IniciocineLa calle del terror 1994. Puro Slasher noventero.

La calle del terror 1994. Puro Slasher noventero.

La calle del terror 1994 es la primera parte de una trilogía que Netflix va a estrenar semanalmente todos los viernes. Se trata de una adaptación de las historias de terror homónimas (Fear street) destinadas al público adolescente de R.L Stine, al que si tienes juventud acumulada conocerás bien.

Está dirigida por Leigh Janiak (Honeymoon, Panic), que también ha sido la creadora del guion, adaptando las historias del creador de Pesadillas a esta trilogía. Podemos pensar que se trata de una película para el público adolescente, pero en realidad no es así. Los protagonistas de La calle del terror 1994 no dejar de ser muy tópicos, pero se diferencian del resto en que no toman decisiones estúpidas para hacer encajar el guion.

Todo lo que sucede en la película se trata de modo que un adulto pueda verla y disfrutar de ella, siempre teniendo en mente qué es lo que está viendo, claro. No hay escenas con sangre en exceso pero tampoco se cortan a la hora de mostrarnos los crímenes. Son explícitos pero no se recrean, en realidad no lo necesitan.

Empezamos por el final

La acción se desarrolla en una ciudad de Ohio, Shadyside. Un lugar en el que cada cierto tiempo ocurren asesinatos espeluznantes sin que las autoridades sean capaces de descubrir los motivos de los mismos. Un lugar que como podemos imaginar, está maldito.

La trilogía tiene la curiosidad de que empezamos la historia por el final, lo cual incrementa nuestro hype por saber qué pasó hasta llegar al año 1994, que es donde nos sitúa esta primera parte.

Un grupo de jóvenes encontrarán, por casualidad, el modo de despertar los fantasmas que durante más de 300 años han estado aterrorizando a otros jóvenes antes que a ellos. Mientras los cinco huyen de estos seres obsesionados con acabar con su vida, irán resolviéndonos algunas preguntas. Pero no todas, ya que esta primera parte funciona como una exposición de los hechos, y aun nos quedan dos partes más que completarán esta prometedora historia.

La calle del terror 1994: slasher de los de toda la vida

El género del terror no es algo que me haya llamado la atención excesivamente, más que nada porque muchas películas catalogadas como tales acaban siendo solamente mares de sangre y vísceras o bien susto tras susto sin que realmente consigan tenerte en el borde del sofá. Pero dentro de todo ese barullo que engloba el género, los slasher siempre han sido mis favoritos.

Así que el viernes me dispuse a ver La calle del terror 1994 como cuando estrenas unos zapatos nuevos, con ilusión pero pensando que lo mismo me podría rozar. Solo necesité los escasos primeros cinco minutos para olvidarme de las tiritas.

Empieza fuerte, repasando los más puros y genuinos puntos claves que todo buen slasher debe de tener. Es verdad que después de haber visto unos cuantos todo se repite, pero aún así disfruté de esa escena del centro comercial como si fuera la primera vez que veía algo así y, a la vez, me recordó a Stranger Things…

la-calle-del-terror-1994-las-cosas-que-nos-hacen-felices

Intenté recomponerme por si luego la cosa empezaba a decaer y me encontraba con otra decepción. Pero no, la línea que sigue La calle del terror 1994 apuesta de pleno por recordar a esos adolescentes tan inocentes e incautos que no pueden faltar en este tipo de terror, y su lucha por sobrevivir y eliminar a estos asesinos venidos del más allá.

Es verdad que han querido darle un tono distintivo a estos cinco chicos y que en algún momento parece que lo logran, pero al fin y al cabo esta película es lo que es y justo eso era lo que quería ver. Aunque me llevé una sorpresa, que en ningún momento me esperaba, hacia el final de la cinta. Así que debo decir que La calle del terror 1994 me ha gustado. He pasado un rato entretenido y cuando ha acabado me ha dejado con ganas de saber más.

Todo eso unido a esa música que los que somos un poquito vintage conocemos (cuando sonó Creep me ganó aun más, mi canción favorita) hace que sientas que estás viendo un homenaje a esas películas de los años 90 que veía con mis amigas entre gritos y risas nerviosas.

Solo nos queda esperar al próximo viernes para saber qué nos depara esta segunda parte de La calle del terror, esta vez en un campamento de verano allá en el año 1978. Topicazo a tutti, pero aun así la cosa promete.

Saludos y sed felices.

Lucia Hernándezhttps://draegone.website
Aprendiz de todo lo que llame mi atención. Colaboradora en varias webs de ocio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad