Reseña de: Goblin Slayer. La leyenda del tipo que solo mata goblins

0

Una de las series más destacadas del pasado 2018 fue Goblin Slayer. Con un universo crudo y violento, este anime lanza un puño cerrado directo a la boca de lo políticamente correcto. Con uno de los primeros capítulos más impactantes de la historia del anime, (muy del palo de Elfen Lied) nos presenta una historia intrigante llena de traumas:

“En un mundo medieval regentado por gremios, una sacerdotisa inexperta se une a su primer grupo de aventuras. Siendo todos muy jóvenes y con poca experiencia bélica, deciden aceptar una misión de exterminio de goblins, ya que se dice que estás criaturas son torpes y débiles. Por cuestiones que merece la pena no mencionar y que es mejor que se experimenten de primera mano, digamos que la misión no termina precisamente bien. Es aquí cuando aparece un extraño personaje, equipado con una armadura cuyo casco impide ver su rostro. Poco se sabe de él, únicamente que es un aventurero de nivel plata, pero que nunca se ha enfrentado a ninguna otra criatura que no sea un goblin. Los miembros del gremio de nivel más alto afirman entre bramidos que su nivel es inmerecido ya que es un cobarde que se limita a perder el tiempo con criaturas débiles e inmundas, en lugar de enfrentarse a dragones o demonios. Sin embargo, el motivo que oculta las intenciones de Goblin Slayer es mucho más profundo…”

El proceso de depuración por el que ha pasado esta historia hasta llegar al anime ha sido un poco largo, pero ha servido pero descubrir qué es lo que la hace especial. Nacida de una serie de novelas ligeras, escritas por Kumo Kagyu e ilustradas por Noboru Kannatuki, pronto contó con una adaptación al manga hecha íntegramente por Kōsuke Kurose, de la mano de Square Enix, que a día de hoy cuenta con 5 volúmenes aunque todavía se encuentra publicándose. Dicho manga todavía no ha llegado a España, pero no son pocas las peticiones que hay parar traerlo. De hecho podéis encontrar varias peticiones con sus respectivas respuestas en los foros de Editorial Ivrea. Tras una serie de spin-offs y teniendo visto y comprobado que el título funciona, era obvio que el anime iba a acabar llegando, y lo hizo, en forma de 12 episodios, hechos por White Fox, estudio de animación responsable de títulos como Akame ga Kill!, Re:Zero o Steins; Gate (además de uno de ser uno de mis estudios favoritos, pero eso es subjetivo).

Dirigido por Takaharu Ozaki y con una adaptación de guión por parte de Hideyuki Kurata, esta serie se alimenta del espíritu de los juegos de rol más clásicos, al más puro estilo Dragones y Mazmorras. Hay dos puntos clave en esta serie: las lunas y los dados. Siguiendo la historia tal y como nos la presentan, los dioses de este universo jugaban con el destino de sus habitantes, lanzando continuamente unos dados. Así pues, con esta clara referencia al mundo del rol, pretenden decirnos que todo en este mundo es estrategia. Dependiendo de cómo actúes acabarás vivo o muerto, dado que la cantidad de peligros que acechan no son pocos. Respecto a las lunas, ese es un misterio que debéis descubrir.

Se ha vendido esta serie como un anime violento y sangriento, sin embargo, más allá de la crudeza de su primer capítulo, no avanza más en esa línea. Nuestro protagonista mata goblins. Tiene sus motivos. Es metódico y no tiene carisma alguno. Nunca se le ve el rostro ni sabremos cuál es su nombre, porque no importa. Él solo mata goblins y así es como debe conocerse. Goblin Slayer. No hay una trama excesivamente heroica, no hay grandes batallas, no hay grandes romances ni se pretenden conseguir en ningún momento. La serie busca que reflexionemos acerca de la paranoia del personaje, de su obsesión enfermiza por los goblins, de su miedo, de su trauma y de las secuelas que puede generar un acto trágico en un ser humano normal. Una idea genial, con un tratamiento excelente, una música solemne y un simbolismo brillante.

Sus personajes son las razas clásicas del rol medieval fantástico. Un enano, una sacerdotisa, una elfa y un ser místico y poderoso que podríamos llamar hombre-lagarto, que atiende a esa raza rara que va rotando dependiendo del universo en el que nos encontremos, (en Skyrim por ejemplo, tienen a los Khajiitas que son hombres-gato). Ninguno tiene un desarrollo excesivo, no son más que apoyos en el viaje en línea recta de nuestro protagonista, y pese a que muchos de ellos intentan interactuar con él, Goblin Slayer siempre se mantiene distante, rudo, como si no supiese comportarse en sociedad.

Si buscas una serie de acción frenética, esta no es tu serie. Si buscas romances o aventuras épicas, esta no es tu serie. Esta es la historia de un hombre que solo mata goblins, si queréis saber por qué adelante. No va a ser agradable, su motivo es crudo, oscuro y triste… por eso los memes ayudan a llevarlo todo mejor.



el autor

Filólogo y friki. Defensor a ultranza del videojuego como arte. Adoro Japón con todo lo que ello implica y mi nombre es una falta de ortografía con más sentido de lo que parece.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Por razones más que obvias, últimamente es muy complejo salir de la tónica en el vasto y creciente mundo de las plataformas a nuestra disposición.…