Reseña de Black Jack 3. Tercer tomo del peculiar médico de Osamu Tezuka

0

Black Jack … Acerca de él, nada se sabe aparte de su nacionalidad japonesa; su verdadero nombre y orígenes permanecen ocultos. ¡Sin embargo, su genial habilidad en el quirófano tiene fama de tener dimensiones divinas!

Introducción

Planeta Cómic sigue adelante con su recopilación de Black Jack, dentro de su Biblioteca Tezuka. Ambicioso proyecto con el que Planeta está recuperando y/o publicando por primera vez, para el mercado español, el grueso de la producción del llamado dios del Manga. Apodado así por sus decisivas contribuciones en la construcción del estilo del tebeo japonés. En el caso de la reseña que nos ocupa, decir que es el tercer tomo, de una serie de ocho, que busca publicar las historias de este peculiar médico de Osamu Tezuka, que bien podría haber sido él, ya que Tezuka, como ya he indicado en los posts de los tomos anteriores, había estudiado medicina. Te dejo los enlaces de mis reseñas a los mismos:

Más sobre el pasado de Black Jack, entre otras cosas

Tezuka continúa contándonos más cosas sobre el pasado de Black Jack. Así, en este tomo conocemos a la niña cuya imagen sirvió de inspiración a Black Jack para recrear a su ayudante Pinoko, tras verla en una revista médica. Una niña muy enferma como resultado de la contaminación de una fábrica, la cual soborna al médico de la localidad para que emita un informe favorable a la misma. Este, al final, se negará al chantaje y casi le cuesta la vida. Ya en este Manga de los 70 vemos como Tezuka critica el excesivo poder de algunos empresarios, que se comportan como mafiosos, hasta el punto de que otro, en otra historia, es capaz de intentar asesinar a su hijo para que este no saque a la luz la mala praxis de su empresa.

Se nos presenta al padre de Black Jack, el cual había abandonado, tanto a él como a su madre, para irse al extranjero con otra mujer. Ahora, tras amasar un fortuna, busca la ayuda de su hijo para que le practique una operación de cirugía estética a su mujer, cuya cara a quedado gravemente deformada tras curarse de la enfermedad de Hansen. Black Jack le restaurará la cara pero con la apariencia de su madre biológica, buscando darle una lección a su padre.

Asimismo sabremos del trauma que le supone operar un neurotórax valvular porque él mismo lo desarrollo tras el accidente de niño que casi le cuesta la vida. Sólo la ayuda del venerable Doctor Yamadano, que investiga su pasado para conocer los motivos de sus bloqueos al practicar dicha operación, le ayudará a superar ese miedo.

Además de llevar a cabo una explicación médica del vampirismo y de la licantropía, Black Jack tiene otro encuentro con su némesis, el Doctor Kiriko. ¿Qué pasará cuándo el mayor experto en eutanasias compita con Black Jack siendo el paciente su padre? Otro encuentro, ligado a al pasado de nuestro protagonista, será con la hija del Doctor Honma, a la que cura del síndrome de Cushing. El Doctor Honma fue la persona que salvó a Black Jack del mencionado accidente que tuvo de niño.

Estos son algunos ejemplos de las historias que puedes encontrar en este tercer tomo de Black Jack.

Valoración del tomo 3 de Black Jack

Si te ha gustado el estilo de los tomos anteriores, te gustará este. Tezuka sigue utilizando el formato de historia corta con moraleja, siendo el nexo entre estas historias la sucesiva aparición de personajes como la mencionada Pinoko o el Doctor Kiriko. Tezuka no deja títere con cabeza y lleva a cabo una crítica de todo. El uso indiscriminado e irresponsable de la energía atómica, las prácticas corruptas de empresarios, gobernantes y médicos, el precio de la fama, el terrorismo o el maltrato animal, son algunos ejemplos. Todo ello desde la figura del Doctor Black Jack, cuya actitud, en apariencia cínica y egoísta, es una estrategia de Tezuka para sacar a la luz muchos de los males de nuestra sociedad.

Comentar también que Tezuka, gracias a su formación medica, sigue mostrando, con todo lujo de detalles, todas las operaciones que lleva a cabo Black Jack y explicando todas las enfermedades a las que se enfrenta. Si bien hay que hacer estas lecturas en su contexto, entendiendo que mucha de la información que proporciona el autor ha ido variando al evolucionar la medicina. Aún así he visto pocos Mangas en el que se muestren intervenciones quirurjicas tan detalladas. ¡Casi parece que estés en el quirófano observando! Eso si creo que hay que destacarlo. Dejando aparte que, en este Manga, el misticismo, la ficción y la medicina, son en ocasiones difíciles de diferenciar. Lo dicho, es un producto de su tiempo.

Espero que te haya gustado este post. Si es así, ¡comenta y comparte! ¡Muchas Gracias!



el autor

Friki del Cómic en particular y de la Cultura Pop en General, Administrador y Bloguero de Las Cosas que nos hacen felices. Licenciado en Filosofía, Máster en Gestión Cultural. Diplomatura en desarrollo WordPress, Social Media Manager, Community Manager, Content Manager y Bloguero de una Institución Cultural Universitaria y miembro fundador del blog de Cultura Pop DYNAMIC CULTURE (www.dynamicculture.es). Cursos de S.E.O., Analítica Web, Community Manager y Marketing de Contenidos. Siempre aprendiendo y tratando de encontrar mi lugar en la vida, intentando disfrutar con lo que hago para que merezca la pena.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
- ¿Piensas en la venganza? Se lo que es... Puede romper tu alma... o convertirse en un arma. - Basta de cortesia, lucharemos como lobos.…