¿Y tú qué superpoder elegirías?

3

Una pregunta clásica que se encuentra en todos los cuestionarios pseudo psicológicos para conocer a alguien. Dicen que según lo que respondas puede quedar evidenciada una parte dominante de tu personalidad. Pero si nos ponemos en el ámbito de la realidad que nos acontece puede que muchos de los poderes más relevantes carecieran de una utilidad importante para la vida diaria.

Volar, por ejemplo, es uno de los poderes que sería más elegido por las personas que respondieran a este test. Sin duda es una sensación que el hombre ha buscado conseguir desde hace siglos y hacerlo por nuestros propios medios sería algo increíble, pero si acoplamos ese poder a nuestra vida finalmente tampoco nos valdría para mucho. Por no mencionar que a ciertas alturas sufriríamos bastante por las inclemencias del tiempo, frío, viento, insectos, aves… Hay que tener claro que solo tendríamos ese poder, ninguno más. Es decir, no seríamos Superman, indemne a todas esas perturbaciones insignificantes para él.

Dicen que si eliges la invisibilidad hay bastantes probabilidades de que seas un pervertido. Así que si nada más leer el título de este artículo has pensado inmediatamente en este poder tal vez necesites pedir cita en un diván. Este poder podría tener cierta utilidad en nuestra sociedad pero no hasta tal punto como para elegirlo por encima de los demás. Colarte en ciertos sitios sin pagar, escuchar lo que otros hablan de ti, fisgonear hasta el punto que todos estamos pensando…No lo veo ( nunca mejor dicho ).

La súper velocidad presenta el mismo problema que volar. Recordemos que tendríamos solo ese poder sin gozar de ningún otro. Corriendo a la velocidad de la luz no aguantaríamos el rozamiento con el aire además de poder acabar estampados contra cualquier obstáculo. A todo eso hay que sumarle la poca utilidad que también nos ofrecería en nuestro quehacer diario. ¿Viajar de ciudad en ciudad? ¿Seguro? ¿Cómo acabarían tus pies? ¿Y tu cara?

Respirar debajo del agua como el emperador Namor o Aquaman. Este poder reconozco que tiene cierto atractivo aunque mayormente tendría una utilidad de divertimento. Permanecer bajo el agua todo el tiempo que quisiéramos conviviendo y observando la fauna marina sería algo digno de vivir. Eso sí, recordemos que no nadaríamos como un atlante si no como unos simples humanos ya que no gozamos de ningún otro poder, por lo que nos volvemos a plantear si merece la pena desdeñar otros poderes para elegir este.

Creo que de todos los superpoderes que se nos ofrecen (muchos más de los que he significado) me quedaría con el de súper fuerza. Creo que es el que más utilidad me ofrecería en mi vida diaria así como la tranquilidad que infundiría a mi personalidad ya que me sentiría totalmente protegido antes peligros violentos. Además, creo que es el poder que más soluciones aportaría a complicaciones diarias por lo que sin duda escogería esta cualidad si el genio de la lámpara me concediera el deseo. Eso sí, como dice mi amado Spiderman, todo poder conlleva una gran responsabilidad y en cuanto a usar este poder con otras personas desearía e intentaría que ese momento no llegara nunca.

¿Y  vosotros cuál escogeríais? Hay muchos más que no he relatado pero que podéis comentar. Claro está la amalgama de todos sería lo ideal como tiene el bueno de Superman. Tal vez por eso nunca ha sido un héroe de mi total agrado ya que lo tiene prácticamente todo exceptuando la vulnerabilidad a la kriptonita. Reconozco que pegarme a las superficies para trepar por las paredes y así parecerme a Spiderman también me seduce pero volvemos a lo mismo, no tanto como para elegirlo sobre otras opciones. Dicen que llegado el momento surge el héroe. Ese que está forjado por naturaleza en nuestro interior y algunos, no todos, sacan cuando es necesario. Cuando la vida de alguien corre peligro acuciada por algún elemento externo. Tal vez también los poderes estén latentes dentro nuestra esperando a quien sepa desarrollarlos. Hasta entonces sigamos soñando con los ojos abiertos en enfundarnos en nuestras coloridas mallas a defender a los demás. El poder de mantener viva la ilusión también es muy fuerte y se encuentra más vivo entre los habitantes de nuestra comunidad.

Un abrazo a todos.

el autor

Escritor y superviviente. Autor del libro ¨Mi faro en las Estrellas ¨ disponible en Amazon. Pienso y algunas veces acierto.

3 comentarios

  1. Spiderman también es mi super favorito, pero yo vivo en un pueblo pequeño y, ni lo de adherirse a las paredes, ni las telarañas me servirían de mucho; solo podría perseguir a los malosos cerca de la torre del campanario de la iglesia jaja.
    Por otro lado, yo elegiría la telequinesis, que lo de esforzarte y que te empiece a sangrar la nariz queda muy cool.
    Un saludo.

  2. Creo que la frase habitual en los cómics refiriéndose al profesor Charles Xavier como el “mutante más poderoso del mundo” es lo suficientemente clara en sí misma. El poder mental, sin duda.

  3. La telepatía sería sin duda, el más útil en nuestra sociedad. Saber lo que piensan los demás sin que sepan que lo sabes te abriría el mundo de los negocios de par en par, las partidas de póker serían una fuente constante de ingresos, y te podrías adelantar a cualquier tipo de peligro. Además te adaptarías al dedillo a cualquier circunstancia social que lo exigiese, ya que al fin y al cabo, somos lo que somos en función de las expectativas que cubramos con respecto a los demás.

Deja tu comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad