Análisis de Rick y Morty. Temporada 4. Capítulo 2

0

Por segunda semana consecutiva, Adult Swim nos trae una entrega de la nueva tanda de episodios de Rick y Morty, la serie animada de ciencia ficción que ha cautivado tanto a seguidores de la animación adulta que ansiaban un nuevo Futurama como a la audiencia más casual, y que en esta ocasión prescinde de la parodia más directa de películas de ciencia ficción para hacer una sátira de las apps de citas… por supuesto, con un giro alocado, como acostumbra este producto que tanta expectación ha provocado. Aquí tienes el resto de análisis por si no los has leído todavía, pero ahora toca hablar del capítulo 2 de la temporada 4 de Rick y Morty.

No desarrolles mi app

Eso tiene escrito en la frente Glootie, el becario de Rick que se ocupa de satisfacer sus necesidades más básicas como asistirle en las comidas. Cuando Rick abandone la mesa, Jerry le preguntará a este curioso alienígena qué aplicación móvil desea desarrollar y, con la ingenuidad que caracteriza a este personaje, comenzará a desarrollarla con él. Se trata de un software de citas que, mediante el reconocimiento facial, permite emparejar a cada persona con su media naranja ideal. Sin embargo, esta app se revela como peligrosa cuando causa fricciones en las relaciones de pareja y empieza a parecer evidente que forma parte de un plan malévolo de una raza de extraterrestres. Sin Rick presente, Jerry tendrá que arreglar el estropicio que ha provocado junto a su reticente hijo.

Mientras tanto, Rick se ha retirado a un planeta artificial que ha creado como retrete, para hacer sus necesidades en paz. Sin embargo, hay un elemento extraño que afea el paisaje: el excremento de otro individuo, algo que él considera una afrenta imperdonable. Determinado a encontrar al culpable de tamaña ofensa, este científico loco inicia una búsqueda que le llevará hasta el culpable, no sin antes atravesar conflictos interplanetarios y sórdidas cantinas espaciales.

Una historia irregular

The Old Man and the Seat, que toma su título de la famosa novela corta de Ernest Hemingway, tiene dos mitades muy bien diferenciadas que, a diferencia de lo que sucede en el episodio anterior, no llegan a converger. Parece que esta temporada se caracterizará por mostrar al dúo protagonista por separado, teniendo en cuenta que Rick está sometido a un control familiar más estricto y que los dos protagonistas apenas han compartido escenas. Esto podría ser positivo, ya que el desarrollo de los demás miembros de la familia favorece su protagonismo en historias muy diversas, pero estaría bien un retorno al formato clásico después de tanto tiempo de espera. En este caso, al menos, las dos tramas separadas no terminan de funcionar.

Los fragmentos de esta historia dedicados a Morty y a Jerry son los más flojos: se centran demasiado en la infiltración dentro de la nave extraterrestre cuando los creadores podrían haber creado una sátira más pertinente y divertida si hubiera girado en torno a la app de citas creada por el simpático Glootie. El guión analiza de pasada los efectos de una aplicación como esta en la sociedad a través del enfrentamiento entre Beth y Summer, pero no aprovecha demasiado las posibilidades que ofrece esta idea para la comedia. A su favor hay que decir que los adorables instigadores del conflicto son bastante divertidos como parodia del arquetípico invasor extraterrestre, con referencias a Campo de batalla: La Tierra, y que siempre es bueno ver al infravalorado Jerry de vuelta en un rol relevante.

Además, la otra trama de este capítulo suple con creces la carencia de la anterior: se trata de una historia corta, rápida y divertida, con ese toque cruel e irreverente que ha caracterizado a esta obra desde sus comienzos. La comedia, por supuesto, viene de lo absurdo que es perseguir a un individuo a lo largo y ancho de la galaxia por un simple apretón, y funciona de maravilla. Sin embargo, lo más destacado de este episodio es el inesperado drama que surge en su segunda mitad, demostrando por qué Rick y Morty destaca más allá de su comedia negra, y desarrollando el personaje de este popular aventurero.

Conclusión

The Old Man and the Seat es un capítulo bastante flojo en comparación con lo que Dan Harmon, Justin Roiland y compañía nos han estado ofreciendo hasta ahora. Esto no sería nada preocupante en una serie con unos quince o veinte episodios por temporada anual, pero el contenido de Rick y Morty se ofrece con cuentagotas… y, por ello, debe mantener unos mínimos de calidad que no se ha alcanzado en esta entrega. Aunque sigue siendo una experiencia bastante entretenida de unos meros veinte minutos, esperemos que esta temporada tenga algo más novedoso que ofrecernos.



Loading...

el autor

Periodista recién graduado. Redactor en esta página y en el portal digital madridesnoticia. Creador de contenido para redes sociales. He publicado siete libros de ciencia ficción y fantasía en formato ebook, y cuento con un blog donde expongo mis proyectos. Si pinchas en esta casita tan maja, podrás verlo.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Bienvenidos amigos amantes del suspense y terror slasher. Aquí nos encontramos de nuevo con el análisis de esta serie que nos aterroriza y nos hace felices. American…