InicioseriesEl Ministerio del Tiempo (Análisis)Análisis de El Ministerio del Tiempo. Temporada 3. Capítulo 1: Con el...

Análisis de El Ministerio del Tiempo. Temporada 3. Capítulo 1: Con el tiempo en los talones.

La larga espera ha terminado. Bienvenidos una vez más a los análisis capítulo a capítulo de El ministerio del tiempo, la mejor serie española de los últimos años, todo un homenaje pulp a los viajes en el tiempo y la aventura con clásica, con amor, acción y muchas pinceladas de humor. Y, por supuesto, mucho de nuestra historia.

Pese a ser una de las series con más seguidores en nuestros país, paradójicamente estuvo al borde de la cancelación durante la segunda temporada, hasta que llegó Netflix para echar un cable a Televisión Española. Un motivo más para amar a la plataforma que está revolucionando el mundo del cine y la televisión.

Aquí tenéis la oportunidad de leer los análisis de las temporadas previas.

Es hora de centrarnos en lo realmente importante. ¿Qué nos ha deparado el primer capítulo de la tercera temporada?

Este artículo tiene spoilers.

LA DESPEDIDA DE JULIÁN.

Tan pronto como se anunció la tercera temporada de El ministerio del tiempo supimos que Rodolfo Sancho, Julián en la serie, no iba a continuar en ella. A diferencia de la segunda temporada, donde su ausencia en varios capítulos por el rodaje de Mar de Plástico se resolvió con una buena solución argumental (al fin y al cabo, los creadores sabían que iba a volver), su adiós parece ser definitivo, y los guionistas se han preocupado de zanjarlo cuanto antes y, de paso, mostrar a los espectadores lo que han hecho con el aumento de presupuesto de la temporada.

La muerte de Julián se produce durante la batalla de Teruel en 1937 en una misión para salvar la vida del poeta Miguel Hernández. La secuencia bélica, rodada desde las trincheras, es la más espectacular de la serie con diferencia. Sin mostrarnos la cara del actor en ningún momento, ya que lo vemos de espaldas cuidando a un herido, pasamos al entierro de Julián. Un buen hombre ha muerto para que un poeta pudiera completar su obra. Una vez más, los conflictos morales sigue a la orden del día. Es el final de la patrulla original.

Personalmente, echaré de menos la aportación de Julián porque era el reflejo del espectador actual al ser el único de los miembros del equipo que vivía en el siglo XXI. Sus referencias ochenteras (ese Rosendo vs Lope de Vega) eran grandes bazas de la serie.

UN ESTUPENDO HOMENAJE AL MAGO DEL SUSPENSE.

 

A diferencia de la segunda temporada, donde los conflictos de los personajes fueron más importantes que las propias tramas episódicas, parece que los guionistas no han querido ahondar mucho más en la desaparición de Julián y sí pasar a la acción.

Inmediatamente nos trasladamos al Festival de Cine de San Sebastián, en 1958. Pacino se encuentra de misión allí con su novia Marta. No olvidemos que el detective decidió volver al Ministerio de 1982 para estar con su padre. Llega un mensaje cifrado que no esperaban y, mientras Pacino persigue al misterioso mensajero, alguien asesina a Marta. Y, lo que es peor, acusan a Pacino de su muerte.

Desesperado, Pacino decide contactar en secreto con Amelia y Alonso para resolver el crimen. Al parecer, los perpetradores han sido los soviéticos, que pretenden secuestrar a Alfred Hitchcock durante la visita de este a San Sebastián para el estreno de Vértigo.

El capítulo supone un genial homenaje a todos los cinéfilos, porque no hay cinéfilo que no ame el cine de Alfred Hitchcock, el director más genial de la historia del séptimo arte. No solo toma planos de sus principales películas (Psicosis, Encadenados, La soga, Vértigo…) si no que la trama y la ambientación es la propia de una película hitchcockniana, tanto en la trama de la patrulla como en la de Salvador, deudora de la maravillosa La ventana indiscreta.

Mención especial para Jose Ángel Egido, que físicamente se transforma en Hitchcock y da lugar a un fiel retrato del director. Eso sí, con un mal acento británico, pero es algo que se puede perdonar y que no chirría con el resto de la trama.

A lo largo del capítulo, la misión adquiere carácter oficial ya que si Hitch es secuestrado, al ser ciudadano norteamericano, provocaría un conflicto diplomático con la URSS y con España, que por aquel entonces comenzaba a recibir grandes apoyos del gobierno estadounidense de Eisenhower. No solo eso, si no que se establece una curiosa (y muy cierta) asociación entre la desaparición de Hitchcock antes de hacer Los pájaros y el éxito de Antonio Banderas en Hollywood. Y si no, comprobadlo.

LOS VILLANOS DE LA NUEVA TEMPORADA

Tras una hora y ocho minutos de auténtica intriga clásica, podemos perfilar los antagonistas de esta tercera temporada. Marta, la novia de Pacino, ha resultado ser una traidora al ministerio (algo que puede ser previsible si eres fan de Vértigo) que pretende ayudar a los soviéticos con el fin de impedir la dictadura de Franco. Algo que el Ministerio tiene que mantener. Dado que Pacino le deja ir, la veremos en próximos capítulos. Además, ella afirma que hay alguien moviendo los hilos.

Y de hecho, el albañil con el que Salvador ha estado obsesionado todo el capítulo ha resultado ser un espía de esta misteriosa organización que no duda en acabar con un cabo suelto: el ruso capturado por la patrulla.

Aunque este capítulo es un adelanto de la apuesta por la aventura de los guionistas en esta temporada, espero que la trama transversal, con poca continuidad en temporadas anteriores, adquiera más relevancia.

BALANCE

El ministerio del tiempo ha vuelto con la misma fuerza que en la segunda temporada. Pacino, Alonso y Amelia son los mismos de siempre, más taciturnos por la traición de Marta y por la muerte de Julián. Salvador sigue siendo el personaje con los mejores diálogos. Y así un largo etcétera. Es pronto para hacer balance, pero en este primer capítulo mantiene sus señas de identidad, la inteligencia de su guionistas y mejora los aspectos técnicos. Por desgracia, también mantiene la excesiva duración de sus capítulos. Que tomen nota de Netflix y sus 45-50 minutos por capítulo. 

Un saludo y sed felices!

Hasta la semana que viene!

Fernando Vílchez
Médico residente. Intento aprender como si viviera para siempre. Intento vivir como si hoy fuera mi último día...con las cosas que me hacen feliz.

9 COMENTARIOS

  1. Pedazo de serie que vuelve con la misma fuerza con la que acabó. Menos graciosa pero más profunda, eso es lo que puedo decir tras ver el primer capítulo de la Tercera Temporada y a la espera de nuevos capítulos.

    Te seguiré todas las semanas para leer tu análisis

    • Julián era una baza muy importante de la serie. La llegada de Pacino fue un soplo de aire fresco durante unos capítulos. Veremos como se mantiene a lo largo de toda una temporada.

  2. Enhorabuena por el análisis, Fernando. Estoy aún empezando la serie pero su buena factura, los referentes que meten de vez en cuando y su originalidad me están gustando mucho. Aún se puede hacer buena televisión en España. Saludos

  3. Por fin me he puesto con la serie. El primer capítulo me ha gustado mucho, sobre todo por las referencias a Don Alfredo: desde la escena de Marta “muerta” en el fondo de la escalera a su aparición como “doble” de Kim Novak, la escena de la patrulla en el coche (¿”Con la muerte en los talones”?, ¿”Atrapa a un ladrón”?; no se pero creo que en muchas películas de Hitchcock salia ese plano), la escena en el cine (por momentos recuerda a “El hombre que sabía demasiado”), “La soga” (no sólo por la presencia de una soga sino por el (“falso”) plano secuencia en el cine; la silueta recortada en el cristal (“Alfred Hitchcock presenta”) y por supuesto el vestido de Amelia Folch, clavadito al de Tippi Hedren en “Los pájaros”, y también Salvador en plan James Steward, aunque él afirme que se parece al calvo de los X-Men.
    Sin embargo no se si este era un buen capítulo para regresar porque su planteamiento es demasiado “homenaje” y para el espectador no cinéfilo puede resultar algo raro. Por otro lado, coincido en lo de Julian como enlace con el espectador del siglo XXI. Es una pena. ¿Por qué se fue Rodolfo Sancho? Es un mal endémico de las series españolas: el escaso compromiso de los actores con el producto. Los americanos pueden pasarse una década encarnando al mismo personaje y aquí parece que no, que les tira más hacer una temporada o dos, largarse y luego quejarse de que no hay trabajo. Sancho no es el primero ni el último que se marcha de una serie de éxito a las primeras de cambio. En cambio a Doña Herminia en “Cuentame” no nos la quitamos de encima. Un saludo.

    • Gracias por tu acertado comentario, Pedro. Me alegra que te hayas subido al carro de los ministéricos. Espero leerte en más análisis de capítulos de la serie. Un saludo.

  4. Completo análisis. Gracias a él nos hemos enterado de como empezó la temporada 3. Hace un par de semanas empezamos con la T1, luego la T2… Y al llegar a la T3 capítulo 22 resulta que ya no está disponible en tve a la carta por derechos! Menos mal que tenemos al Sr. Vílchez.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad