Reseña de Horologiom 1. La búsqueda de la libertad en una sociedad mecanocrática

0

Horologiom es una forma antigua de referirse al reloj y es un nombre que le viene como anillo al dedo a la nueva obra del francés Fabrice Lebeault que Ponent Mon publica en España en un lujoso volumen integral que recoge los cinco primeros álbumes de la serie. Y le viene al pelo ya que esta historia nos presenta un mundo en la que todo, desde los robots hasta los propios individuos, funciona con la precisión del mejor reloj suizo dentro de una sociedad mecanocrática sometida a las leyes de la mecánica. 

Novedades de Ponent Mon para el segundo semestre de 2020

Los individuos tienen insertados en la cabeza una llave que es mecanismo de cuerda que elimina los instintos animales más básicos como las emociones, los sentimientos o la imaginación. Todo para lograr que sean los ciudadanos perfectos dentro de una sociedad perfectas siendo meros funcionarios trasformados en engranajes de la Gran Rueda.  

Portada de Horologiom

Portada de la edición de Ponent Mon de Horologiom

Pero en este mundo fantástico tan bien ordenado acaba por azar el joven Mariulo, un acróbata itinerante que pondrá patas arriba la situación al carecer de esa llave. Las dos facciones que pugnan por el poder (laicos y religiosos) van a querer usarlo bien para consolidar su poder o para alzarse con él. Pero Mariulo contará con algunos aliados que quieren acabar con la rígida civilización en la que viven, como el sabio Sacharine, otrora un alto funcionario que sabe que la “animalidad” que coartan las llaves es algo propio del ser humano que será malo o bueno dependiendo de cada individuo. 

Mariulo y Sacharine, protagonistas de la historia

El que Mariulo sea un extranjero en tierra extraña sirve al autor para presentar el mundo de Horologiom al lector a la vez que lo va conociendo el protagonista en un recurso que hemos visto mil veces. El joven y sus aliados sufren una persecución constante por parte de laicos y religiosos y que permiten a Lebeault enseñarnos cada rincón de esta compleja civilización. Todo en medio de complicados complots y recuerdos del pasado de los personajes que van desfilando por el relato y que sirven para conocer mejor este universo. El único problema es que, al ser un mundo tan complejo, con tantos conceptos inventados, el lector se puede encontrar perdido algunas veces. Tampoco es un problema tan grave, basta con leer con detenimiento y atención, pero hay que esforzarse un poco. 

Este curioso personaje será muy importante al final

Este entramado fantástico e interesante permite a Fabrice Lebeault reflexionar sobre muchas ideas que presenta al lector de forma divertida y que hacen reflexionar sobre un tema fundamental: la dicotomía entre el libre albedrio y el orden que están en constante pugna dentro de las sociedades modernas. 

El autor nos muestra una sociedad perfectamente jerarquizada y controlada, donde la población actúa como robots bajo el control de unos artefactos mecánicos que los tienen en sus manos. Los autómatas controlan la vida en la ciudad llegando al punto de que un tipo concreto de ellos son los encargados de dar cuerda a las llaves que los humanos tienen en las cabezas. Y cualquier incumplimiento de las normas conlleva la muerte (aunque no se habla de “asesinato” nunca, sino de “romper”, otro ejemplo más de los humanos no son más que mecanismos.) La sumisión de las personas a las leyes de la mecánica es algo total. 

Los robots organizan la vida de la ciudad

Pero es que además, los humanos que tienen altos cargos en esta sociedad y que pueden escapar un poco de este terrible control, están paradójicamente sometidos a sus más bajos instintos animales, esos que se suponen no pueden tener. El ansia de poder, el odio, la venganza, la avaricia e incluso la gula, son los motores que mueven a los dirigentes de Horologiom. 

Horologiom siempre crece hacia arriba 

Gráficamente, el trabajo de Fabrice Lebeault es soberbio. La serie brilla por su belleza y la creatividad de las decoraciones, los personajes y los engendros mecánicos que se ven subrayados por un uso de los colores básicos que subrayan el tono de la obra y de los que se encarga Florence Breton. El diseño de la ciudad es impresionante, con un uso de la arquitectura vertical que además tiene un sentido narrativo que queda claro al final del relato. Tanto humanos como robots como artefactos tienen un aspecto espectacular y todo invita a detenerse en cada viñeta buscando los mil y un detalles que el artista esconde en los poblados fondos de los escenarios. Todo ello sin que la claridad narrativa se resienta ni un ápice. 

Panorámica de la ciudad

Y para colmo todo el cómic está impregnado de un sutil sentido del humor que hace que se lea de manera muy fluida y siempre con una sonrisa en la boca. A esta fluidez también ayuda la edición de la obra en un integral que agrupa los cinco tomos que conforman el primer ciclo de la obra y que tiene un final rompedor e inesperado que supone un punto de arranque ideal para que Fabrice Lebeault nos cuente más aventuras de Mariulo y sus amigos. Quedarían por publicar dos albumes: Le ministère de la peur (2011) y Les couloirs changeants (2014), dos episodios independientes sin repercusión argumental en el primer arco que contiene este integral. 

 

En cuanto a la edición de Ponent Mon, pocos peros se le puede poder a un libro en cartoné muy bien encuadernado y con un papel de buena calidad. Esto, unido al tamaño del volumen, hace que los dibujos luzcan como se merecen. Lo único que se echa en falta es que no haya algún artículo que nos ponga en situación en cuanto al autor y en cuanto a la obra en sí misma. Además, tampoco se incluyen las portadas originales de los álbumes recopilados. Todo por 44 euros, un precio que puede parecer elevado, pero que, por el número de páginas totales y la calidad de la obra, merece la pena. 



el autor

Licenciado en periodismo, apasionado de los comics, las (buenas) series de televisión, el cine, los videojuegos y los juegos de mesa... vamos, soy un frikazo total, siempre a vuestro servicio.

Deja tu comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad