InicioCineReseña Basura | Vampiros: Los Muertos (2002). Ni a propósito se puede...

Reseña Basura | Vampiros: Los Muertos (2002). Ni a propósito se puede hacer peor

‘Vampiros: Los Muertos’ es la secuela de la cinta dirigida por John Carpenter, que seamos sinceros, tampoco era nada del otro mundo. Aunque ahora, tras haber visto esta segunda entrega, reconozco que no era tan mala. Creo que el cineasta todavía se estará arrepintiendo de ver su nombre asociado a tremenda bazofia.

Que alguien le clave una estaca a esta película

Hacía ya demasiado tiempo que no visitaba la sección de ‘Reseñas Basura’,  hace ya más de un año desde esa ‘Mortal Kombat: Aniquilación’. De tanto en tanto hay que volver a la sana costumbre de ver ‘Cinema di merda’.

Para esta ilustre ocasión he recuperado una cinta que alquilé en su día (llamadme loco) para ver si el cantante de uno de mis grupos favoritos podía mejorar a James Woods. SPOILER: Ya os digo yo que ni por asomo le llega a la altura de los zapatos.

Vampiros

Jon Bon Jovi se echa a los hombros esta cinta que destila mala dirección y calidad en cada minuto del metraje. Las dotes actorales del cantante de New Jersey están al mismo nivel que las de Steven Seagal o Tommy Wiseau.

No transmite ninguna emoción en su actuación y eso que he tenido la suerte de haberla visto doblada al castellano, en versión original debe ser infumable.  Alabo el trabajo de los actores de doblaje hoy más que nunca.

Si a un actor protagonista que no funciona le sumamos un guion que hace aguas en cada diálogo y escena que cuenta pues ya podemos cerrar que está todo el pescado vendido. La trama cae en todos los clichés en los que se puede tropezar, coge parte de la historia de la primera entrega y la destroza vilmente.

Derek Bliss es nuestro cazador experimentado que se ve obligado a formar un nuevo equipo para enfrentarse una vampiresa muy poderosa llamada Una (Arly Jover). Como es de esperar, cada personaje debe ser un arquetipo andante mal explicado: El aprendiz (Diego Luna), el sacerdote que oculta un secreto (Cristian de la Fuente), un tipo duro (Darius McCrary) y una mujer (Natasha Wagner) que comparte un conexión psíquica con la vampiresa y aleja su sed de sangre gracias a un fármaco. Nada nuevo en el horizonte.

Tommy Lee Wallace (amigo de Carpenter) se sienta en la silla de director para entregarnos este despropósito que deja en mal lugar a los vampiros. Estas criaturas deberían llevar al cineasta al tribunal de La Haya por la afrenta y daños morales que les ha ocasionado.

La forma torpe y atropellada con la que avanza la historia es casi de risa, con escenas de acción de segunda división y alguna que otra transición tan brusca que molesta a la vista.

Todo está mal aquí, desde la decapitación de un vampiro frente a una decena de testigos sin que ocurra nada, hasta la escena en la que un experimentado cazador, Ray Collins, convenientemente duerme fuera de la caravana y se deja realizar sexo oral por la vampiresa. Con lo que conlleva el comienzo de su transformación.

Supongo que la idea era el momento dramático de la muerte de este personaje a manos de sus propios amigos, pero no funciona para nada.

Si hablamos de la villana es simplemente una mujer que se dedica a caminar raro y hacer un sonido parecido al de un gato bufando.  Valek (el villano de la primera entrega) tenía cierto carisma y presencia que esta antagonista no tiene en ningún momento.

Podríamos decir que los efectos prácticos y especiales funcionan pero sería mentir. Cuando Derek acaba con la primera vampiresa y arrastra su cuerpo por la calle podemos darnos cuenta que es un muñeco vestido como la actriz.

Conclusión

Infumable y sin la chispa que tenía la primera entrega que pese a no ser nada del otro mundo, funcionaba y nos podía hacer pasar un buen rato.

Vampiros de John Carpenter podía compararse con ‘Abierto hasta el amanecer’ con ese estilo western del que esta carece.

‘Vampiros: Los Muertos’ destila mal gusto y es un intento torpe por sacar partido a la buena acogida de la cinta del director de ‘La Cosa’.

Ni la historia ni los actores están a la altura y devalúan un producto de una notable mala calidad.

No se acerquen a esta cinta ni con un palo, a no ser que sea para echarse unas risas y beberse un chupito para vez que haya un dialogo tonto.

Resumiendo, ‘Vampiros: Los Muertos’ es una versión marca blanca de la de John Carpenter.

Un saludo desde el sótano de la Batcueva.

Juanma Martín
Juanma Martín
Amante de DC desde que ví Batman de Tim Burton en la gran pantalla. Crecí con los vídeos Beta y VHS y visitando casi a diario unos lugares extintos llamados videoclubs. Seguidor acérrimo de las tardes de sofá y series, del cine y del "buen" cine más aun. Jugador de rol desde los 14 años y jugador de videojuegos desde los 20. Muy cliché durante gran parte de mi vida.

2 COMENTARIOS

  1. Hola Juanma: muy buena reseña. Desafortunadamente (o afortunadamente, no sé) no la he visto, pero qué pena ver el nombre de Tommy Lee Wallace involucrado en esto. Él dirigió una gran adaptación en miniserie de It y una secuela bastante digna y potable de Noche de Miedo, además de algunos episodios de una de las más injustamente olvidadas series de ciencia ficción de los ochenta: Max Headroom. En fin, la gente decae. Un abrazo, Juanma…

    • Hola Rodolfo
      Todos tenemos un mal día y parece ser que Wallace tuvo todo el rodaje entero de días malos. Este largometraje tira por el barro el trabajo de Carpenter.
      Un saludo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

‘Vampiros: Los Muertos’ es la secuela de la cinta dirigida por John Carpenter, que seamos sinceros, tampoco era nada del otro mundo. Aunque ahora, tras haber visto esta segunda entrega, reconozco que no era tan mala. Creo que el cineasta todavía se estará arrepintiendo...Reseña Basura | Vampiros: Los Muertos (2002). Ni a propósito se puede hacer peor