InicioSeriesAnálisis de Riverdale. Temporada 6. Episodio 17

Análisis de Riverdale. Temporada 6. Episodio 17

Nuevo episodio de Riverdale y por lo tanto nuevo análisis semanal. Es el decimoséptimo de la sexta temporada o, si lo prefieren, capítulo 112 del listado total. Su título es Psicópatas Americanos. La serie, creada por Roberto Aguirre-Sacasa, es emitida por The CW y para España por Movistar+.

Bienvenidos otra vez, riverdaleros, a nuestro análisis semanal de Riverdale, la serie que tanto nos gusta y desconcierta por igual. Episodio bastante extraño, con convención de fans de asesinatos en serie, despedida de soltera y anuncio de cometa. ¿Qué??? Ordenemos un poco esto… si es posible.

Cumplo en advertir que SE VIENEN SPOILERS DE LA TRAMA y que pueden leer aquí nuestros análisis anteriores.

Masacre-Con

No hay esta vez introducción en off de Jughead y es lógico considerando el estado en que lo habíamos dejado en la entrega anterior. De hecho, no aparece en todo el episodio salvo por una fugaz imagen en que lo vemos aislado en su búnker. Según Betty cuenta a Archie, sigue oyendo voces y este pregunta si no está bebiendo, cosa que la rubia niega.

El centro de la trama es la Masacre-Con, tal como ha sido designado el evento que Betty y Veronica preparan en el casino para atraer al Asesino de la Bolsa de Plástico. La venta de boletos marcha viento en popa pues si algo no escasea son frikies y el hecho de que la convención tenga lugar en Riverdale, dice Veronica, le agrega un ingrediente extra al no haber otra ciudad pequeña con tantos asesinatos seriales.

Tiene razón; lo que no entiendo es qué hace uno de ellos sentado allí y haciendo planes. El destino de los presos en esta serie es difícil de entender: el tío Frank escapó y ya no volvió a prisión; Charles fue enviado a su casa por colapsar la enfermería y ahora que está recuperado, sigue allí. En fin, es Riverdale…

Entre la lista de actividades programadas hay un simulacro de autopsia a cargo del doctor Curdle (la convención era una estafa si no lo incluían), un simposio de la agente Drake sobre hibristofilia (vayan al link si, como yo, nunca habían oído esa palabra), una competencia entre Gárgolas y Grifos y un musical a cargo de Kevin basado en American Psycho : si algo sobra en Riverdale es material temático para un evento de ese tipo. El plato fuerte, no obstante, es un cara a cara con “la chica del pozo”, es decir Betty, única víctima que ha sobrevivido al Asesino de la Bolsa de Plástico.

Esperando el Cometa

Percival está desencantado después de que Archie le dejara sin cuadrilla. “El fracaso no es una opción”, le dice a Frank, tras lo cual le comenta que el cometa Bailey estará pasando sobre Riverdale en un mes y es esencial que el ferrocarril se halle funcionando para entonces o habrá que esperar sesenta y cinco años.

Sí, están en lo correcto: ya nos hemos cruzado con ese cometa y no hace tantos años como dice Percival; fue en el cuarto episodio de esta temporada, aquel del crossover con Sabrina. Pero era un universo paralelo y, tal como lo entiendo, la órbita de esta versión del cometa no tiene por qué coincidir con su igual. De todos modos, a Frank le intriga la relación: ¿qué tiene que ver el cometa con el ferrocarril? Percival responde que su paso brindará una energía muy especial que debe ser aprovechada.

Rescate Musical

Archie va a ver a los trabajadores que han abandonado a Percival para ponerles al tanto de que ha gestionado ante el sindicato un fondo de ayuda por haber quedado desempleados. Tabitha, por su parte, les ofrece comida gratis en Pop´s para ellos y sus familias: me gustaría saber cómo logra esta muchacha que le den las cuentas con tanta bondad encima…

Pero Percival no se da por vencido. Va a Pop´s (ubicado ahora en el Royale, recordemos) y, valiéndose del control mental, logra llevarse consigo a todos los obreros. El desánimo cunde, pero queda por jugar una carta que ya ha dado resultado antes: el anclaje emocional.

Archie desempolva entonces su guitarra y, acompañado por sus amistades y las familias de los obreros, se presentan en la obra para entonar canciones que hablan de unión y solidaridad de la clase trabajadora, lo cual provoca que, primero Fangs y luego el resto, vuelvan a cambiar de bando. Ok, hagamos de cuenta que esto no pasó…

Hechizo y Culpa

Cheryl recibe en Thonrhill la visita de Toni, pero la alegría inicial queda atrás cuando le dice que viene a anoticiarla de que va a contraer matrimonio con Fangs. El rostro le cambia por completo y, quizás para provocarle celos, le presenta a Heather, de quien alguna vez le había hablado. Ahora es la expresión de Toni la que acusa algún recibo y se termina marchando, no sin antes invitar a la pelirroja a su despedida de soltera con visita a la Masacre-Con incluida.

Heather le pregunta a Cheryl qué le ha producido la visita de Toni, pero pretende mostrarse indiferente y hasta disgustada por el planteo. Sin embargo, está molesta y queda confirmado cuando, Maleficarum en mano, va en busca de Kevin para reflotar alguna vieja asociación (recordar el culto del Divino Jason en la temporada anterior). Entre ambos, pronuncian un conjuro que, al parecer, provocará una brecha entre Toni y Fangs…

Pero cuando Cheryl, en plan Caperucita, va a casa de ellos con la excusa de llevarles muffins de cereza, se encuentra con que el pequeño Anthony no puede dormir porque está sufriendo cólicos. El rostro se le tiñe de culpa porque, claro, no era el tipo de brecha que buscaba crear, así que no tiene más remedio que apelar a Heather, quien suministra a la agradecida pareja un tónico elaborado por ella misma que elimina los dolores del bebé…

Uno de ellos

Y llega la convención. Como no podía ser de otra manera, el Babylonium es invadido por la más psicótica y alienada fauna pero. claro, buscan a uno en especial y de hecho, capturan en la primera noche a un enmascarado armado para encontrarse con la sorpresa de que tiene el cuchillo que perteneciera a Capucha Negra (es decir, al padre de Betty), que dice haber comprado por internet.

Su plan no era matar a nadie sino todo lo contrario: quería tener el honor de que Betty le autografiara el cuchillo y luego lo asesinase con él. Archie no da crédito a sus oídos y se marcha: demasiado para él. El sujeto dice que Betty es su heroína y está seguro de que es “uno de ellos” en referencia a los asesinos seriales: touché para la rubia, pues eso, justamente, la desvela desde hace rato.

El primer día de la Masacre-Con termina sin novedades en la búsqueda. Betty está decepcionada, pero la agente Drake la consuela con que solo es cuestión de tiempo y, de manera sorpresiva, le pregunta sobre su relación con Archie, a quien no ve allí. Tras insistir en que los ve muy diferentes, le arroja un chorro de agua fría al confesarle sentirse atraída por ella.

Betty agradece el halago, pero queda algo descolocada y se lo cuenta a Veronica, quien considera la actitud de Drake “poco profesional” para una agente. Betty no afirma ni niega, ni siquiera cuando Veronica le pregunta si hay atracción mutua y en cambio confiesa que… ha llegado a soñar con Drake. Admite que ante ella no tiene necesidad de censurarse a sí misma como hace con Archie.

Al segundo día de convención,Veronica no deja pasar la oportunidad de encarar a Drake y pedirle que deje en paz a su amiga en un momento en que está frágil emocionalmente y tratando de resolver un crimen: su actitud, dice, no ayuda. ¿Se viene otra pareja lésbica? Aún no lo sabemos, pero Drake queda muy afectada…

Un Beso en la Oscuridad

Llega el momento más esperado de la convención, que es la conferencia de “la chica del pozo”. Con la moderación de Alice, Betty responde inquietudes de los asistentes e incluso llamados telefónicos. La mayoría, claro, le preguntan sobre sus días de cautiverio y sus rostros se muestran entre asombrados y admirados cuando ella cuenta que el Asesino de la Bolsa de Plástico la obligó a descuartizar un cuerpo. Una muchacha le pregunta por qué los asesinos seriales llevan máscara y ella responde que es porque sienten vergüenza de sí mismos; en eso suena el teléfono y al otro lado de la línea está él…

Momento de tensión: el asesino le pregunta por qué lleva máscaraa y Betty responde que no es así, pero el psicópata le replica que lleva una máscara humana. No hay, dice, otro modo de explicar que haya organizado una convención de ese estilo y le recuerda que la vio con sus ojos descuartizando un cadáver: está seguro, además, de que su historia no acaba junto a Archie sino junto a él y con un beso en la oscuridad…

Eres lo que usas

Después de lo de Anthony, Heather aconseja a Cheryl que no vuelva a pronunciar un conjuro estando emocionalmente inestable porque nunca termina bien. La pelirroja toma el consejo y admite que si está en ese estado es porque en algún lugar íntimo guardaba la esperanza de que Toni y ella terminarían juntas pero, además, porque no quiere dañar a Heather. Esta le responde que ambas merecen una segunda oportunidad y que deberían divertirse, por lo que Cheryl piensa de inmediato en la despedida de soltera a la que están invitadas.

En una de las suite champán del Babylonium, las chicas se visten para la ocasión con vestidos top de las mejores marcas del mundo que, dice Veronica, les han sido enviados por Katy Keene, para esta altura casi un fantasma al haber sido cancelada su serie. Realizan una entrada triunfal a la convención como parte del musical de American Psycho mientras interpretan el tema You are what you wear (Eres lo que usas). Luego Kevin hace lo suyo en el rol de Patrick Bateman y canta mientras acuchilla a una víctima tras otra.

Entre el gentío, Betty distingue a alguien con la máscara del asesino y, un instante después, cree justamente verle asfixiar a Kevin con una bolsa.

Pero cuando se sube al escenario y lo arroja de espaldas, resulta ser nuestro querido doctor Curdle (hay que ver la expresión con que mira desde el piso), y todo era parte del show. El verdadero asesino se ha escabullido…

Drake la pone al tanto de que se ha producido una situación y, en efecto, han atrapado a un enmascarado con una pistola, pero es otra vez nuestro fan psicótico que, según parece, se ha hecho de una verdadera colección de objetos-fetiche ligados a Capucha Negra, pues también tiene su pistola. Betty intenta hacerle entrar en razón recordándole la cantidad de personas que han sido muertas con ese arma, pero parece tener mucho éxito y el sujeto termina detenido.

Cuando regresa a casa de su madre, encuentra muerto al custodio policial que había sido asignado, así como a Alice y Charles atados y amordazados en el comedor. Una vez que le quita la mordaza, la primera le dice que el asesino está allí y la espera en el garaje. No es casual: allí era donde, de niña, su padre la adiestraba…

Lo encuentra junto a una mesa servida y con velas sobre la cual hay una máscara que, según le dice, es para ella: insiste en que se la coloque porque afirma que son almas gemelas y, enseñándole una motosierra, la invita a confirmarlo descuartizando a Alice y a Charles. No da resultado: la rubia le replica que no son iguales y le dispara…

¿Ha muerto? Aparentemente sí, pero no terminamos de creerlo: solo le hemos visto en el piso mientras un charco de sangre se iba formando bajo su cuerpo. No le hemos llegado a ver sin máscara, por ejemplo, ni sabemos si Betty se la ha quitado. Por lo pronto, ella asegura a Archie que ha muerto.

Expresa dudas sobre la relación entre ambos, pues insiste en que quizás porte la herencia de su padre y a la larga, como el asesino le ha dicho, termine saliendo la naturaleza psicótica de su interior. Archie le recuerda un episodio de infancia en el cual rescataron juntos un pajarillo herido y ella lo curó y le hizo un nido, lo cual prueba que es distinta. Aunque ella no confíe en sí misma, le termina diciendo, él sí confía en ella…

Balance del Episodio

Todo muy extraño, pero ello no es extraño. Y no es juego de palabras: es Riverdale. Lo de la convención para fans de asesinatos seriales es buena idea, lo mismo que el musical de American Psycho, pero es paradójico que estén tras un asesino psicótico recibiendo consejos de otro.

Hannibal Lecter, al menos, estaba en prisión, pero Charles está cómodamente instalado en casa de Alice y haciendo planes con el resto: hasta habla con toda naturalidad en nombre de los asesinos seriales cuando, para llevar tranquilidad de frente a la convención, dice “amamos a nuestros fans, no los asesinamos”.

Y por otra parte, ¿con tanta ligereza tratan a un asesino serial en Estados Unidos? Lo enviaron a casa de su madre por estar atestada la enfermería de la cárcel (¿con su prontuario?) y luego se desentendieron: pusieron únicamente un custodio en el domicilio temiendo que ocurriese algo durante la convención.  Está curado, pero sigue allí: no creo que funcione de esa manera…

Algunos de los mejores momentos los ha tenido Veronica, como cuando, para tranquilizar a Betty, le dice que ella es mucho más asesina que ella al recordarle que se ha cargado a su padre y a su esposo: sublime cuando remata “lo de Heraldo fue un accidente”. Y se anota otro puntazo recomendando a Drake que controle su líbido.

Los momentos musicales siguen, como siempre, entre los puntos altos de la serie, aunque deberían empezar a no darle a Casey Scott (Kevin) canciones que requieran registro tan alto; pone lo mejor de sí, pero tiene sus límites. Muy buena la analogía del “eres lo que usas” con la alegoría de las máscaras que propone el asesino.

Y la canción de Betty, que podría haber sido algo anti-clima para este episodio, no quedó mal al intercalarse con las escenas de pesquisa del asesino y hasta creó un bello contraste, además de dejarnos pensando si se la dedicaba a él, a Drake o a Archie, como finalmente pareciera.

De todas formas, no parece que la agente Drake se vaya a rendir fácilmente con lo de Betty y sigue, por cierto, siendo un personaje bastante misterioso que aún no sabemos para dónde pueda salir. Y lo mismo Heather, a la que vemos formalizando relación con Cheryl y ayudando a solucionar sus metidas de pata, pero… no sé: aún no me parece del todo confiable y sigo preguntándome para qué quería el Maleficarum…

Pero la gran pregunta del episodio, por supuesto, es si realmente murió el asesino y, en caso de ser así, quién era. El hecho de que no nos lo hayan vuelto a mostrar y que su identidad siga en secreto es bastante sugerente, al punto que no sé cómo interpretar el final: lo que menos nos interesaba para esa altura era cómo quedaba la relación entre Betty y Archie.

Lo del cometa, hasta ahora nunca mencionado por Percival, es otra de las cosas que nos llena de intriga y sigo sin entender por qué dicen que “pasará por Riverdale”. El paso de un cometa es un fenómeno astronómico bastante macro como para referenciarlo a una única localidad. ¿No “pasará” por Greendale, por ejemplo?

En fin, un episodio que, aun con algunos buenos momentos, aportó más confusión que otra cosa y quedamos a la espera de qué pasa con Jughead o cómo sale de su traumático aislamiento voluntario. Ah, perdón: ¿quieren que les explique lo de la canción de los obreros? No, lo siento, no tengo más tiempo: mejor les dejo el avance del próximo episodio…

 

Una vez más, tendremos que esperar dos semanas.  Hasta entonces y sean felices…

 

Rodolfo Del Bene
Rodolfo Del Bene
Soy profesor de historia graduado en la Universidad Nacional de La Plata. Entusiasta del cine, los cómics, la literatura, las series, la ciencia ficción y demás cosas que ayuden a mantener mi cerebro lo suficientemente alienado y trastornado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS