Inuyashiki: Last hero. La heroicidad no entiende de edades.

0

Ichiro Inuyashiki es un hombre de 58 años que sufre de una vejez anticipada. Aparenta más años de los que tiene y sufre de dolores de espalda y un cansancio rutinario con el que está acostumbrado a convivir. Oficinista, vive con su mujer y su hija y su hijo, quienes lo tratan como a un abuelo e ignoran continuamente. Sin amigos más allá de los compañeros de trabajo, lo único que parece dedicarle algo de atención es su perra Hanako. Su desgracia parece alcanzar su cenit cuando se le diagnostica un cáncer terminal. Incapaz de decírselo a nadie, una noche decide ir a un descampado con la excusa de sacar a su mascota, para poder desahogarse y aceptar su inminente muerte. Cuando llega allí se encuentra únicamente con un joven, pero su encuentro apenas dura unos instantes, ya que justo en ese momento se producirá una misteriosa explosión que lo cambiará todo.

Al despertar, Inuyashiki descubre que su débil cuerpo ha sido sustituido por uno mecánico y prácticamente indestructible, que además cuenta con una gran variedad de armas, al parecer de origen extraterrestre. Aceptando su nueva naturaleza, intentará utilizar sus recién adquiridas habilidades para ayudar a los demás y salvar vidas.

Una de las escenas donde se mezcla 3D y anime tradicional.

Inuyashiki: The last hero es la adaptación al anime del manga de ciencia ficción escrito y dibujado por Hiroya Oku el creador de Gantz. Con tan solo 11 episodios, esta obra ha conseguido cautivarme por completo. Su dirección, su argumento, la caracterización de sus personajes y el trasfondo detrás de todo forman una combinación brutal y explosiva como los misiles que lanza nuestro protagonista con el antebrazo.

Hay que tener cierta paciencia con él. El primer capítulo es un tanto desconcertante. La serie toma la arriesgada decisión de mezclar la animación 3D con la tradicional, y aunque esta apuesta es lanzarse a la piscina de cabeza, por suerte la piscina estaba llena. Cada vez son más las series de animación que apuestan por este nuevo formato. Tenemos desde las que se presentan íntegras, militantes de este estilo desde la opening hasta el endig, hasta las que van incorporando poco a poco pequeñas dosis aquí y allá. El CGI lleva ya un tiempo siendo un recurso habitual en los efectos especiales del anime, e Inuyashiki da un paso más allá en este aspecto. Las primeras escenas resultan chocantes y quizá algo robóticas, pero eso se debe a que se presentan de golpe, de forma un tanto injustificada. Sin embargo, una vez te acostumbras, en la mayoría de los episodios posteriores resultan espectaculares e impactantes, dándole una dinámica especial y completamente única a sus escenas de acción, las cuales están muy bien conseguidas. Sí que es cierto que estas son escasas, pero el ritmo de la serie es frenético y no necesita de grandes batallas para enganchar.

En lo que respecta a la parte de animación estilo anime tradicional, bien es cierto que flojea un poco. No es nada del otro mundo. Se ve que han contado con un gran presupuesto y por ende los movimientos se sienten fluidos y no hay ningún error grave ni nada fuera de tono, pero claro, seguramente la mayoría de los fondos hayan ido a parar a la financiación de las escenas 3d, por lo que dentro de la estándar, tiene algunas carencias. Los rostros buscan un realismo que a veces no se llega a conseguir del todo, y hay exceso de escenas donde las expresiones son dramáticas de más. No tienen término medio. Se pasa de la neutralidad, al llanto extremo con mocos y lagrimones. A su vez, las risas se sienten algo forzadas, pero esto se debe más a unos seiyuus que actúan sin matices: si hay risa, carcajada falsa, si hay llanto, gritos a lo Shingeki.

A veces peca un poco de dramática, pero merece la pena.

La historia es un tanto simple, pero está tan bien trabajada que hace que se nos olviden las pocas grietas de su guion. Uno de estos fallos es el origen ex machina (nunca mejor dicho) que tiene. Todo empieza de repente, por una casualidad que no se nos explica en ningún momento. Sin embargo, esto que puede dar la sensación de ser un cabo suelto, termina siendo una de las principales premisas de las obra.

Es el trasfondo lo que me ha hecho olvidarme de sus defectos y enamorarme de ella. Cómo os podréis imaginar y esto no es ningún spoiler, el villano de la serie es el otro joven, quien también se convertirá en máquina. Gran parte de la trama sucede desde la perspectiva del mismo, llegando a pasar más tiempo a su lado que junto a Inuyashiki. Esto tiene un motivo, el mensaje que la obra nos repite en cada plano: nuestros mayores son los verdaderos héroes. La serie muestra continuamente a los jóvenes como irrespetuosos, gamberros y vándalos. Solo hace falta escuchar los diálogos de los personajes irreverentes que sirven de transición. Siempre que habla un joven es para decir una tontería o algo inverosímil. ¿Acaso Hiroya Oku está en contra del espíritu rebelde de los jóvenes? No, esto va mucho más allá. Japón es uno de los países con la población más envejecida del mundo, lo cual supone un gran problema para su economía, ya que los sistemas de pensiones son insostenibles. Por este motivo, muchos jóvenes desprecian a la población anciana. Lo que esta serie pone de manifiesto es la importancia que esta generación ha tenido en la historia del país del sol naciente. El Japón joven y tecnológico que muchos conocemos no hubiese sido posible sin el inmenso trabajo de los niños de la posguerra, quienes trabajaron sin descanso y con mucho sacrificio para reconstruir un país en ruinas.

Enorme mensaje para un anime muy bien trabajado.

Compartas o no este mensaje, desde luego que el señor Inuyashiki se merece un respeto, ya que no solo es un gran manga, sino que también cuenta con un gran anime y… ¿¡UN LIVE ACTION QUE NO ES UNA BASURA!? Solo por eso ya debería ganarse los vítores de muchos, ya quisiese Kira una película así…



el autor

Filólogo y friki. Defensor a ultranza del videojuego como arte. Adoro Japón con todo lo que ello implica y mi nombre es una falta de ortografía con más sentido de lo que parece.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Recién acabado el Horizon Zero Dawn me ha surgido la idea de hacer este artículo y es que Aloy, la absoluta protagonista del juego y…