IniciocineLa calle del terror 1666. Final aceptable.

La calle del terror 1666. Final aceptable.

Con el estreno de La calle del terror 1666, tenemos al completo la trilogía basada en las historias juveniles creadas por R.L. Stine que Netflix ha adaptado mediante un formato bastante novedoso en la plataforma. No sabemos si volverá a repetir esta fórmula de estreno semanal, pero sospechamos que podría hacerlo debido al éxito que estas han logrado.

Esta tercera parte supone el final a la trágica historia de Shadyside. Una explicación aceptable a todos los asesinatos y sucesos sangrientos que durante tres siglos hicieron de esa ciudad y de sus habitantes el centro de una maldición con sorpresas.

Y eso es lo que nos trae esta última película, un giro en la trama, que conociendo a Netflix seguro que a muchos no ha sorprendido. Pero dejando eso de lado, pasamos a conocer mejor La calle del terror 1666.

Dos partes separadas por 300 años en 2 horas

Después de La calle del terror 1978 muchos hemos sido los que esperábamos con ganas el final de esta trilogía. En su segunda película nos crearon hype por saber más sobre la maldición de la bruja, pero al mismo tiempo empezamos a ver pequeñas pistas que podían llevarnos a un giro en el guion.

Empezamos donde se quedó su antecesora, y esta vez regresan las protagonistas de su primera parte. Esto no me gustó mucho la verdad, ya que después de conocer a las protagonistas de la segunda película, estas dos jovencitas con su historia de amor se me hacía pesada.

Deena (Kiana Madeira) sufre un ‘viaje en el tiempo’ y regresa a 1666 para poder conocer de primera mano la verdadera historia de Sarah Fier. Allí vemos los primeros años de una pequeña población que más tardes sería la ciudad de Ohio donde cada cierto tiempo ocurren una serie de asesinatos de lo más escalofriantes.

la-calle-del-terror-1666-las-cosas-que-nos-hacen-felices

A través de los ojos de Deena, convertida en Sarah Fier, vemos a los protagonistas de las dos primeras partes, pero salvo ‘Sam’ (Oliva Welch) que en esa época es Hanna, el resto son meros secundarios en esta historia. Aquí es donde nos cuentan el verdadero motivo por el que la ciudad está maldita.

Después de conocer esto, Deena regresa al presente, a 1996. Ahora ya sabe lo que tiene que hacer para anular la maldición que ha acompañado a Shadyshine y salvar a Sam. Junto a su hermano, a la hermana superviviente del campamento y a Martin, un joven que supone un intento de poner un toque cómico a la película,  planean como acabar de una vez con esos años siniestros. Y para ello regresamos al centro comercial.

La calle del terror 1666: Aceptable sin más

Después de haber visto las dos primeras partes de esta trilogía la verdad es que tenía muchas ganas de saber cómo acababa todo, quería desvelar los secretos y quería ver como acababan con la maldición. Pero La calle del terror 1666 no fue como me esperaba.

Poco a poco hemos pasado de una historia de terror a una de suspense con una investigación para llegar a esta tercera película que empieza como un drama de época con pequeñas dosis demoníacas. Ni siquiera esas alusiones al más allá y ese espíritu malvado evitó que mirara mi móvil varias veces e incluso que pensara ‘que aburrimiento…

Para mí este tramo de la historia fue pesado y demasiado largo, ya que todos sabemos que al final Sarah Fier muere. Además vuelven a meternos la historia de amor entre las dos jóvenes volviendo a explicar algo ya explicado en la primera parte.

La pérdida de ese terror adolescente que evocaba otras películas le quitó parte de su encanto. Y eso unido a ese momento drama que me pareció excesivamente largo hizo que pensará a ver si esto acaba pronto. Lo bueno es que todas las dudas quedaron solucionadas y ahora sí que tenemos el puzzle completo. Sólo faltaba acabar con la maldición.

Y eso sucede en 1994, en el centro comercial en el que la primera película empezó. Como en una especie de círculo mágico que se cierra. Esta parte tiene la intriga de saber cómo se van a enfrentar a este mal que los acecha en forma de asesinos macabros. Pero el terror sigue sin aparecer.

Solo vamos a tener pequeños momentos de suspense muy light, aunque siempre planee por nuestra cabeza la idea de un final parecido al de La calle del terror 1994. El final llega de un modo rápido y todo sucede de una manera que solo puedes pensar ‘ha estado bien‘, pero esa sensación la tienes por pensar en las dos primeras películas sobre todo la segunda.

En resumen

La calle del terror 1666 cumple con su objetivo respondiendo todas las dudas que teníamos sin dejar cabos sueltos. Por eso esta última parte es aceptable, aunque no está a la altura de las dos primeras partes. Es un final donde se ha perdido el terror pero aún así nos deja un buen sabor de boca si pensamos en la trilogía al completo.

Saludos y sed felices.

Lucia Hernándezhttps://draegone.website
Aprendiz de todo lo que llame mi atención. Colaboradora en varias webs de ocio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS