Inicio cine Las cosas que nos hacen temblar: demonios en el cine

Las cosas que nos hacen temblar: demonios en el cine

Bienvenidos una vez más a este tétrico rincón de Las cosas que nos hacen felices. En esta ocasión toca hablar de un tema recurrente en las películas de terror: los demonios y todo lo relacionado con ellos. Tema recurrente que se ha intentado mostrar de diversas maneras, siempre intentando innovar o intentando vender al espectador situaciones en las que intervienen de maneras cada vez más rebuscadas para conseguir asombrarlo. Ouijas, exorcismos, apariciones inesperadas, sin ellas parece que una buena película de sustos está vacía. Pero no todos los demonios son utilizados como mera excusa para aterrar al espectador y poco más, algunos son utilizados como eje principal de la trama y son recordados más allá de las fronteras del celuloide, algunos reales y otros inventados, pero vinculados por siempre al título del filme. En este artículo repasaré aquellos nombres que me parecen dignos de recordar, ya sea por la historia que tienen detrás -ficticia o “real”- o por el hueco que se aseguraron en la cultura popular.

Antes de empezar podéis pasaros –si queréis– por artículos anteriores:

Las cosas que nos hacen temblar

Tras esta breve introducción al artículo, empezamos:

Pazuzu

El demonio Pazuzu haciendo de las suyas dentro del cuerpo de la pobre Regan MacNeil

El Pazuzu mitológico es bastante diferente al descrito en la primera entrega de El exorcista (1973) al que hacen referencia simplemente como el demonio, ni su aspecto físico -debo recordar que una de las características de los demonios es su capacidad de adoptar varias formas-, ni su origen es el mismo. Es una fusión obligatoria para que la película se desarrolle tal y como la tenían pensada, Satanás y Pazuzu pasan a ser el mismo ente maligno y gustan de poseer criaturas indefensas para cometer diversas atrocidades -aunque, a la postre, la mayor perjudicada es la forzada anfitriona-.

En la mitología sumeria, Pazuzu, es considerado el rey de los demonios del viento, por lo que traía consigo todo tipo de calamidades: plagas -de langostas, usuales sobre todo durante las temporadas lluviosas-, delirios, fiebres y las tormentas que podían provocar verdaderos desastres. Como podréis deducir, no era un rey nada benévolo y sus huestes debían de ser apaciguadas o evitadas mediante conjuros que los mantenía alejados de los débiles mortales. Pero no hay mal que por bien no venga, su representación podía ser utilizada para evitar a un mal aún mayor, su esposa Dammu, un demonio femenino que tenía la fea costumbre de alimentarse de parturientas y bebés recién nacidos.

Yo, el que conjura a los demonios y expulsa la maldad, (donde) yo entro, Dolor y Quebranto no son bienvenidos y (son) rechazados

Como podemos ver, no era un ser maniqueo, tenía diversas funcionalidades según el enfoque: podía ser bueno para algunos y malo para otros. Por supuesto, su rostro más vil y maligno lo podemos observar haciendo de las suyas dentro del cuerpo de una pobre niña de 13 años. Como ya he dicho anteriormente, el éxito cosechado por el excelente filme –aquí la podéis ver ocupando una posición privilegiada dentro de mi top de mejores películas de terror de la historia- llevó a Pazuzu a seguir insistiendo, como una especie de villano de cómic, esta vez sí, maniqueo, en seguir haciendo de las suyas ya sea repitiendo con la pobre Regan o fastidiando una y otra vez al padre Karras. Eso sí, las secuelas no le llegan ni a la suela del zapato a la primera -y la serie no está mal, pero ni punto de comparación-, así que si os las perdéis, tampoco pasa nada.

Bagul o Boghuul

Este es Bagul, aunque podría ser perfectamente Mick Thomson del grupo Slipknot

Aún recuerdo la primera vez que vi Sinister (2012) y lo satisfactoria que resultó ser la experiencia, una propuesta de terror original dentro de lo que cabe y con un planteamiento que engancha hasta su resolución, no siempre podemos disfrutar de eso en el cine de terror actual –efecto que no pudieron conseguir en su mediocre secuela-. Uno de los elementos que más llamaba la atención del filme, era su antagonista: un demonio con pintas de metalero que gustaba de robar niños. Una especie de hombre del saco dispuesto a todo para conseguir su oscuro propósito, incluso de producir cintas de corte snuff en formato Super-8.

Este demonio tiene un origen ficticio, no hay indicios de que existiera ningún Bagul en el panteón mesopotámico, pero en cambio ahí está -para alivio del asustadizo lector-. Pero a pesar de que no existiera ningún Bagul, la película plantea su existencia de una manera que te hará dudar, obligándote a buscar su nombre en Google para asegurarte de que no aparecerá esa noche vigilándote en el pasillo. Sin duda uno de los mayores atractivos de su segunda parte, que si no hubiera sido por la curiosidad provocada por el personaje, hubiera quedado aún más en el olvido.

Lamia

En esta ocasión nos vamos a centrar en la Lamia que nos muestra Sam Raimi en su notable filme de 2012, Arrástrame al infierno, puesto que su origen grecolatino dista bastante del enfoque dado por el director de origen estadounidense. La Lamia que nos muestra Raimi es un demonio invocado gracias a una maldición gitana, pronunciada por aquellos pertenecientes a esta etnia que buscan castigar un ultraje. Una vez invocado, este demonio perseguirá al maldito por tres días hasta que finalmente lo lleve consigo al infierno. Un final ideal para una maldición de esta categoría. Pero no sería un demonio de la factoría Raimi sin una buena dosis de violencia, sarcasmo y perversión, por lo que, cada vez que aparece el susodicho, la diversión está asegurada.

Los sujetos poseídos por la Lamia guardan un inquietante parecido con los Deadites -en la imagen- mostrados por Raimi en la franquicia Evil Dead

Una vuelta a los orígenes del director y una muestra de que su tipo de cine de terror sin sus monstruos y sus excentricidades no sería el mismo. Y, por supuesto, la Lamia entraría dentro de esa lista de monstruos. Un estupendo divertimento.

Baal

El rito, uno de los filmes que utiliza a Baal como antagonista

Mayormente conocido como Belcebú, este príncipe del infierno ha gustado de aparecer en la gran pantalla y ha aparecido en diversas ocasiones de las que destacaré dos: El rito (2011) y El exorcismo de Emily Rose (2005). Su origen lo podemos encontrar  en el Asia Menor, adorado por unos, repudiado por otros; Baal para los cananeos, Belcebú para los hebreos. Etimológicamente encontramos que Belcebú -Ba’al Zvuv- viene a significar en hebreo, “Señor de las Moscas“, utilizado por los mismos de forma despectiva pues los templos en los que se adoraba Baal estaban infectados de moscas ávidas por consumir la carne putrefacta de las especies sacrificadas. Más tarde en el tiempo, más concretamente en el siglo XVII, el gran exorcista Michaelis Sebastien lo colocaría entre los tres demonios más poderosos del inframundo -lo que significa que pasaría a formar parte del poderoso triunvirato formado junto a Lucifer y Astaroth-. Lo encontramos en la Biblia, lo encontramos en el folclore medieval y es estudiado por los demonólogos, pero también forma parte de la cultura cinéfila gracias a algunos directores y guionistas interesados por su figura.

En El rito (2011) un poderoso Baal persigue a un joven seminarista (Colin O’Donoghue) en plena crisis espiritual, esta crisis espiritual servirá como trampolín al poderoso demonio que lo acosará sin descanso hasta que este se encuentre con fuerzas suficientes como para expulsarlo. La película no es que termine de funcionar y a ratos se hace pesada, pero la presencia de Belcebú en ella me ha motivado a colocarla como ejemplo. Aceptable entretenimiento.

Del filme de Scott Derrickson ya hablé en su momento -lo podéis ver aquí– , pero hay un detalle del mismo que no comenté, lo que me ha motivado a rescatarla para este también. La pobre Emily es prisionera de los demonios, de lo entes malignos que la utilizan como un instrumento para sus fines. Seis de ellos resurgidos para dar un mensaje a través de la frágil protagonista: los demonios están aquí y quieren que la humanidad jamás los vuelva a olvidar. Belcebú es uno de ellos y como vemos al final de la cinta; su intención es capitanear al resto para mostrar al mundo a quien debe adorar. Un buen filme, con un final un tanto propagandístico.

Conclusión

Me dejo muchos demonios en el tintero, ya sea por que son intrascendentes -aparecen en pocos filmes y la mayoría de ellos carecen de calidad- o por que su presencia justifica un artículo propio -como Lucifer, en el que quizás incidiré en futuras entregas-. Lo que si sabemos es que las películas de terror gusta de lo demoníaco, de buscar aquella tecla que permita provocar miedo en el espectador y una de ellas abre las puertas del mismísimo infierno, trayendo consigo a toda la galería que lo completa.

Ya sabéis, comprobad que no haya ningún ente habitando debajo de vuestra cama, que vuestros armarios solo contengan ropa y, por favor, sed buenos y no juguéis a la ouija. Hasta la próxima, que seáis muy felices.

Antiguo Colaboradorhttps://www.lascosasquenoshacenfelices.com
Antiguo colaborador de Las cosas que nos hacen felices al que agradecemos su tiempo y su aportación. Muchas gracias.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

El cómic de la semana: Superman El hombre de acero 1

Bienvenidos un sábado más a la sección de los amantes del cómic. Bienvenidos a “El cómic de la semana”. Hoy destacamos Superman El hombre de acero...

Análisis de Falcon y El Soldado de Invierno. Temporada 1. Episodio 5: La verdad

Bienvenidos, true believers, al análisis del penúltimo episodio de Falcon y El Soldado de Invierno, donde todas las piezas se situan para el jaque...

Análisis de Invincible (Invencible). Temporada 1. Capítulo 6

[email protected] a este sexto capítulo de Invincible (Invencible), la serie de animación que nos tiene enganchados a todos y que no hace más que...

Análisis de Supergirl. Temporada 6. Episodio 2

[email protected] a este nuevo análisis de un episodio de la sexta temporada de Supergirl de CW. Este segundo capítulo que huele tanto a primero...

De amor y monstruos: un apocalipsis agradable y divertido

De amor y monstruos es una de esas películas distribuidas por Netflix que tuvieron un estreno limitado y muy discreto el año pasado, por...

Análisis de The Nevers. Temporada 1. Episodio 1

De la mano del prolífico Joss Whedon y a través de HBO nos llega The Nevers, interesante propuesta en formato steampunk que intriga e...

CW y su falta de respeto a SUPERGIRL y a DC [Vídeo de YOUTUBE]

Estrenadas ya las últimas temporadas de Batwoman, Supergirl y The Flash de CW me doy cuenta que el Arrowverso se está desmoronando y que...

ÚLTIMOS COMENTARIOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad