InicioseriesAnálisis de The Mandalorian. Temporada 2. Capítulo 1

Análisis de The Mandalorian. Temporada 2. Capítulo 1

La segunda temporada de The Mandalorian se acaba de estrenar, y con ella vuelven nuestros análisis, en los que desgranaremos cada entrega de esta expansión del universo Star Wars disponible en Disney+. Con aires de western y el retorno de un viejo conocido, este primer episodio ha resultado más que satisfactorio, sobre todo por el reencuentro con el Mandaloriano y con nuestro bebé favorito. Exploremos juntos estos cincuenta minutos de diversión que, esperamos, hayáis disfrutado antes de leer el análisis.

The Mandalorian is back, baby

El capítulo comienza con Mando visitando a un contacto de escasa moralidad que, tras la emboscada de rigor, le revela el lugar donde se esconde otro mandaloriano: Tatooine. A cualquier fan de la saga galáctica se le habrá hecho la boca agua al oír el nombre de este planeta desierto donde creció Luke Skywalker y donde, precisamente, trabajaba un cazarrecompensas con muchos menos escrúpulos que nuestro protagonista. Sin embargo, el personaje principal se llevará una decepción al no encontrarse con él.

Por el contrario, quien lleva una armadura ya desgastada de mandaloriano no pertenece a este pueblo, sino que se trata del protector de Mos Pelgo, una ciudad del planeta desértico. Cobb Vanth, el sheriff de este particular poblado del Oeste, le explica a Mando que obtuvo la armadura tras un encuentro con los jawas, y que el pueblo se ha enfrentado a una serie de desgracias. Actualmente, la amenaza número uno es el subterráneo dragón krayt, que obligará a establecer alianzas desesperadas para combatirlo.

Tomando notas del mejor

Jon Favreau y el resto de responsables de esta serie parecen haber ido a lo seguro con una entrega que rinde homenaje a algunos de los conceptos más conocidos y añejos de la saga: gamorreanos, moradores de las arenas, jawas, Tatooine… se trata, sin duda, de un festival nostálgico que muchos agradecerán.

La historia, sin embargo, va más allá del guiño y nos presenta una situación similar a la de tantos westerns inspirados en Los siete samuráis o su magnífico remake, donde una población debe defenderse de una amenaza externa gracias a la ayuda de un aguerrido forastero. Como suele suceder, surgen las trifulcas entre los distintos personajes, que deben dejar a un lado sus diferencias para hacer frente al villano. El hecho de que el antagonista sea un monstruo sin diálogos ni demasiado tiempo en pantalla (como los bandidos del filme de Kurosawa) permite desarrollar al personaje de Cobb Vanth, una especie de John Wayne galáctico con el que esperamos reencontrarnos.

Estas cosas con el Imperio no pasaban…

Cabe destacar que, como ya apuntaba cierta conversación con el personaje de Werner Herzog en la temporada anterior, esta serie desdibuja hasta cierto punto la división maniquea entre el bien y el mal que hemos visto desde Una nueva esperanza. En este caso, descubrimos que la caída del Imperio no fue motivo de celebración para todos los planetas, sino que en algunas zonas de Tatooine propició la aparición de grupos violentos tratando de tomar el control. Quizás Moff Gideon, ausente en este episodio, nos permita explorar en el futuro qué lleva a una persona a apoyar al Imperio.

The Mandalorian

No podíamos marcharnos sin mencionar la sorpresa final, el cameo de un Boba Fett derrotado y desposeído de su casco que contempla la nave de Mando alejándose en el horizonte. Parece que el villano más incomprensiblemente popular de Star Wars sobrevivió a su caída, después de todo, al igual que sucedió en el Universo Expandido anterior a la compra de Disney. El encuentro entre ambos mandalorianos, anticipado ya desde los primeros avances de la serie, apunta maneras para convertirse en una de las tramas más atractivas de la misma.

Conclusión

El capítulo que da inicio a esta segunda temporada es más que sólido, con un guión que arriesga poco pero se permite darnos algunas sorpresas, y con unos efectos especiales que cumplen sobradamente. Como apunte negativo, quizás sería aconsejable que esta serie explorara nuevos planetas, más allá de limitarse a los conceptos que ya conocemos, y mostrara escenarios completamente distintos a los consabidos desiertos, bosques o parajes helados. Quizás en el futuro podamos deleitarnos en nuevos paisajes, o quizás las dunas y las tormentas de arena nos acaben cansando. El tiempo dirá.

Máximo Simancashttps://laautopistadepalabras.wordpress.com/
Periodista. Redactor en esta página y, antes, en el portal digital madridesnoticia. Creador de contenido para redes sociales.

4 COMENTARIOS

  1. Buenas, ha sido un buen episodio, mantiene ese aire de western que caracterizo a la primera temporada y nos ha dado varias referencias a la saga. Esta serie es junto con Rogue One lo mejor que ha hecho Disney de Star Wars, esperemos que siga manteniendo el buen nivel de la serie y no sólo de presupuesto, sino de calidad. Hay otras series y películas que han demostrado que una cosa no va unida a la otra, esperemos que hagan lo mismo que hicieron en su momento con Star Wars Rebels, que también me gustó aunque menos que los productos mencionados, que es terminarla a tiempo antes de seguir alargandola y provoquen que vaya a peor. Esperemos que Jon Favreau y Dave Filoni sigan manteniendo el buen nivel de la serie hasta que está termine.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS