InicioVideojuegos3 posibles explicaciones político-sexuales a Resident Evil 3 Remake

3 posibles explicaciones político-sexuales a Resident Evil 3 Remake

Bienvenidos, auténticos creyentes, a La Tapa del Obseso, la sección de Raúl Sánchez.

Como tantos lo habéis pedido vamos a hablar de Resident Evil 3 Remake, aunque tenga ya un par de añitos. No hace falta que sigáis mandando amenazas de muerte y capturas de pantalla de artículos de Soto de Ivars y Victor Lenore a la dirección del blog: nos habéis atemorizado lo suficiente y vamos a ceder a vuestro vil chantaje. Al menos mandad solo las amenazas de muerte, por favor.

Quizás en un tiempo pasado hubiéramos escrito un bonito artículo de 2000 o 3000 palabras sobre Resident Evil 3 Remake desgranando mecánicas jugables, diseños de recompensas, análisis de la curva de aprendizaje y dificultad y todas esas cosas que al final hacen un juego divertido. Bueno, y algo de los graficazos, la tasa de imágenes por segundo y esas cosas que monopolizan el pensamiento de gente que necesita tratamiento psicológico (y quizás una mejor vida sexual, incluso puede que simplemente una vida sexual).

Jill Valentine, la protagonista del videojuego. No te la vas a follar, bro.

Pero la realidad y los análisis profundos están francamente de capa caída. Leer es peligrosísimo para la salud mental. Puede provocar que caigas en una espiral de curiosidad por otras cosas, por imaginar cosas nuevas y por ocupar una cantidad de tiempo que ahora mismo no puedes permitirte con tus apasionante rutinas diarias de curro-cenar-dormir. Esa fricción es horrible y muy angustiosa. Hay un mundo en cueros delante de ti y es mejor ignorarlo. Lovecraft tenía razón.

Es por eso que incluso con Resident Evil 3 Remake, que tiene graficazorls, corto, disfrutón y argumentalmente más simple que el funcionamiento de un sacapuntas sabemos que lo que necesita el Pueblo es que le expliquen el trasfondo político-sexual del mismo. Porque todo es ya interpretación cultural, implicación política y su xxxx madre. Nosotros lo odiamos, pero amamos al Pueblo y no podemos negarle nada, así quiera tirarse por un barranco. Aquí tenéis, amada plebe. Hasta tres interpretaciones tres sobre de qué va Resident Evil 3 Remake. Para todos los públicos posibles. O no.

1.- Hipergamia o lo mal que está el mercao sexual para las mujeres guapas y listas

Resident Evil 3 Remake transcurre en la Ciudad Mapache (Racoon City), en la que hay un miniapocalipsis zombi y todo es un caos. La protagonista es Jill Valentine, que es más o menos Miss Policía: agradecemos desde nuestra rijosidad el empeño de los diseñadores en hacerla espectacularmente guapa. Pero ayh amigo, la protagonista quiere vivir y hace por escapar de esa ciudad llena de zombis y de un monstruo casi invencible que no deja de perseguirla: Nemesis. En realidad ya hemos contado el 75% del argumento. Es un paium-paium y está bien así, ninguna queja.

Si nos fijamos bien Resident Evil 3 Remake nos plantea un escenario en el que una masa de gente feísima, mal vestida y que ni sabe hablar que persigue a la guapa, valiente e inteligente protagonista. Para los más versados en las Artes Oscuras y en las enseñanzas económicas es una historia claramente didáctica sobre la Hipergamia. Es decir, el acto de buscar pareja o cónyuge de mejor nivel social o económico que uno mismo, principalmente por mujeres. A la muy sexy Jill Valentine le entran centenares de hombres de bajo cociente intelectual, bajo rango económico y pobre calidad genética, algunos que apenas pueden hacer más que gruñir cuando la ven. Eso desagrada profundamente a la protagonista que tiene apenas 23 años, con una larga vida fértil aún. Por eso, la complicidad de la sociedad y del jugador, llega a efectuar actos violentos contra sus centenares de pretendientes, ya que estos están en un nivel intelectual próximo al de un botijo y no pueden reprimir sus frustraciones.

Alguno de ellos incluso la violenta claramente, dejándola preñada. Pero Jill se toma la píldora del día después y echa al feto fuera (si no lo hace palma: ojo al mensaje subliminal). Desde el punto de vista ciertamente pirado de las psicologías evolucionistas a lo David Buss la estrategia de la violación se corresponde a este tipo de sujetos que pertenece en términos de economía de emparejamiento al escalón más bajo, siendo la única forma que tienen de aparearse con hembras. Lo de la violación no es invento, como puede verse en el siguiente vídeo:

Así Jill Valentine se enfrenta en Resident Evil 3 Remake a Némesis, un superzombi que como el T-1000 de Terminator 2 da igual lo que le pegues que no se muere y siempre vuelve. Némesis en este caso es un caso claro de macho omega (lo más bajo en el mercado sexual) que trata de hacerse pasar por un macho alfa (guapo, rico, listo: lo deseable). Este tipo de sujetos son fruto del forocochismo y de los foros de gente muy muy resentida con las mujeres, llevándoles a sesiones insanas en el gimnasio y a caer en toda estafa piramidal que recomiende su grupo de iguales (por ejemplo los bitcoin). Némesis es el criptobro y fan del gym supremo, un auténtico caso de brasas incansable que no deja de creer que tiene posibilidades con la hembra de alto valor de emparejamiento como Jill.

Pero ayh amigo, que es aquí donde aparece Carlos. Carlos es un mercenario al que manda la misma empresa que montó el apocalipsis zombi para que salve a la gente que pueda. Carlos no es millonario, pero sabe hablar, tiene prominentes músculos y tiene una profesión peligrosa y viril. Lo de la limpieza no lo tenemos claro, los videojuegos aún no han llegado al nivel de poder olerse, pero esos pelos transmiten “huelo mal”. En fin, que es lo más parecido a un macho alfa que hay por el videojuego, y aunque hay alguna miradita a mitad/final del juego realmente no llegamos a ver ni siquiera un besito. Como decimos en el título, para las mujeres sexys, jóvenes y listas el mercao sexual está fatal: escasísimo y ultracompetitivo. Que Jill Valentine luego se liara con quien se liara, todo un macho alfa, ya nos da a entender que en realidad toda la saga Resident Evil va sobre este tema: el mercado sexual. Y lo mal que están para las mujeres macizas y listas.

2.- Capcom nos intenta vender una moto burguesa

Resident Evil 3 Remake es toda una declaración de intenciones de la élite mundial que está detrás de los medios de producción que permite productos como éste. Es impresionante cómo he hilado semejante frase palabra por palabra. En todo caso otra posible interpretación del show evidentemente divertido que es el videojuego va por otros caminos distintos a los del anterior punto. Madre mía, ya van dos.

Podríamos decir que en la Ciudad Mapache (Racoon City) no sucede realmente un apocalipsis zombi. Realmente se dió en un momento dado la toma de conciencia de clase de las masas trabajadoras y su trabajo en equipo con el objetivo de tomar los medios de producción para su liberación como clase. Nótese cómo los primeros enfrentamientos son, claro, con el cuerpo represor burgués por excelencia, la policía. También debemos tener en cuenta la abundancia de lo que en Resident Evil 3 Remake nos quieren hacer ver como zombis en estaciones eléctricas, comunicaciones o centros de trabajo. Claramente puntos neurálgicos de cualquier sistema y prioridades en caso de una revolución socialista.

Resident Evil 3 Remake nos pone a los mandos de una sexualizadísima protagonista cuyo objetivo es huir de la realización del socialismo, seguramente al pertenecer al cuerpo represor de los trabajadores y ser de clase burguesa. Por el camino se deshace de múltiples trabajadores como si fueran muertos vivientes, caracterizados así para que no sintamos ninguna empatía hacia ellos y les barramos como si fueran escoria. El juego se esfuerza en que sintamos repugnancia por los nobles trabajadores de Ciudad Mapache, que tratan incluso de mordernos (parodiando el famoso eslógan “Eat the rich”). 

En este sentido el superzombi que nos persigue constantemente no es en absoluto relevante pero sí lo es uno de los mercenarios enviados por la compañía que ocasionó el brote zombi para salvar a gente, Nikolai Zinoviev. Nótese cómo tratan de ennoblecer al mundo corporativo en este punto, al pintarles como entes empáticos capaces de preocuparse por los seres humanos…o más bien, de una manera siniestra, de “solucionar” el brote socialista que seguramente ellos han provocado por sus prácticas empresariales. El sujeto en cuestión, Nikolai, es el villano consciente de Resident Evil 3 Remake, al ser un sujeto amoral que solo busca sacar provecho económico de todo el caos.

Siguiendo la narrativa, Nikolai está enfocado como el auténtico villano de Resident Evil 3 Remake, al superar a la empresa responsable, que al menos tenía un objetivo más allá del simple lucro. Los desarrolladores del juego nos suavizan la imagen y trasfondo de la violentísima norteamérica corporativa al mostrarnos a sujetos aún peores en el plano moral. Puede que las empresas cometan errores pero intentan solucionarlos…algunos sujetos son conscientes de esos errores y solo tratan de beneficiarse de ellos. Capcom nos vende socialdemocracia blandita y apaciguadora de la necesaria revolución socialista. Otra vez.

Los desarrolladores no sabían ya cómo decirlo.

3.- O puede que…

Quizás a veces solo queremos disparar a cosas, sentir algo de adrenalina ante un peligro de mentira y disfrutar del espectáculo visual. Resident Evil 3 Remake es estupendo para eso. Y se termina en dos tardes. En fin, disfrutad mientras podáis, Pueblo.

Sed felices.

Raúl Sánchez
Raúl Sánchez
Arriba es abajo, y negro es blanco. Respiro regularmente. Mi supervivencia de momento parece relativamente segura, por lo que un sentimiento de considerable satisfacción invade mi cuerpo con sobrepeso. Espero que tal regularidad respiratoria se mantenga cuando duerma esta noche. Si esto no pasa tienen vds. mi permiso para vender mis órganos a carnicerías de Ulan Bator.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

ÚLTIMOS COMENTARIOS