One Piece 938, la marca de la luna destapada

0

Bienvenidos una vez más, fieles adeptos de Oda, a un nuevo análisis de One Piece. En esta ocasión, del capítulo 938 del manga. Es un capítulo argumentalmente flojo, que desvela lo ya sospechado y que no aporta nada nuevo, además de ser uno de los más breves. Destaca, sin embargo, el dibujo, con viñetas verdaderamente interesantes. Comencemos.

La victoria de Zoro

Comenzamos el capítulo con varias viñetas de diez. El shinigami, o así le llama Zoro, lo cual no deja de sorprenderme, es derrotado por éste como ya vimos en el capítulo anterior. Desfallece y el resto de allí presentes quedan impactados. Esperaba que el guardián de las espadas viera que la humildad, honor y fuerza de Zoro son dignas de una katana como la de Ryuma y se la devolviera, pero aquí acaba la escena, retomada más tarde en otro lugar.

Resulta que Zoro se desmayó, supongo que el ataque del shinigami en el hombro le dejó tocado, y ahora, Komurasaki se dedica a cuidarlo para que se recupere. Y mientras tanto ella como la pequeña Tama le agradecen todo lo que hizo, en lo único que piensa él es el recuperar su katana. Supongo que al salir de aquí buscará al monje para que se la devuelva. Todavía confío en que se hagan «amigos», el monje descubra la bondad y el poder que Zoro tiene y le ceda, no solo la katana de Ryuma sino además, alguna espada más interesante. Wano es el lugar indicado para que Zoro reúna su equipo de espadas final, el que lo acompañará hasta el final del camino.

Por fin se desvela lo que ya deducíamos desde un primer momento, cuando aquella Komurasaki que se nos presentó parecía un personaje infame. Mucho ha cambiado la percepción que tenemos sobre ella, convertida en una aliada de los Mugiwara. Ella es la hermana de Momonosuke, y por raro que parezca, hermana pequeña, pero claro, Momonosuke viajó en el tiempo mientras ella vivía veinte años. El reencuentro va a ser bastante interesante y curioso.

La marca de la luna descubierta

Inuarashi y Kin’emon son conscientes de que los secuaces de Kaido han descubierto la señal y el tatuaje, la marca de la luna. Es un gran problema. Aliados están siendo encontrados y la situación puede torcerse considerablemente.

Por otra parte parece que está en preparación el funeral de Komurasaki. No conocemos quién sabe la verdad y quién no, pero lo que está claro es que no hay cuerpo que enterrar, y más que uno tendrá que conocer la verdad para que el funeral pueda llevarse a cabo sin molestas revelaciones. Kyoshiro parece hablar con uno de sus aliados, ya que enseña la marca de la luna. Pero la trama es algo confusa, espero que se aclare todo próximamente.

En el pueblo Ebisu, los mugiwara hablan de los problemas recientes. Shinobu propone eliminar a todos los capturados para que no suelten nada, ya que cree que los responsables de que Kaido y sus subordinados conozcan lo de la marca de la luna son la tripulación de Trafalgar Law, que si bien recordáis, fueron capturados. Y de repente, aparece Kanjuro, ese personaje tan curioso y extravagante con un papel con la marca. Tiene intención de ayudar, pero se da un gran problema. Todo el pueblo conoce ya lo de la marca, lo que puede causar que se infiltren traidores. Van a tener que buscar otra forma para reclutar y reconocer aliados.

Lo que nos depara Wano

En los últimos capítulos no hemos visto avanzar la trama demasiado. Se están asentando los datos que conocíamos, se extiende la información y se reúnen los personajes. En esta ocasión no han aparecido ni Big Mom ni Luffy. Y lo que espero para próximos capítulos es que termine la trama de Luffy, interrumpida por algún otro personaje, probablemente Big Mom, y que Eustass Kid encuentre o bien a Zoro o bien al grupo que está actualmente en el pueblo Ebisu y se alíe a los Mugiwara.

Y hasta aquí el análisis de esta semana, nos vemos en el 939, en el ínterin, sed felices.



Loading...

el autor

Soy, entre otras cosas, estudiante, cinéfilo, músico y lector; escribo sobre lo que me gusta y también tengo twitter @maffde

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
"... una mirada lúcida sobre nuestro futuro inmediato, con un dibujo espectacular y con clase (... ). Una fábula que viene a contarnos que no…