IniciocomicsReseñas de cómicsEl cómic de la semana: Análisis de Ciencia Oscura. El Multiverso según...

El cómic de la semana: Análisis de Ciencia Oscura. El Multiverso según Rick Remender

Bienvenidos un sábado más a la sección de los amantes del cómic. Bienvenidos a «El cómic de la semana»Hoy tenemos un especial “Análisis de Ciencia Oscura”. El Multiverso según Rick Remender

Siguiendo con los análisis de las grandes obras ya finalizadas de Image Comics, esta vez le toca el turno a Ciencia Oscura, la personal obra de ciencia ficción escrita por Rick Remender e ilustrada por los artistas Matteo Scalera y Dean White que en España está siendo publicada por Norma Editorial (incluso con un formato a todo lujo que complementa la edición estándar y que permite apreciar mucho mejor el arte de Scalera). 

Remender es un escritor que siempre se ha caracterizado por dotar a sus obras de una gran personalidad y un fuerte trasfondo social. Da igual que escriba para Marvel una gran saga de un Capitán América malvado o que se encargue de un cómic de creación propia como Clase Letal, donde la historia de una escuela de jóvenes asesinos esconde una profunda reflexión de la vida en los EE UU de los ochenta. El escritor siempre se va encontrar la manera de ofrecer una obra entretenida con una lectura a varios niveles, y eso (casi) siempre es algo digno de tener en cuenta. 

¿Una dimensión de Sapos humanoides? Estoy y mucho más en Ciencia Oscura
¿Una dimensión de Sapos humanoides? Estoy y mucho más en Ciencia Oscura.

Por eso cuando anunció que iba a escribir una saga de ciencia ficción para Image, sus fans no pudimos estar más contentos. Había que ver qué nos podía ofrecer la imaginación de Remender libre de cualquier injerencia editorial (es lo bueno que tiene trabajar para una independiente) y en un género que ya había tratado con acierto en obras anteriores (Fear Agent). 

La trama de Ciencia Oscura no puede ser más arquetípica. Un grupo de científicos encabezados por el doctor Grant McKay inventan una máquina llamada El Pilar que permite el viaje por realidades alternativas buscando así conseguir en otros mundos las soluciones a los problemas que aquejan el nuestro. Pero algo sale mal y los científicos, acompañados por los hijos de Mckay (Nathan y McKay), quedan atrapados en un viaje sin fin, saltando sin control de una realidad alternativa a otra. 

El peligro está en cada esquina de cada dimensión alternativa.

Si hay que resumir de alguna manera esta obra se podría decir que es la visión personal del autor sobre el multiverso, llevada esa idea a su extremo. El concepto se puede resumir en ¿qué pasaría si se creara una nueva dimensión por cada decisión que toma cada ser vivo desde el origen de la vida en la Tierra? Desde este punto de vista las posibilidades son infinitas y Remender se encarga de remarcar esta idea y llevarla hasta sus últimas consecuencias cuando los protagonistas viajan al centro de este Multiverso (que visualizan como una cebolla con varias capas) para descubrir el núcleo de la existencia.

Ni que decir tiene que este viaje traerá funestas consecuencias con las que los personajes tendrán que lidiar al final de la serie. Remender toma ideas de muchos sitios (por ejemplo, es imposible no acordarse de los 4 Fantásticos siendo Grant Mckay una especie de copia deslucida de Reed Richards) para ofrecernos una obra compleja que va mucho más allá de lo que pueda parecer a primera vista.

Sí, en Ciencia Oscura vamos a ver los elementos clásicos que esperamos de un viaje por el multiverso: realidades a cada cual más bizarra y extraña, copias de los protagonistas provenientes de otras dimensiones, giros de guion inesperados… Pero el escritor usa todos estos elementos para hablarnos de cosas mucho más complejas. 

La familia, uno de los motores de Ciencia Oscura.

El grupo de Mckay tiene el sobrenombre de La Liga Anarquista de Cientificos, toda una declaración de intenciones ya que quiere anteponer su visión del uso de la ciencia para ayudar a la humanidad contra las intenciones de la empresa que les paga que sólo busca sacar provecho económico del invento. Esa idea del buen científico luchando contra el sistema es el motor principal de los primeros números de la serie, sobre todo a través del enfrentamiento del propio Mckay contra Kadir, el supervisor encargado del proyecto que también acaba atrapado en el viaje entre realidades.  

Pero pronto se darán situaciones que abrirán el foco hacia otros temas que también interesan al autor. Muy importante acabará siendo el sentimiento de culpa de Mckay por haber dejado de lado a su familia en favor de su trabajo. Nuestro protagonista no es un buen tipo y aunque su papel como científico puede ser lo que le define, será su labor como padre y esposo lo que se situará en el centro de la que acabará por ser la trama principal de la serie. 

En principio parece muy buena idea eso de ir tratando temas más profundos mientras asistimos a las aventuras de La Liga Anarquista de Científicos saltando de dimensión en dimensión. El problema viene cuando Remender se dedica a divagar y decide que le importa más tratar los temas psicológicos o sociales que la propia aventura.

Hay varios ejemplos de esto. El primero es cuando Mckay queda varado el sólo en una dimensión cuyo único objetivo es psicoanalizar durante varios números al personaje. Otro ejemplo se da más adelante, al visitar a otra dimensión que tiene como objetivo hacer una terapia de pareja entre Mackay y su esposa, siendo esta relación (y el triángulo amoroso con Kadir), otro de los ejes de la serie. 

En esta dimensión Grant McKay tendrá que enfrentarse a sus demonios personales.

Está bien que las historias de ciencia ficción vayan más allá y traten temas más profundos. Es algo típico de género que hemos visto en muchos cómics, libros o películas. Pero siempre como algo que no se coma el relato principal, que es lo que ocurre aquí muchas veces. 

El trabajo artístico en Ciencia Oscura

Por otro lado, el trabajo de Matteo Scalera en el arte de la serie es realmente asombroso. El dibujante se las apaña para usar distintos registros que van desde lo espectacular a lo caricaturesco con algunos personajes (esa nariz de Grant Mackay…) que le dan un aire pulp a la obra que le sienta como un guante. Los diseños de los mundos y paisajes (y sus pobladores) que visitamos son realmente buenos, rozando en algunos casos lo surrealista.

Además, la narrativa gráfica de la que hace gala facilita la lectura a la vez que hace muy sencillo el ir identificando a los personajes, haciendo que las escenas de diálogos (mucho más abundantes de lo que pudiera parecer a primera vista) sean tan atractivas como los momentos de acción, que también lucen impresionantes. 

Mención aparte merece el colorista Dean White, quien con sus espectaculares y brillantes colores unidos al constante movimiento que Scalera da a sus dibujos, hacen que el conjunto de la serie exprese muy bien la idea de aventura extraña. Un sobresaliente para el apartado gráfico de la serie, que acaba siendo uno de sus elementos característicos 

Así acabará siendo La Liga Anarquista de Cientificos.

En resumen, aunque la idea de partida de Rick Remender y su visión del multiverso sean muy sugestivos, la trama se acaba resintiendo un poco cuando el escritor se pone a divagar y presentar elementos que van más allá de lo que la historia pide. Esto hace que Ciencia Oscura sea un cómic muy personal, con un marcado sello de autor, pero al final su lectura, aunque interesante, acabe siendo un poco pesada. Al menos el impresionante arte de Matteo Scalera hace que merezca mucho la pena detenerse en apreciar sus dibujos y sus alocados diseños, haciendo que el dibujante acabe siendo el verdadero protagonista de la serie. 

Juanjo Avilés
Licenciado en periodismo, apasionado de los comics, las (buenas) series de televisión, el cine, los videojuegos y los juegos de mesa... vamos, soy un frikazo total, siempre a vuestro servicio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad