InicioSeriesAmerican Gods (Análisis de los capítulos)Análisis de American Gods. Temporada 1. Capítulo 6

Análisis de American Gods. Temporada 1. Capítulo 6

Bueno. Las cartas sobre la mesa. Y sabemos quienes son los “buenos” y los “malos”. Hay quien por fin ha entendido de que va esta serie. Y yo por fin voy a escribir el análisis del sexto capítulo de American Gods. Os sugiero visitar capítulos anteriores si queréis poneros al día. ¿Listos? Vamos

Camino a América

Suena música. Un río, montañas, el sol, un paisaje inmejorable. Y, siguiendo al brillante día, la noche. La noche y el miedo de un grupo de persona. Parecen mexicanos, pero, aun mas, parecen asustados y carentes de esperanza. El agua es fuerte, y fría, pero nada les para. Están asustados, pero siguen, porque al otro lado hay algo que hace mucho que no tienen: una oportunidad. Pero la suerte no les acompaña a todos. Y cuando parece que van a perder a uno, una mano, unos pies que caminan sobre las aguas, un milagro. Pero en la tierra de las oportunidades, solo las tienen los que están mejor armados. Y, una vez más, los hay que mueren por nosotros.

No es que sea sutil, precisamente

La fe del escéptico

Dicen que no hay mejor ciego que quien no quiere ver, y supongo que no hay mejor escéptico que quien ha decidido de antemano no creer. Y Shadow Moon es el rey de los escépticos. O tal vez solo sea el príncipe, porque hay una cosa en la que sí que cree, tal vez la única cosa en la que ha creído en us vida: su mujer. Por desgracia, el Sr. Miércoles cree que ese reencuentro no es adecuado, así que, dejando a Shadow en una cómoda ignorancia, abandona a Laura. A veces la fe requiere de un empujoncito. En casos extremos, de heridas infectadas por bestias horadantes que buscan algo en tus entrañas. Los Dioses ya no son lo que eran. Los árboles son viejos en Estados Unidos. Lo más viejo de Estados Unidos, de hecho. Algunos tienen nombre. Otros, la capacidad de ser algo mas que árboles. 

Richard Miller es un hombre feliz. Trabajar en una fundición. Tiene un humor ligero, una sonrisa constante, un saludo amable para todo el que se cruza con él y una taza que reza “El Mejor Jefe del Mundo”. Todo ello se funde en el plomo cuando Richard Miller, en un trágico accidente, cae en uno de los hornos. Richard Miller, el hombre feliz acaba siendo fundido, enfriado, moldeado, empaquetado, transportado y, finalmente, vendido en forma de bala. Aunque tal vez el trágico accidente no lo sea tanto como un sacrificio. No se puede saber en Vulcano, Virginia. Y, de hecho, tal vez la muerte no tan accidental de Richard Miller ayude al Sr. Miércoles a conseguir sus objetivos.

Me gustaba mas el tocapelotas del martillo

Vulcano me recuerda a Czernobog, con la única diferencia de que la maldad de este era menos cruel, y mas benévola, si es que eso es posible. Czernobog tenía simpatía por Shadow, incluso creo que le apenaba tener que matarlo. Vulcano no siente nada que no tenga un trasfondo cruel. Czernobog no quiere luchar con el Sr. Miércoles, el ya es amo de la muerte, no necesita reclamarla, aunque extrañe otorgarla. Vulcano quiere mas. Y tanto quería que al final pasó lo inevitable. Que Vulcano está del otro lado. Y le ha vendido. Pero nadie sale inmune en América, y la misma fundición que se tragó a Richard Miller, se traga al Dios que la creó. Todas las fes necesitan mártires. 

La esposa muerta y el duende sin suerte

La suerte, o más bien la ausencia de ella, es el denominador común entre Laura Moon y Sweeney el loco. Pero hay mas cosas que los conectan. Como que ella se tragara la moneda de la suerte de Sweeney o que, buscando a Jesucristo para que resucite a Laura, ambos acaben intentado robar el taxi a un hombre que, una vez, tuvo suerte. Así que la mujer muerte, el duende sin suerte y el enamorado de un genio huyen rumbo a Kentucky. Es curioso porque, hasta ahora, no habría definido esta serie como una aventura de carretera, pero es evidente que mas que la mitología externa, es la propia mitología estadounidense, su propio y mágico concepto de “El Viaje” y toda su imagineria relacionada con la carretera las que vertebran este historia.

Un cigarillo en un taxi suele equivaler a una conversación, y una conversación entre dos almas perdidas suele equivaler a complicidad. La complicidad que Laura Moon y Salim, el amante del genio, necesitan para que, sin que Sweeney se entere, cambiar el rumbo. Puede que en Milwakee esté la persona que va a resucitar a Laura, pero no parece importarle a nadie. Pero Sweeney el loco también es Sweeney el sincero. Laura está muerta. Shadow no está. Fingir lo contrario no va a ayudar a nadie.  ¿A que sabe la muerte? Tal vez ni la muerte pueda borrar el sabor de una pasión viva. O tal vez nada pueda enmascarar la halitosis. Detesto la constante autojustificación de esta mujer para no aceptar que es una tocapelotas del trece y que, de vez en cuando, querer a alguien puede implicar dejarlo irse.

Pero da igual. Porque mientras un amigo le sonríe, Sweeney sabe la verdad. A Laura Moon se le acaba el tiempo. Y no lo está aprovechando

La opinión de Sofía

Adoro esta serie, y vaya eso por delante. Pero. Hay un pero y es grande. Es evidente, por que esta confirmado, que va a haber segunda temporada. Y eso hace que hayan descuidado la historia para centrarse en la definición de los personajes, por lo que la trama puede pecar de lenta. Personalmente no me molesta, aunque entiendo que haya a quien si.

Y he de decir, que la escena del Sr. Miércoles meando en la fundición me parece genial. Como mezclar lo divino con lo humano, a un Dios matando a otro con un simple viejo vengativo meando en la tumba de un antiguo amigo. Y esa sonrisa en su cara, que refleja lo corrupto de su propio ser, por la mera cercanía a la humanidad… Sencillamente genial.

Esto es todo por ahora, nos leemos la semana que viene. Hasta entonces… sed felices.

Sofia Ricarte
En mis ratos libres soy la Chica Ardilla

2 COMENTARIOS

  1. Muy buen análisis. Me han gustado mucho los dos últimos episodios. Quizás porque, al no haber leído la novela (que se está convirtiendo en tarea pendiente) andaba algo perdido y ahora ya sé por dónde van los tiros en la historia, todo va tomando forma. Me gusta que se tome tiempo en desarrollar a los personajes y su mundo sin prisas, se ve poco en televisión. Y la simbología muy bien encajada, tanto la religiosa como la visual propia de la serie.

    • Bueno, he de decir que estos dos capítulos, para mi gusto, han sido un poco más flojos que los primeros; pero aún así me han gustado mucho.
      Echo de menos, eso sí, esas viñetas de “Coming to America”, que suponen el contexto y que te meten más en la serie. En este caso, para el personaje de Jesús (o uno de los Jesús), que ya han dicho que va a ser mas relevante en la serie, me ha parecido muy pobre.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS