InicioCómicsReseña de El Cabronazo 1 – Flipando en Colores. El espía más...

Reseña de El Cabronazo 1 – Flipando en Colores. El espía más asqueroso del mundo hará que nos partamos de risa

Panini publica en España El Cabronazo, la última obra de Rick Remender, uno de los grandes guionistas de la actualidad. Tanto es así que se puede permitir el lujo de dejar de trabajar para las grandes editoriales y centrarse en sus creaciones independientes, publicadas en Giant Generator, su propio sello dentro de Image. Ciencia Oscura, Clase Letal, Low o Death or Glory son algunas de sus obras dentro de este sello a la que ahora se une este El Cabronazo, un cómic atípico con un título sin duda llamativo y que es una traducción un tanto libre del original The Scumbag (cuya traducción más literal sería El Cabrón).

Este cómic viene a ser una parodia de las películas de James Bond, donde el protagonista es un individuo llamado Ernie Ray Clementine que se inyecta accidentalmente un suero (recordando al del Supersoldado del Capitán América) que le convierte en el más poderoso espía del mundo. Pero hay un pequeño problema. Sus poderes sólo se activan cuando tienes motivaciones y pensamientos nobles y eso es algo complicado cuando eres un yonki, pervertido, machista, analfabeto, soez y asqueroso cuya máxima en la vida es que la fiesta no pare. Y ahora sólo el bueno de Ernie puede salvar al mundo de la amenaza de una malvada organización con “aires muy nazis” (no, no es Spectre). La buena noticia es que contará con la ayuda de la agencia gubernamental Autoridad Central que le pondrá como compañera a la eficiente Hermana María para intentar llevarlo por el buen camino.

Con estos mimbres está claro que nos vamos a encontrar con el Remender más desatado que disfruta haciéndoselas pasar canutas al bastardo de Ernie mientras da rienda suelta a la crítica social más descarnada enfrentando al protagonista a una organización que recuerda muy mucho a los postulados de la extrema derecha.

¿Se puede caer más bajo?

El guionista basa gran parte del atractivo de la historia en la personalidad del protagonista, algo realmente curioso ya que Ernie es tan mal bicho que es imposible empatizar con él. Aun así, las ocurrencias que salen de esa mente tan desequilibrada que tiene no dejan de ser muy divertidas, sobre todo cuando tiene que actuar como un gran Superespía con sus propios gadgets que en este caso son un maletín lleno de drogas o unas barras de dinamita usadas como nunchaku.

Aunque no deja de ser una lectura entretenida hay un pequeño problema. Los protagonistas, tanto los “buenos” como los “malos” están todo el tiempo haciendo soflamas políticas, da igual que estén en medio de una negociación, en una orgía, o en una pelea que puede decidir el destino del mundo. Unos y otros nos cuentan lo que opinan de inmigración, del feminismo, del ecologismo y demás temas sociales mientras desfilan por las páginas del tomo intentando imponer su visión del mundo. Al principio es algo interesante que da más profundidad a una trama ligera como la que estamos leyendo, pero acaba haciéndose un tanto pesado. Menos mal que para desengrasar tenemos un montón de escenas que van desde lo más grotesco a lo más escatológico (atención al primer número de la serie) que no dejan de sacarnos muchas sonrisas y algunas carcajadas.

El nacimiento de un héroe… o lo que sea Ernie

Además, Rick Remender es un tipo muy listo y siempre sabe rodearse de buenos artísticas para ilustrar sus guiones. En esta serie se ha dado el gustazo de contar con un dibujante distinto para cada número empezando por un Lewis LaRosa que marca el tono a seguir y continuando con Andrew Robinson, Eric Powell, Roland Boschi y Wes Craig. Todos tienen un estilo similar, lo que unido al trabajo en el color de todos los números de Moreno Dinisio, permite que El Cabronazo tenga una gran homogeneidad gráfica a pesar de estar ilustrada por tantos artistas diferentes.

La Hermana María en acción

La edición de Panini recoge los primeros cinco números de la serie (tendrá continuación) en un tomo encuadernado en cartoné de 152 páginas en las que se incluyen las portadas originales (separando cada número) y todas las portadas alternativas. También contiene un prólogo y un epílogo firmados por Lidia Castillo. El precio de venta es de 22 euros.

En resumen, estamos ante una historia con varios niveles de lectura que permite a Remender presentar una trama que es una divertida sátira de las historias de espías y a la vez una crítica social que despelleja sin piedad la ideología ultraconservadora. Por eso es un cómic que gustará a aquellos que quieran entrar en el juego del autor, disfrutando de las disparatadas ocurrencias de un protagonista que es uno de los personajes más deleznables y asquerosos que jamás hayamos visto en viñetas, pero que aún así, no deja de tener su carisma. Habrá que ver si Remender puede controlar su creación, ya que si Ernie llega a redimirse y ser buena persona perderá eso que le hace especial, pero tampoco es posible estirar el chiste hasta el infinito. De momento, yo voy a esperar con impaciencia el siguiente volumen ya que quiero seguir riéndome de este Cabronazo.

Juanjo Avilés
Juanjo Avilés
Licenciado en periodismo, apasionado de los comics, las (buenas) series de televisión, el cine, los videojuegos y los juegos de mesa... vamos, soy un frikazo total, siempre a vuestro servicio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS