One Piece 942, un discurso antes de morir

0

Bienvenidos una vez más, fieles adeptos de Oda, a un nuevo análisis de One Piece. En esta ocasión, del capítulo 942 del manga. Este ha sido un capítulo un tanto especial o diferente dentro de lo que Oda nos está acostumbrando a ver en Wano. Es en su integridad un discurso, un monólogo que Yasu grita a todo Wano antes de morir, sus últimas palabras. Por este motivo, el análisis de hoy será más breve de lo habitual. Comencemos.

Flashblack

El capítulo comienza con un flashback, cuando Yasu era Señor Feudal. Por lo que vemos era un líder en condiciones, con un grupo numeroso de grandes samuráis a sus espaldas. Allí mismo está Oden, con el que Yasu se cabrea ya que no está cumpliendo con sus responsabilidades como hijo del Shogun, pero éste le contesta que lo han echado del castillo. De hecho, es muy posible que ni su propia familia lo considerara un Kozuki, sin embargo, Yaso quiere que sea él quien sustituya a su padre en un futuro. Lo que ocurría es que Oden siempre quiso convertirse en un pirata y navegar por todo el mundo, y no quedarse en Wano de por vida.

Yasu y sus últimas palabras

Después de ese pequeño prólogo vemos a Yasu colgado de la cruz, esperando a ser ejecutado por el Shogun Orochi. Una enorme multitud observa entristecida puesto que es una persona querida entre el pueblo. Empieza a celebrarse esa suerte de juicio breve y sin posible escapatoria en el que anuncian su crimen: haber robado y haber encabezado la rebelión contra Orochi. También por ser “el hijo de la hora embrujada”. A todo esto, Yasu dice que todo era una broma. No se hasta qué punto abarca “todo” y si existe algún tipo de ironía o mentira en eso, pero está claro que nada va a cambiar.

Poco a poco empieza a ensalzar feliz las virtudes del pueblo donde nació, la maravillosa gente que vive en él y a desprestigiar y denunciar a Orochi y sus malas prácticas (muy relacionado con su alianza con Kaido). Literalmente (o en la traducción a castellano) dice: “¡Todo está contaminado con tu avaricia! ¡No eres más que una plaga!”. Evidentemente esto sienta bastante mal al Shogun que se dispone a ejecutarlo de inmediato, pero se ve que no estaba precisamente cerca y aun tarda.

En público habla sobre la rebelión, sobre los vainas rojas y sobre los aliados con la marca tatuada. Ahora mismo ha conseguido una nueva localización para que todos se reúnan y planeen la rebelión, además de ganar más aliados con su brillante discurso y hacer que subordinados de Orochi se vayan a revelar contra él. Y entonces, Orochi lo fusila.

Tanto su hija como todo el pueblo empiezan a llorar a la vez que ríen. Resulta que la risa es un efecto secundario de la creación de las Frutas del Diablo Artificiales. Para crearlas se necesitan los sentimientos negativos de la gente y todos fueron robados, pero eso solamente pueden reírse. Eso implica dos cosas: la primera, que la gente de Wano no puede expresar sus sentimientos reales y dos, que la muerte de Yasu impactó tanto al pueblo que a pesar de todo, las lágrimas cayeron de sus ojos.

Y hasta aquí el análisis de esta semana, nos vemos en el 943, en el ínterin, sed felices.



el autor

Soy, entre otras cosas, estudiante, cinéfilo, músico y lector; escribo sobre lo que me gusta y también tengo twitter @maffdecine

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Vengadores Endgame puede quedar como la película segundona. Segunda película más taquillera de la historia del cine a nivel mundial después de Avatar (todavía tiene…