Agentes de SHIELD. Temporada 3. Episodio 9: Resarcimiento

0

Daisy Johnson: El motivo por el que Ward mata no es que no sienta. Es porque siente demasiado.

La felicidad no dura para siempre. Bienvenidos al nivel 7. Phil Coulson se dispone a disfrutar de una romántica cena con Rosalind, música de jazz, hamburguesas y vino a la luz de las velas pero hay quien tiene otros planes. Grant Ward está dispuesto a acabar con Coulson, la cabeza de SHIELD pero antes quiere verle sufrir y que sepa lo que se siente cuando alguien a quien amas se desangra ante tus ojos.

Rosalind, fin de partida

Rosalind, fin de partida

Rosalind ha muerto, demostrando que nadie es imprescindible en esta serie. Esto se ha vuelto algo personal entre Coulson y Ward, por si antes no lo era. No por última vez veremos como Clark Gregg pierde su impasibilidad y su cara de poquer cuando se enfrenta a los matones que Ward envía para rematar el trabajo. Tras ser rescatado por Mack, Coulson regresa a la base, desfilando ante la mirada de todos los agentes que se encuentra a su paso y descargando su ira en su despacho.

¿Qué piensa Ward? ¿Hay alguna debilidad que no hayan explotado? ¿Se les ha pasado algo por alto? Eso es lo que Coulson va a tratar de averiguar interrogando a todos los miembros originales del equipo, Simmons, Fitz, May y Daisy, obligándo a recordar hasta el último detalle de su relación con él, sin importar lo incomodo que sea. Asistimos aquí a una de las mejores escenas de la serie. Coulson interroga a los miembros originales del equipo durante unos cinco minutos; fondo negro, plano, contraplano, preguntas y respuestas que consiguen definir y que entendamos mejor a Grant Ward, el más soso durante la primera mitad de la primera temporada y que acabó por revelarse como un personaje lleno de matices. Es por escenas como esta que Agentes de SHIELD le da mil vueltas a otras series que no voy a mencionar porque luego me acusan de hater y disney-boy. O si, venga. Esta escena es impensable en Arrowdonde Felicity Smoak entraría en el ipad de Ward y se descargaría su autobiografía para después correr a enfrentarse a él, aunque visto como luchan Oliver y compañía, con esas patadas que pasan a un metro de la cara del contrario, Ward se los merienda en un pis pas.

Con esta mirada yo te interrogo

Con esta mirada yo te interrogo

Banks, ayudante de Rosalind, ayuda a Mack, Fitz y Simmons a descubrir que el Proyecto Puerta Estelar no se llevaba a cabo a través de la NASA sino de un contratista independiente, en unas instalaciones ya cerradas en las que valdría la pena echar un vistazo. Ese contratista era, como no, Gideon Malick. Banks, Fitz y Simmons se infiltrán en esas instalaciones pero resulta ser una trampa. Banks muere y Fitz y Simmons son capturados.

Malick le enseña a Ward cinco piedras extraidas del monolito hace siglos, cinco piedras para los cinco líderes más poderosos de HYDRA, de los que ahora sólo queda Malick. Tras capturar a Fitz y Simmons, el inhumano interpretado por Marc Dacascos tortura a Simmons para que Fitz le diga cómo regresar desde el planeta distante.

El interrogatorio de Coulson da sus frutos y descubre una forma de rastrear a Ward. Para eso se lleva a Hunter y a Bobbi, dos agentes que no formaron parte del equipo original y que tan sólo se han relacionado con Ward al ser enemigos. Pero para eso deben cruzar unas líneas que Coulson, como director de SHIELD, no debería cruzar por lo que nombre a Mack director en funciones hasta su regreso, si es que regresa. Mack es el único en quien confía, aparte de May, que no está lista para liderar después de lo que ha pasado con Andrew Garner. Además, Mack es el único que no tiene cuentas pendientes con Ward, por lo que se supone que será más objetivo en sus decisiones.

Alphonso 'Mack' Mackenzie, director SHIELD

Alphonso ‘Mack’ Mackenzie, director SHIELD

Con Fitz y Simmons capturados, Coulson debe acelerar sus planes: secuestrar a Thomas Ward, el hermano perdido de Ward, y dejarlo en manos de Hunter. Una moneda, dos caras. La situación a uno y otro lado de la balanza se iguala. La sorpresa viene cuando Thomas pide que, si Ward asoma la cabeza, acaben con él, desvelando el verdadero pasado de Ward y despejando toda duda acerca de lo que es: un auténtico cabrón. Por fortuna para él, Coulson no tiene intención de matarlo pero si consigue entretener a Ward al teléfono el tiempo suficiente, podrán localizarlo.

Una vez localizada la base de Ward y Malick, Coulson vuela hacía allí y se tira de cabeza al rescate, literalmente, atravesando el portal tras el que ha desaparecido Ward, al frente de un equipo de HYDRA y Fitz, quien accedió a ayudarles a cambio de que liberasen a Simmons. La llegada al planeta no puede ser más accidentada para Coulson, que pierde el conocimiento. Las piezas están su sitio y en el próximo episodio llegaremos al final de la primera parte de la temporada.

A por Ward!

A por Ward!

Grant Ward, de soso a fascinante

Hablemos de Ward. Es sin duda el protagonista destacado del episodio, un personaje que como ya he dicho era tirando a soso, poco más que el músculo del equipo y que gracias a Capitán América: El soldado de invierno acabó por revelarse como el traidor del grupo. Su personalidad pasó de simple a compleja y se movió en la balanza entre el villano absoluto y el villano por redimirse. Al final, la balanza se decantó hacia el villano absoluto y en este episodio han acabado de definir el personaje. Atormentado por su infancia, lo que no deja de ser un tópico pero también consciente de que en un momento dado hizo algo terrible; no echar a su hermano menor a un pozo sino traicionar su confianza. Cuando alguien en quien confías, alguien que debe protegerte, es quien te hace daño es cuando no lo superas. Ward, ansioso de una figura paterna, cayó así en manos de Garret al tiempo que imaginaba ser un héroe y buscaba el reconocimiento de los demás. Me temo que poco queda por hacer con el personaje. ¿O si? En el próximo episodio, Grant v Coulson. Un saludo y sed felices.

Grant Ward, eres un cabr... y lo sabes

Grant Ward, eres un cabr… y lo sabes



el autor

Aficionado también al cine, las series de televisión, la literatura fantástica y de ciencia ficción, a la comida, la cerveza y a todas las pequeñas cosas que nos hacen felices.

Deja tu comentario