientas cómodas (música, mapas, archivos) que en mesa hubiera sido más farragoso.

La Llamada de Cthulhu con La Semilla de Azathoth bautizó la incursión con mi grupo habitual. Le siguieron Yggdrasill con los Hijos de Halfdan, aventuras sueltas de diferentes juegos y por supuesto, Dragones y Mazmorras (la campaña Trono Carmesí se ubica en Pathfinder pero nuestro director de juego la adaptó para el Decano del Rol). Se juntaron las “ganas” con el “hambre” debido a mi sequía y desde ese momento no he parado, incluso he vuelto a niveles lúdicos de mi adolescencia. He conocido a muchísimas personas con gran pasión a este ocio que han participado de manera activa en multitud de eventos, personas que también aglutinaban los mismos prejuicios que yo. Con esta experiencia puedo establecer una crítica con fundamento para comunicar al lector mis impresiones del Rel (rol en línea).

Rol

Di amigo y entra: Cuando inicié la andadura “on line” sentí repentinamente una emoción similar a las jornadas presenciales, como Salambina o las Ex Mundis. Existen numerosos grupos de aficionadas/os que siempre quieren más, partidas, seguidoras/es, jugadoras/es y la inmensa mayoría (99%) son gente amable, participativa, sana y abierta. Si tienen algún reparo por quien te vas a encontrar tras la pantalla, elimínalo. Prueba, no te arrepentirás.

Comodidad: La gran ventaja sin duda. Debido a mi situación familiar si quiero jugar con cierta concentración y sin molestias para la mesa de juego debo hacerlo por la noche, horarios a los que no es prudente visitar a nadie y menos ya con mi edad, pasados los 40 y en casa de otras familias de la misma situación que yo. Gracias al rol “on line” ese problema desaparece ya que desde casa y con lujo del hogar, sin las vicisitudes relacionadas con la mesa presencial y con el acuerdo del grupo, comes en tu casa, vistiendo como quieras y con la ardua tarea de ir a la cama a tan solo unos metros desde tu aparato informático (si es que no lo estás ya en ella). Honestamente y en mi opinión, en este punto reside la mayor ventaja que me ha permitido volver años atrás y embarcarme en campañas (mi cuerpo ya no aguanta tanta tralla y tanta falta de sueño).

Herramientas: En este aspecto tanto el rol digital y rol presencial pueden darse la mano y compartir gustosamente muchas ayudas. Cada vez más las editoriales tienen más claro que el Rel ha venido para quedarse y emplean sus recursos para que las jugadoras/es tengan acceso a mapas, fichas, pdfs, guías, índices, aventuras, “tokens”, etc, en formato digital y en las diferentes plataformas de juego.

Como conclusión y deseando que mi experiencia te sirva para alejar dudas sobre este acercamiento alejado de la presencialidad, para amigos/as que ya no pueden quedar, conocer gente nueva o por si en tu localidad es imposible acceder a partidas no queda más remedio que adecuarse a estos tiempos donde Internet lo fagocita todo. Debido a la pandemia el rol digital se ha adelantado bastante y creo que deberías zambullirte, al menos una vez, en las aguas internautas.

Aquí os dejo el enlace a los artículos de Juegos y Rol.

Nos leemos en los siguientes artículos, sayonara baby.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad