InicioSeriesAnálisis de La rueda del tiempo. Temporada 1. Capítulo 7.

Análisis de La rueda del tiempo. Temporada 1. Capítulo 7.

La sombra del fenómeno Juego de Tronos es alargada. Tras productos como The Witcher, Sombra y Hueso, House of the dragon o la esperada El señor de los Anillos, Amazon Prime Video ha tirado la casa por la ventana con La rueda del tiempo, adaptación de la aclamada, vendida y larga serie de novelas de Robert Jordan, finalizada por el gran Brandon Sanderson. ¿Queréis saber qué me ha parecido este séptimo episodio?

Enlace al resto de análisis de La rueda del tiempo. 

En general, el capítulo mantiene el nivel de los episodios anteriores. Sensación general de tedio y desinterés por los personajes con algunos buenos momentos. En este caso, centrados en el comienzo y final del capítulo.

Dejamos al grupo de aspirantes a Dragón Renacido entrando en la oscuridad, con la excepción de Mat, el protagonista más oscuro, del que poco sabemos en este episodio.

Al poco de entrar en dichos pasajes, son asaltados por el Viento Negro, un embrujo que susurra al oído de los protagonistas aquello que no quieren escuchar.

Gracias a la magia de Nynaeve y Moraine, consiguen salir antes de tiempo de la oscuridad en Fal Dara, el último bastión antes de la Llaga, la región del Oscuro. Un reino con características orientales en un paisaje desierto cuyos integrantes parecen tener una relación especial con Lan.

Durante todo el capítulo se aprecian las tensiones existentes en el grupo a raíz de las alucinaciones que han sufrido en la oscuridad. Esto es patente en el triángulo entre Egwene, Perrin y Rand, el más afectado del grupo por los susurros del Viento Negro.

Mientras tanto, Moraine contacta con una vidente llamada Min, la cual tiene visiones de los aspirantes al Dragón Renacido y la misma Aes Sedai que nos preparan para la ya anunciada segunda temporada.

*Perrin: La visión de sus ojos dorados lo identifica como un Hermano Lobo, alguien capaz de hablar con estos animales y ser tratado como un líder de la manada, algo que ya le vimos hacer en el quinto episodio. La sangre en su mentón se puede explicar por el trauma del fallecimiento de su mujer, por el cual se siente culpable, entre otras cosas, por estar enamorado de Egwene.

*Egwene: el símbolo de la llama blanca, el de Tar Valon, puede hacernos pensar que se acabará convirtiendo en una Aes Sedai. Eso sí, respecto a su relación con Rand, Min aclara que “no acabarán como ellos quisieran”. Eso puede hacernos pensar, como le dice Rand al animarla a que cumpla su destino, que él podría ser su guardián, lo que invalidaría su relación amorosa.

*Nynaeve: esta visión hace referencia a un Anillo de oro que, según he leído en Internet, puede tener que ver con la Gruta dorada de Malkier, el reino perdido de Lan, engullido por la Llaga.

*Moraine: se plantea la posibilidad de que su relación con la líder Aes Sedai sea la perdición de las mujeres magas.

*Rand: Este es el capítulo del héroe más tópico del grupo de aspirantes a Dragón Renacido. Suya es la visión más confusa de todas, ya que sale meciendo un bebé que desconocemos su significado. Y además, no es una visión que se relacione con los libros de Robert Jordan.

Rand, atormentado por las visiones, tiene la certeza, el terror, de ser el Dragón Renacido. Por ello, consulta a Min nuevamente por su cuenta. Ella le cuenta la historia de su nacimiento, reflejado en la mejor escena en lo que va de serie: el combate de Tigraine, una Aiel, a punto de dar a luz contra varios soldados al inicio del capítulo.

Convencido de ser el Dragón Renacido, habla con Moraine y ambos, en una escena final más estimulante que el resto del capítulo, marchan sin contar con el resto del grupo y se adentran en la Llaga.

Ya solo falta un episodio para finalizar esta primera temporada y el tono general es de decepción. No se consigue empatizar con la mayoría de los personajes salvo en escasos momentos. Es el ejemplo de Rand, todo un “personaje maceta” durante estos siete episodios que ha adquirido relativo interés en este capítulo con el relato de sus orígenes y su decisión. Parece que es el Dragón Renacido, pero queda por saber si es una certeza o si, por el contrario, el Oscuro tiene un as en la manga.

Otras críticas de La rueda del tiempo

Un saludo y sed felices!

Nos leemos en Las cosas que nos hacen felices.

 

 

 

 

 

 

 

Fernando Vílchez
Fernando Vílchez
Médico residente. Intento aprender como si viviera para siempre. Intento vivir como si hoy fuera mi último día...con las cosas que me hacen feliz.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

La sombra del fenómeno Juego de Tronos es alargada. Tras productos como The Witcher, Sombra y Hueso, House of the dragon o la esperada El señor de los Anillos, Amazon Prime Video ha tirado la casa por la ventana con La rueda del tiempo,...Análisis de La rueda del tiempo. Temporada 1. Capítulo 7.