Análisis de Capa y Puñal (Cloak y Dagger) Temporada 1. Capítulo 2

0

Hemos podido disfrutar el pasado fin de semana del capítulo 2 de la nueva serie de Marvel Television, Cloak y Dagger: Suicide Sprints. Efectivamente, en varias ocasiones de este episodio vemos correr a Tyrone y Tandy, uno buscando encontrar la salida de la ira que lo invade desde que asesinaron a su hermano, y la otra huyendo de su presente, que se presenta arriesgado y peligroso. Al final, el camino de ambos se vuelven a cruzar, con peligro de muerte para uno de ellos.

Tandy y Tyrone aún no comprenden lo que ocurre con sus poderes sobrenaturales

El capítulo comienza con el hallazgo de la escena en donde Dagger (Tandy) hirió mortalmente al muchacho que quería cobrárselas. Una detective descubre en el suelo unas manchas de sangre, que vinculan directamente a Dagger con el crimen: en el momento que emergió la primera daga de luz, le hirió la palma de la mano.

Tandy está oculta en su dormitorio y contempla la profunda herida en su mano. Al mismo tiempo, Cloak (Tyrone) sigue sin comprender cómo escapó a la muerte, llevando consigo uno de los proyectiles que estaban destinados a segarle la vida. ¿Cómo llegó a su habitación llevando consigo aquella bala y un pedazo de cobertor plástico con el que pretendió esconderse del policía?

Tandy debe huir y Tyrone lucha por resolver la ira que lo ha acompañado los últimos ocho años

Dagger tiene un fuerte conflicto pues si el hombre que hirió aún vive, podrá identificarla; pero si está muerto… será la primera vez que ella haya matado a alguien. Su futuro parece empeorarse. Liam, su cómplice y novio le ofrece sacarla del atolladero: le conseguirá una identidad nueva y la ocultará por un tiempo. Cloak por el contrario trata de seguir su vida normal. La muerte de su hermano ocho años atrás a manos del detective arruinó la vida de toda su familia, pero poco a poco han comenzado a recuperarse, menos él, que sigue obsesionado con saber quién es el policía que disparó a su hermano. Visita al párroco de la institución donde estudia para encontrar una razón que justifique su búsqueda y sed de venganza, pero éste le pide con insistencia que tome medicamentos para controlar su ira, pero Cloak se niega a hacerlo: no toma ni alcohol.

Mientras Dagger y Liam comienzan a buscar nuevos documentos para ella, Cloak ha vuelto a localizar al detective Connors, pero regresa al colegio a disculparse con su entrenador de baloncesto. Tyrone quiere volver a su vida normal. Dagger necesita mucho dinero para poder adquirir una nueva identidad, y va a su casa a buscar el botín que ha estado escondiendo en su mochila infantil durante algún tiempo. Sin embargo, se lleva la desagradable sorpresa de que su madre, una adicta a las drogas, ha cogido el dinero para comprar más estupefacientes, acabando con la posibilidad de que Tandy pueda arreglar más rápidamente su situación. Tyrone por su lado, es disciplinado duramente por sus otros compañeros de equipo. Mientras es golpeado cae junto a un cobertor plástico, recuerda lo que pasó la noche anterior en la bodega, y se lo echa encima, esperando ser teletransportado. Sin embargo, cuando se lo quita, sigue en el colegio con sus compañeros, y éstos vuelven a golpearlo de nuevo.

El desenlace de Suicide Sprints

La detective identifica a Tandy, y localiza su escondite en la iglesia abandonada. Espera afuera en su vehículo a que Dagger aparezca por allí. Pero Dagger está en una boda con Liam, tratando de conseguir el dinero que necesita para escapar con una nueva identidad. En estas escenas de la boda podemos apreciar la profundidad de la relación de Tandy y Liam.

Pero ella decide terminar con él, algo que igual debe hacer pues ya tiene sus nuevos documentos de identidad. Finalmente Liam es detenido tras pasar por la iglesia abandonada. Dagger decide pasar página en esta historia.

Tyrone tiene una visión cuando su madre lo besa esa noche en casa. Puede ver el miedo terrible que ella tiene: perder a sus dos hijos. Enfurecido al enterarse de lo que atormenta a su madre, sale a buscar a Connors, armado. Este le abre la puerta de su casa y es perseguido y acorralado por Tyrone, quien le dispara. Pero la ira lo transporta involuntariamente, salvando a Connors de ser asesinado. Casualmente, es teletransportado hasta la carretera donde conduce Tandy, y es ella quien recibe el disparo. Presa del pánico, ella pierde el control del vehículo, se sale de la carretera y choca contra unos árboles.

Episodio entretenido en el que Tandy termina con su pasado, mientras que Tyrone aún sigue ligado al suyo. Se nos hace ver que tanto la familia de Tandy como la de Tyrone aún tienen alguna conexión con Roxxon. Al parecer ambas familias están demandando a esta empresa, aunque no nos queda claro por qué exactamente.



el autor

Ex colaborador de Las cosas que nos hacen felices al que agradecemos su tiempo y su aportación. Muchas gracias.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Bienvenidos una vez más, fieles adeptos de Oda, a un nuevo análisis de One Piece. En esta ocasión, del capítulo 908 del manga, capítulo que resuelve…