InicioCineReseña de Thor: Love and Thunder (2022), la epopeya que se salva...

Reseña de Thor: Love and Thunder (2022), la epopeya que se salva cuando huye del humor.

Aunque los últimos años nos traen multitud de superproducciones superheroicas, Marvel eligió el verano, época tradicional para el blockbuster, como fecha de estreno de Thor: Love and Thunder, película número 29 de este Universo Cinematográfico de Marvel que vamos a analizar en este artículo.

¿Queréis saber qué me ha parecido?

El Dios del Trueno (Chris Hemsworth) emprende un viaje que no se parece en nada a lo que se ha enfrentado hasta ahora: una búsqueda de la paz interior. Pero el retiro de Thor se ve interrumpido por un asesino galáctico conocido como Gorr el Carnicero de Dioses (Christian Bale), que busca la extinción de los dioses. Para hacer frente a la amenaza, Thor solicita la ayuda del Rey Valkiria (Tessa Thompson), de Korg (Taika Waititi) y de su ex novia Jane Foster (Natalie Portman) que, para sorpresa de Thor, empuña inexplicablemente su martillo mágico, Mjolnir, como la Poderosa Thor. Juntos, se embarcan en una aventura cósmica en la que tendrán que descubrir el misterio de la venganza del Carnicero de Dioses y detenerlo antes de que sea demasiado tarde.

Todas las películas de Marvel en orden cronológico

Thor: Love and Thunder no es una película más del Universo Cinematográfico de Marvel. De hecho, es bastante especial. En primer lugar, porque se trata de la primera película de personaje individual que llega a una cuarta entrega. En segundo lugar, es la única película con el protagonismo de un personaje de la vieja guardia de los Vengadores originales (quitando la precuela Viuda Negra). En tercer y último lugar, esta es una película de Taika Waititi.

A Taika Waititi se le conoce por su faceta cómica en Lo que hacemos en las sombras. Un talento por el cual fue fichado por Disney para la tercera entrega de Thor. Ragnarok, odiada y amada a partes iguales, rompió con la tradición del Dios del Trueno regio para mostrar una vis cómica que, a excepción de Infinity War, no hemos dejado de ver. Posteriormente, se ganó el aplauso de la crítica en la sobrevalorada Jojo´s Rabbit, lo que le ha dado carta blanca por parte de Disney.

Y esto es muy importante, porque el Universo Cinematográfico de Marvel se caracteriza por lo impersonal de sus directores y hay pocas películas de autor. En este sentido, Thor: Love and Thunder es puro Waititi. Para bien o para mal.

Thor: Love and Thunder es una película que descoloca porque está tremendamente descompensada. La primera hora y cuarto es un desparrame, un Ragnarok a la enésima potencia donde el humor made in Waititi no para de sucederse en situaciones que no cuadran con lo que estamos viendo. Porque lo que cuenta Love and Thunder es tremendamente dramático, pero la manera de enfocarlo es a través de un humor infantil que a algunos encandilará, pero que a mí me descoloca.

El personaje de Thor es, literalmente, insoportable, aunque puede cuadrar dentro de ese proceso depresivo que lleva viviendo desde el final de Infinity War (de largo, el mejor Thor que hemos visto en el Universo Cinematográfico de Marvel). Tras los sucesos de Endgame, en los que el personaje atraviesa por una depresión atípica, aquí vemos a un Thor prácticamente maníaco, en una euforia impostada que viene a protegerle de lo mal que gestiona su soledad.  

Nuestro análisis psicológico de Vengadores: Endgame. Heroismo, pérdida y resiliencia. 

En este sentido, todo el tramo con los Guardianes de la Galaxia o, incluso, el primer encuentro con Jane Foster están tan fuera de contexto que es imposible entrar en la película.

Una vez que empezamos a darnos cuenta que la película no va a tomarse en serio en ningún momento, llegamos al clímax cómico de la cinta con la intervención del Zeus de Russell Crowe.

Pero, insisto, nada de esto es positivo. La película descoloca, no te crees a los personajes y sus motivaciones son muy débiles o podrían dar más de sí.

Entonces, la película cambia de tercio y se vuelve algo más seria a medida que aparece el villano, ese Gorr con el rostro de Christian Bale. De largo, lo mejor de la cinta. En vez de un espadachín caracterizado por su fisicidad, Bale parece el lunático líder de una secta, un personaje terrorífico que parece estar en otra película.

Buena prueba de ello es la secuencia en el Reino de las Sombras, probablemente la mejor escena de lo que llevamos de Fase 4, cuya sola existencia ya justifica el visionado de la película.

Es en esta vertiente más seria donde la película se engrandece. Cualquier historia se puede enfocar desde distintos tonos, pero Thor se merece un tono más serio, por mucho que las dos primeras entregas fueran sendos bodrios. Sobre todo, porque Love and Thunder es una historia tétrica que pedía a gritos más oscuridad.

En definitiva, Thor: Love and Thunder es la película más personal de lo que llevamos de Fase 4, para bien y para mal. Una trama que se pierde de manera frustrante en lo cómico para emerger en su último tercio como una epopeya oscura sobre lo trágico de la soledad gracias a la magnética interpretación de un Christian Bale que se come la pantalla.

¡Un saludo y sed felices!

¡Nos leemos en Las cosas que nos hacen felices!

Fernando Vílchez
Fernando Vílchez
Médico residente. Intento aprender como si viviera para siempre. Intento vivir como si hoy fuera mi último día...con las cosas que me hacen feliz.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Reseña de Thor: Love and Thunder (2022), la epopeya que se salva cuando huye del humor.Aunque los últimos años nos traen multitud de superproducciones superheroicas, Marvel eligió el verano, época tradicional para el blockbuster, como fecha de estreno de Thor: Love and Thunder, película número 29 de este Universo Cinematográfico de Marvel que vamos a analizar en este artículo. ¿Queréis...