IniciocomicsReseña de Isola 1: El inicio de una saga de fantasía con...

Reseña de Isola 1: El inicio de una saga de fantasía con un dibujo cercano al cine de animación

Saludos a una nueva reseña de cómic. Tras haberme leído el primer tomo de “Isola”, la nueva saga de fantasía en formato cómic publicada por Image en los Estados Unidos, y aquí en España por Planeta Cómic, os traigo mis impresiones. El título no es engañoso, porque efectivamente, el dibujo que os encontraréis en Isola os hará sentir como si estuvieseis viendo una película de animación, ya sea del Studio Ghibli o cualquier otro.

Hay que comenzar diciendo que Isola es obra del guionista Brenden Fletcher (conocido por su labor en “Batgirl”), y el dibujante Karl Kerschl (conocido por su trabajo en “Academia Gotham”, además de haber ganado un Eisner por su serie “El abominable Charles Christopher”). A ellos les acompaña al color MSASSYK, corriendo la traducción a cargo de Diego de los Santos. Además, hay que mencionar que esta serie fue nominada a varios premios Eisner en el 2019, pertenecientes a las categorías de mejor serie nueva, portadista y dibujante. En resumen, que la obra ha aterrizado en nuestro país con un buen aval.

Y este tomo contiene el prólogo de Isola y los cinco primeros números de la serie. Sobre el prólogo, originariamente se publicó por partes en una colección donde trabajaba Fletcher, por lo que se agradece que aquí no haya que esperar y directamente podamos leerlo antes de la historia principal. Es cierto que sin dicha introducción se podrían leer igualmente los cinco capítulos, pero toda introducción al peculiar universo que nos ocupa se agradece para introducirnos más en el contexto.

¿De qué va este primer tomo de Isola? Os dejo la sinopsis oficial:

Un malvado hechizo ha caído sobre la reina de Maar, y la capitana de su Guardia Real hará todo lo posible para revertirlo. Su única esperanza está en una isla en los confines del mundo: un lugar que en las leyendas recibe el nombre de ISOLA, la tierra de los muertos.

Pues bien, en el prólogo podíamos conocer a la reina Olwyn en su forma humana, del mismo modo que se nos narraban los acontecimientos que terminaban con Rook como capitana de la Guardia. Esto es útil porque el primer número de la historia nos mete directamente en la situación descrita en la sinopsis: la reina tiene una forma animal como consecuencia de un hechizo, y tanto ella como Rook están huyendo del reino de Maar.

No os preocupéis, porque como suele pasar en muchas historias que comienzan de esta forma más fragmentada, poco a poco se nos va poniendo en antecedentes. A medida que vayan avanzando los capítulos no solamente sabremos más sobre cómo se convirtió la reina Olwyn en animal, sino también sobre la profundidad del vínculo que la une a Rook. Del mismo modo, se nos presentará la existencia de clanes de cazadores, que, conscientes de que Rook va acompañada de un animal que es la reina, las perseguirán a ambas.

Pero también conoceremos a los “moros”, personas que tienen una especial vinculación con la naturaleza y los animales, y que veneran a la reina. Y por descontado, iréis viendo cómo es el mundo en el que existe el reino de Maar, siendo la existencia de Isola, el lugar al que van todos los seres en su viaje final, un mito.

Hay que comentar que la labor de Fletcher con los textos, al ser un poco escueta por no tener demasiado texto en las páginas, queda un tanto eclipsada por el arte de Kerschl, pero a fin de cuentas hacen un buen equipo, porque el primero consigue que la narración, aunque demasiado lenta, sí sea inmersiva en el universo ficticio que ha creado, mientras que el segundo con su arte hace que tengamos la sensación de estar viendo una película de animación más que leyendo un cómic. Y precisamente el dibujo que os encontraréis en Isola hace que se perdone un poco el hecho de que la historia en sí no termine de enganchar, al menos en este primer tomo.

El color de MSASSYK va acorde al dibujo y brilla tanto en escenarios oscuros, como en otros totalmente luminosos, así como en otros que están entre ambas opciones, porque Isola es un viaje visual y el color juega un papel tan importante como el dibujo.

¿Merece la pena el tomo? Si nos ceñimos al dibujo, y por la frescura de este, SÍ. Como historia en sí DEPENDE, pues no termina de arrancar de una forma que haga que uno desee con locura lanzarse a por la lectura del segundo tomo cuando salga.

Apunta maneras como suele decirse, pero quizás ese ritmo de cocción tan lenta es algo que lastra las ganas que uno tenga de seguir la serie, la cual no siempre puede (ni debería) sostenerse únicamente sobre su estilo artístico. No obstante, al final la decisión sobre darle o no una oportunidad es vuestra. Por último, la edición es en cartoné, e incluye las portadas originales y las alternativas de cada número. ¡Hasta la próxima!

José Carlos García
Licenciado en Derecho por la Universidad de Granada. Guionista del cómic "Un disparo en el desierto" (Ediciones Traspiés, 2017), y colaborador en los fanzines "Hormigas" y "La Revistica" de Granada. Dos de mis aficiones son la lectura y la escritura, y sigo fomentándolas, leyendo cuanto puedo y escribiendo relatos o guiones de cómic para sus posibles publicaciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS