Reseña de James Bond: La caja negra, mejor en cómic que en cine

0

Reconozco que me sorprendió muchísimo saber que James Bond, el mítico agente 007, el protagonista de la saga más larga de la historia del cine, tenía su propia línea de cómics. Al rato, me percaté de lo absurdo de mi sorpresa. Al fin y al cabo, Bond, como Star Wars o Sherlock Holmes, es uno de los iconos cinematográficos más conocidos y su adaptación al noveno arte es una oportunidad para rentabilizar al personaje.

Tras los dos primeros volúmenes, que estuvieron a cargo del conocido Warren Ellis, que definió un Bond violento y oscuro, más en la línea del Daniel Craig de Casino Royale, recoge el testigo Benjamin Percy, guionista titular de Green Arrow y Teen Titans Renacimiento. Su Bond tiene un enfoque más lúdico, menos oscuro y, por ello, es más cercano al 007 cinematográfico.

La caja negra es una nueva misión secreta del agente 007, que debe investigar el origen de un ataque informático a los archivos personales de los principales miembros de los gobiernos de todos los países. Esta misión le llevará a Japón, donde conocerá a una ex agente que trabaja como asesina de criminales.

A estas alturas, es una obviedad decir que James Bond es un personaje fuera de su tiempo. Un agente cínico, misógino y violento cuya compañía femenina solía portar el cartel de florero. En este sentido, una trama centrada en el mundo tecnológico en el que vivimos contrasta con la personalidad de nuestro 007 chapado a la antigua, que prefiere escribir por carta que las redes sociales o ligar a la cara que utilizar Meetic.

El argumento, al más puro estilo bondiano (por poner un ejemplo, la surrealista Moonraker y la carrera espacial durante los años 70), refleja las preocupaciones propias de nuestro tiempo: el uso de la información digital, lo desprotegidos que nos encontramos en las redes, el escándalo wikileaks…

Eso no evita que Benjamin Percy sitúe a un James Bond de otra época, más parecido al carácter Connery que al actualizado Craig. Puede chocar el desprecio al peligro, la rapidez con la que nuestro protagonista atrae a las mujeres o lo exagerado del villano… pero es James Bond, ni más ni menos. Por mucho que su identidad se haya perdido en las últimas películas y el testigo lo haya recogido Kingsman.

El ritmo del cómic es rápido, tal vez demasiado. En cada capítulo veremos múltiples escenas de acción, gadgets propios del personaje y momentos de humor. Incluso habrá varias referencias a películas como la persecución en esquí de Al servicio de su majestad. La rapidez con la que discurre la trama impide que haya momentos de reflexión sobre el (mal)uso de la información. Qué queréis que os diga…es James Bond. Y Percy tiene claro en qué centrarse: acción, lugares exóticos y situaciones en los que predomina la tensión, ya sea física o sexual.

Percy está acompañado del dibujante Rapha Lobasco, autor de Vampirella, entre otros títulos. Utiliza tintes coloridos, con predominio del azul y el rojo, y dibuja a un James Bond elegante, canalla, que no se define entre ninguno de los actores que han interpretado al famoso agente británico.

En definitiva, James Bond: la caja negra, es un cómic entretenido que encantará a los fans del personaje porque da precisamente lo que promete. De hecho, es un Bond más definido que el que vemos últimamente en el cine. Por lo demás, los fans del espionaje sin pretensiones, al estilo de Danger Girl, también disfrutarán de esta La caja negra, continuación del oscuro 007 de Warren Ellis.

Aquí tenéis el enlace al cómic, cortesía de Panini Cómics.

Bond se enfrenta a un asesino que tiene como objetivo otros asesinos. Esta es tan sólo la primera pieza de un puzzle inyectado de adrenalina que llevará a 007 a lo largo de todo el planeta para investigar una filtración digital que amenaza la seguridad mundial.

Como en el anterior libro, James Bond: Felix Leiter, la mayor parte de la acción de este cómic transcurre en Japón, donde la yakuza, las grandes corporaciones tecnológicas y los agentes secretos de varias nacionalidades confluyen en un intento desesperado de guardar los peores secretos de cada país.

Benjamin Percy (Green Arrow y Teen Titans) y Rapha Lobosco (Vampirella) son los encargados de narrar esta nueva aventura del agente secreto al servicio de Su Majestad más famoso del mundo.



el autor

Médico residente. Intento aprender como si viviera para siempre. Intento vivir como si hoy fuera mi último día...con las cosas que me hacen feliz.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Maika Sakuranomiya es una estudiante japonesa perteneciente a una familia muy tradicional. Cansada de Japón, se propone buscar un trabajo a media jornada para conseguir…