InicioSeriesAnálisis de Rick y Morty. Temporada 6. Capítulo 4

Análisis de Rick y Morty. Temporada 6. Capítulo 4

Rick y Morty ha parodiado infinidad de películas de ciencia ficción, pero sus parodias del género de terror, aunque memorables, son más escasas. En esta ocasión, la famosa serie de Adult Swim nos ofrece un episodio plagado de giros en el que descubrimos lo que sucede cuando dormimos. De momento, se trata de una de las mejores entregas de esta temporada, y es un ejemplo de cómo los capítulos autoconclusivos aún tienen cabida en una serie cada vez más centrada en sus tramas principales.

Sonambulismo productivo

A la mañana siguiente de que Beth encuentre a su padre sonámbulo haciendo abdominales, este revelará que ha adquirido un artefacto alienígena que permite aprovechar mejor el tiempo dedicado al sueño: la máquina desarrolla una versión nocturna de la personalidad de los protagonistas que llevará a cabo las tareas demasiado tediosas para sus contrapartes diurnas. Casi todos los miembros de la familia desarrollarán distintos talentos y realizarán sus labores domésticas gracias a este invento, y Jerry intercambiará correspondencia con su otro yo.

Rick y Morty

Sin embargo, dada la pereza y falta de consideración de la familia Smith, sus mitades nocturnas acabarán hartándose de ser sus esclavos, e intentarán llegar a un acuerdo con ellos para que les faciliten sus tareas. Cuando Rick se niega, sus sirvientes tomarán medidas cada vez más drásticas hasta llegar a una guerra abierta con la familia… es decir, con ellos mismos.

La casa-árbol del terror de Rick y Morty

Desde el comienzo del episodio, con una cita inicial que remite a algunas cintas del género, se nos deja claro que no se trata de una entrega al uso. Su planteamiento y desarrollo, que lo convierten en un producto autoconclusivo completamente válido, remiten a los capítulos de Halloween de Los Simpson, con los mismos giros siniestros sobre los lugares comunes de la serie. La trama de Night Family toma elementos de los meeseeks de la primera temporada, que también ayudaban a la familia en sus quehaceres diarios, así como de cintas como La mitad oscura, pero podría funcionar como su propia película de terror, de no ser por la escena poscréditos que restaura el sacrosanto statu quo.

Rick y Morty

El último episodio de Rick y Morty no prescinde de sus puntazos de humor habituales, en este caso centrados en la obstinación del científico loco, que prefiere crear platos indestructibles a tener que echarles un chorro de agua por encima a los que tiene en casa, y que se niega a llevar a cabo las tareas más básicas del hogar pese al peligro que puede suponer para su familia el enfadar a la familia nocturna. El hecho de que los protagonistas se enfrenten a ellos mismos también contribuye a la tensión de la trama, dado que la práctica omnipotencia de Rick hace que sea difícil tomarse en serio a los nuevos villanos de cada semana.

Así, aunque la comedia sigue siendo el motor principal de Rick y Morty, su última entrega también tiene algunos elementos de terror muy logrados que nos hacen desear que sus creadores le dedicaran más tiempo a este tipo de narraciones. Hay escenas que, si bien no suscitan el miedo, sí pueden llegar a provocar incomodidad entre los espectadores de estómago más sensible, y el elenco principal hace un gran trabajo dando vida a los antagonistas principales, con una interpretación que permite dar rienda suelta a su creatividad sin abandonar el papel que llevan interpretando durante toda la serie.

Conclusión

Night Family es un gran episodio con un guión inteligente y plagado de momentos hilarantes e inesperados, coronado por una persecución final delirante en la que seguir el ritmo de la acción es difícil pero merece la pena. Resulta increíble cómo, cuando hay talento detrás, puede caber tanta información en unos segundos de metraje.

Aunque las últimas dos temporadas de Rick y Morty fueron criticadas (a veces, con razón) por los fans más añejos de la serie, esta nueva tanda de episodios se está ganando el cariño de la crítica y el público gracias a unos guiones que no habrían desentonado durante los primeros años de esta telecomedia. Esperemos que la buena racha se mantenga, tanto en los episodios independientes como en la trama principal, y no metamos mucha caña a Dan Harmon si no es así. Después de todo, tampoco queremos que pierda el sueño.

Máximo Simancas
Máximo Simancashttps://laautopistadepalabras.wordpress.com/
Periodista. Redactor en esta página y, antes, en el portal digital madridesnoticia. Creador de contenido para redes sociales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS