One Piece 924, Fin del Primer Acto

0

Bienvenidos una vez más, fieles adeptos de Oda, a un nuevo análisis de One Piece. En esta ocasión, del capítulo 924 del manga. Oficialmente ha terminado la introducción de Wano, un arco que promete lo más épico visto en One Piece desde la Guerra. Bueno, ya lo es. Las bases asentadas, las piezas sobre el tablero en lugares realmente interesantes. Comencemos.

Luffy destrozado

El impresionante impactrueno que Kaido dispara contra Luffy con su garrote lo ha dejado completamente inválido en el suelo, inconsciente, y Trafalgar decide ir a buscarlo, la única oportunidad para dejarlo a salvo. Efectivamente, el entrometido Hawkins (que está resultando bastante tocapelotas en este arco) entorpece sus planes con un dardo de Kairoseki (el metal que debilita a todo usuario de las frutas del diablo). Todo mal. Es el momento de que todo salga mal para que el arco se ponga tenso e interesante. Así que, de momento, esperemos solamente eso, que todo salga mal.

Kaido anuncia lo que ya todos sabemos y que a él sorprende bastante: que un novato como Luffy lleve tanto tiempo tras de él. Falsa valentía dice, o espíritu de lucha inquebrantable, así es Luffy. Pero en el momento en que Kaido se aleja y sus subordinados se disponen a desplazarlo, ocurre algo que probablemente a todos nos ha puesto la piel de gallina, es uno de esos momentos en que solo un pequeño dibujo consigue ser tremendamente épico y emotivo. Haki del Rey. Pero bueno, evidentemente lo capturan igual…

Y de pronto, el Deux Ex Machina más cantoso de todo el arco, que al principio me dejó descolocadísimo: Trafalgar Law aparece en medio de una arboleda, escondido, a salvo, después de haberlo visto debilitado por el Kairoseki y prácticamente atrapado por Hawkins y los subordinados de Kaido. ¿Cómo narices escapó y se escondió tan rápido?

Tama está viva, como era evidente

Y dije en el capítulo anterior que Tama, a pesar de ser atacada por Kaido, no podía haber muerto. Su desaparición tan solo fue una advertencia de peligro para Luffy, un estímulo para explorar los sentimientos del mugiwara, pero estaba claro que todavía tenía que estar viva. Y exactamente, ahora la vemos con Inuarashi, que la lleva inconsciente en brazos. Poco a poco todos los personajes van teniendo motivos para odiar a Kaido todavía más.

Antes de continuar hagamos una pausa en los ¿sobreactuados? rostros de los tres Mugiwaras restantes: Franky, Robin y Usopp, que se enteran de que Luffy ha sido capturado por el gran dragón. No entiendo muy bien el gesto por parte de Oda pero, por lo que podemos ver al final del capítulo (fin del primer acto) asumo que está intentando comparar el arco de Wano con una obra de teatro japonesa, modalidad en la que la sobreactuación tiene perfecta cabida.

Ni siquiera parece Robin, tiene el rostro tan deformado por la exagerada expresión que pierde cualquier carácter identificador.

Las fábricas lejanas de Wano

Un gran lugar, sin duda, comparable a las cavernas de orcos de El Señor de los Anillos. Allí, entre contaminación, suciedad y podredumbre trabajan los súbditos menos privilegiados del Yonkou, y en algún lugar profundo de estas prisiones de hormigón se encuentras las celdas reservadas a los enemigos prisioneros de Kaido. Allí es a donde envían a Luffy, que cubierto de vendas, sangrando y encorvado, consigue dar un aspecto mucho más temible. Lo encierran en una celda tras haber sido asesinado un guardia con las espinas de un pescado. ¿El asesino? El mismísimo Eustass Kid, encerrado en la celda contigua a la de Luffy. Prepárense amigos para ver la mayor fugada de la historia (acabo de recordar el arco de la prisión de la marina y me cuesta creer que pueda ser superable), dos de los Supernovas más poderosos trabajando conjuntamente para escapar. Espero que Oda nos regale un momento tan maravilloso.

Eustass Kid y Monkey D. Luffy (3º y 1º supernovas más poderosos respectivamente)

Por último, decir que la última página del capítulo es espectacular, un cierre de acto digno de aplaudir, y realmente una sorpresa porque nadie se esperaba que se fuera a dividir Wano en capítulos. Supongo que ahora volverá con el Reverie o quizás con otra cosa, quién sabe. Lo que sí se es que últimamente todo lo que Oda toca se convierte en oro.

Y hasta aquí el análisis de esta semana, nos vemos en el 925, en el ínterin, sed felices.

 



el autor

Soy, entre otras cosas, estudiante, cinéfilo, músico y lector; escribo sobre lo que me gusta y también tengo twitter @maffdecine

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
“¿No tenéis teléfono móvil?” Preguntaba Wyatt Cheng, diseñador principal de Blizzard Entertainment, tras anunciar el nuevo juego de la saga Diablo, Diablo Immortal, ante una…