Primeras impresiones de Assassin’s Creed Valhalla tras 12 horas de juego

0

¡Bienvenidos Berserkers y Valkirias a los atrios del Valhalla! El 10 de noviembre ya pude hacerme con la nueva entrega de la prolífica saga de Ubisoft sobre la eterna batalla entre Asesinos y Templarios. Cogiendo como marco la cultura vikinga que tan llamativa historia y mitología posee a ojos de los herejes, nos entregan unas nuevas aventuras de los expertos en la hoja oculta y las hachas, escudos y runas. A día de hoy he podido jugar unas 12 horas de juego y he superado lo que podríamos llamar “prólogo”, así que ya he visto suficiente para sentirme cómodo hablando de mis primeras impresiones de este título.

Valhalla

En primer lugar quiero dejar claro que quien escribe estas líneas es un fan de la franquicia que a día de hoy posee y ha podido jugar a todas las entregas de la saga que comenzó con Altaïr Ibn-La’Ahad en 2007. Así que suelo más condescendiente con estos títulos aunque sé que no son perfectos y alguno puede ser considerado hasta por debajo de la media. Ubisoft llegó a exprimir tanto a su gallina de los huevos de oro que casi acabó matándola con entregas casi sin esencia.

La estrategia de sacar al mercado un título cada año desgastó mucho la imagen de esta franquicia y tras las aventuras de Ezio Auditore hicieron un salto de fe y abajo no había ningún montón de heno para amortiguar el golpe.  Connor Kenway tuvo la titánica misión de hacernos olvidar a su antecesor y fracasó estrepitosamente y es (para mí) el menos carismático de todos los  protagonistas. No soy muy fan de los hermanos Frye, pero sus diferentes caracteres enriquecieron aquella ultima entrega antes del cambio de rumbo y los pongo por delante de ese insulso personaje.

Valhalla

Después de 10 años sacando sin descanso secuelas entretenidas con las que he disfrutado mucho, Ubisoft se tomó un año sabático para reestructurar su franquicia estrella, dar un giro de timón y así devolverla al lugar que se merecía. Los creativos del estudio mezclaron lo que siempre les había funcionado con unas dosis de rol que le sentaron muy bien a la entrega protagonizada por Bayek de Siwa.

Con Assassin’s Creed: Origins comenzó una nueva andadura y trilogía que (se supone) que, con Valhalla, acabará de narrar la historia de Layla Hassan. Así que me voy a adentrar en las primeras impresiones que me está generando este título sin entrar en spoilers para no arruinar la experiencia, aunque tampoco es que haya jugado demasiado.

Si tengo que calificar con una palabra a este título he de decir que es muy continuista con lo visto en las dos entregas anteriores. Ubisoft exprimió el motor de juego anterior al máximo y creo que esta vez no va a ser diferente. Origins fue un aire fresco que consiguió que la franquicia renaciese y Odyssey siguió sus pasos con algún que otro añadido pero nada arriesgado. Valhalla tiene como espejo en el que mirarse a las aventuras de nuestra aguerrida misthios Kassandra/Alexios y no lo oculta.

Vamos con los puntos que repite (o toma prestados) de sus antecesores, ya que es algo que los fans de la saga reconoceréis. Vuelve la barra de resistencia de Odyssey para que Valhalla no sea un “golpea botones” y haya tiempo para tomarse las batallas con mayor calma y se agradece ya que incluso en momentos más caóticos evita que nos dejemos llevar por la furia vikinga. Eso sí, la brutalidad de los golpes y amputaciones partes corporales (sobre todo cabezas) si nos hará meternos de lleno en la piel de estos fieros guerreros nórdicos.

Más allá de eso no hay novedades sustanciales, más allá de pulir ciertos detalles,  ya que seguimos teniendo ataque ligero, fuerte, esquiva y cubrirse.  Algo interesante es que la salud ya no se regenera automáticamente, las raciones, plantas o comida que llevemos en nuestra bolsa nos harán recuperar vida al ser ingeridas. Descansar y alejarnos de la refriega ya no nos cura.

En Assassin’s Creed: Valhalla gracias a unos libros ocultos por todo el mapeado podremos ir aprendiendo “aptitudes” que nos darán cierta ventaja en algunos momentos y que podremos usar mediante gasto de adrenalina.

La sincronización de atalayas y nuestra águila vuelven de nuevo, aunque en este caso la ayuda aérea nos venga dada por un cuervo: El símbolo de nuestro clan. Las “habilidades” especiales inherentes a los asesinos las iremos aprendiendo poco a poco y muchas de ellas no las tendremos al comienzo de la aventura. Así que, pese a que al principio nos puede parecer un juego que se aleja de los anteriores títulos pre-Origins, conforme avance la historia iremos “ganando” esas destrezas de los asesinos.

La lista jerárquica de enemigos de la orden regresa tambien en Valhalla para que vayamos descubriendo sus identidades y les demos caza cuando tengamos el nivel suficiente para hacerles frente.

Toda la fórmula de RPG de las dos entregas anteriores se repite aquí sin arriesgarse lo más mínimo. Este trabajo ha sido más conservador (viéndolo en perspectiva) de lo que supuso el paso de Origins a Odyssey y eso no es malo del todo. Ubisoft se ha agarrado a lo que funciona y rescata algunas funciones de antaño como la distracción de enemigos tan común en la saga de Ezio u ocultarse entre la multitud para pasar inadvertido. Los asesinatos y su forma de ejecutarlos (al menos en lo visto hasta el momento) no han sufrido variación alguna.

Reconozco que me ha agradado que hayan vuelto las conversaciones post-mortem con los enemigos importantes de las primeras entregas. Ese dialogo en el que íbamos conociendo más sobre la trama o sobre el personaje asesinado. Recuperar eso creo que ha sido todo un acierto.

Por el extenso mapa de este juego nos vamos a encontrar a los enemigos poderosos que llevan un par de entregas pululando por los caminos que nos pondrán las cosas muy difíciles. Incluso podemos escuchar el familiar sonido de un cuerno cuando están cerca de nuestra posición.

Aquí el famoso drakkar no tendrá la importancia que han tenido los barcos en otras entregas, como Odyssey, pues aquí lo usaremos únicamente para navegar por los ríos. Mis queridas y adoradas batallas navales de Black Flag han desaparecido para mi desgracia. Rezaré a Odín para que algún día regresen y pueda emular a Jack Sparrow de nuevo.

Empezamos con las novedades, aunque ya he mencionado algunos cambios que ha habido con respecto a los títulos anteriores. El sistema de experiencia se mantiene igual pero con la salvedad que iremos gastando los puntos de habilidades en diferentes ramas (que se irán descubriendo conforme avancemos) con forma de constelaciones y que me recuerdan mucho a lo visto en Final Fantasy X. Desde aumento de daño en ataques ligeros, mayor resistencia, más salud o habilidades especiales como poder detectar a los enemigos ocultos.

Raventhorpe, nuestro sentamiento, toma mayor importancia y tendremos que ir ayudando a que crezca, ya sea construyendo edificios o consiguiendo alianzas con las zonas limítrofes. Aquí es donde entran “los saqueos” a monasterios cercanos para robar materiales y los tesoros de sus cofres y así tener todo lo necesario para hacernos crecer como pueblo.  También podremos encontrar minerales para mejorar nuestras armas, armaduras y engarzarles runas para dotarlas de habilidades especiales o gastar la plata encontrada en entrenar a nuestras monturas con nuevas destrezas.

Este añadido me ha resultado muy interesante, al menos en lo jugado hasta el momento y tengo muchas ganas de ver cómo afecta eso a la historia principal.

Dos cosas que quiero resaltar que me han gustado mucho son las batallas de escarnios, que vienen a ser duelos de raperos en el siglo IX, y las partidas del juego de dados llamado Orlog. He pasado más de uno y dos horas enganchado a ese maldito juego.

La banda sonora compuesta por Jesper Kyd (un conocido de la saga) con la colaboración de  Sarah Schachne y Einar Selvikme parece muy buena. En algunas webs he leído que nos encontramos ante la mejor de la franquicia pero yo estoy en desacuerdo ya que el trabajo que realizó Brian Tyler en Black Flag me parece superior.

Por ultimo diré que el nivel de personalización del personaje (algo muy normal en los RPG de toda la vida) me ha gustado, contando con tatuajes, peinados y bello facial. Soy muy fan de jugar con los aspectos en los juegos en los que me lo permiten.

Estas son mis primeras impresiones de este título al que le tenía muchas ganas.  Seguro que me he dejado alguna que otra cosa en el tintero pero quería hacer este análisis tras 12 horas de juego. Vamos a ver como se desenvuelve a nivel de trama y si tengo entre manos un videojuego que será uno de los grandes dentro de la saga.

Sitio oficial de Assassin’s creed: Valhalla.

Artículo de Miguel de Lys con los títulos de la franquicia ordenados de peor a mejor.

Nos vemos en los atrios del Valhalla, donde los valientes viven para siempre.

el autor

Amante de DC desde que ví Batman de Tim Burton en la gran pantalla. Crecí con los vídeos Beta y VHS y visitando casi a diario unos lugares extintos llamados videoclubs. Seguidor acérrimo de las tardes de sofá y series, del cine y del "buen" cine más aun. Jugador de rol desde los 14 años y jugador de videojuegos desde los 20. Muy cliché durante gran parte de mi vida.

Deja tu comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad