Análisis de Star Trek Picard. Temporada 1. Capítulo 10. Fin de temporada

7

Chicos, ya acabó la serie de mi querido capitán Picard, que aunque le llamen almirante, para mi siempre será el capitán Picard. Os recuerdo que este artículo tiene spoilers a mansalva, por lo que si no quieres tragarte algo que no hayas visto, pon primero el capítulo en Prime Video y luego vente a la web a compatir tus comentarios.

Pincha aquí para ver todos los análisis de Star Trek Picard en la web.

Final de lloros a moco tendido

Supongo que por la terrible pandemia del coronavirus que estamos padeciendo o porque estoy muy sensible, la parte final del capítulo final de temporada la acabé llorando. En fin, y ya sin coñas, estoy muy sensible con el problema actual del coronavirus y más cuando vivo en Madrid capital. Pero aún con todo quiero decir que la despedida de Jean-Luc Picard fue magnífica, digna de, para mí, uno de los mejores personajes de la historia de la televisión. Y además, aunque se que hay firmada una segunda temporada (y si todo va bien se harán muchas más) Patrick Stewart cumple, en 2020 80 años, y si no es por la enfermedad puede dejar de actuar en algún momento por cuestiones de edad. Se que el actor es un icono dentro de la industria pero el tiempo y las enfermedades pasan factura a todos.

En primer lugar tengo que decir que el capítulo me ha gustado y mucho, pero de nuevo tiene algunos elementos que no los entiendo del todo. Una cosa es la ciencia ficción y otra la magia de Harry Potter, que sale porque sí. Pues aquí, en Star Trek, los amigos de Picard tienen el aparato ese que hace magia, literalmente y además, hace magia gratis, sin coste alguno. El funcionamiento del aparato ese es muy sencillo: piensa que es lo que deseas y se hará realidad. Así, como el que no quiere la cosa. Como la lámpara de Aladino. Si pienso que mi nave vuelva a tener energía, la tendrá. Si pienso en hacer cientos de hologramas de mi nave, me lo hará. ¿Véis? esas son las cosas que hacen que esta serie en vez de ser una de los mejores de la parrilla televisiva, sólo sea una buena serie. Puedo seguir. ¿Qué hace Narissa dentro del cubo Borg? La última vez la dejamos al borde de la muerte cuando aparentemente la teletransportaron a una nave romulana. ¿Y ahora aparece en el cubo Borg? ¿Cómo? Es que no tiene sentido. Nada tiene sentido.

Y ojo, que me acabo de dar cuenta de otra. El capítulo acaba con la nave del Capitán Ríos partiendo a no se sabe donde, con todos dentro y de pronto vemos a Raffi y a 7 de 9 haciendo manitas ¿cuando se supone que han estado juntas y revueltas? ¿Cuándo se ha insinuado la condición sexual de alguna de ellas? Aquí todo es porque sí. Pero… ¿que hacemos con los exborg que han quedado vivos dentro del cubo? ¿De pronto ya no existen? Porque los protagonistas se van y les dejan allí tirados. Ah, que se me olvidaba ¿que pasa con Narek? ¿Dónde han dejado a este buen hijo de Satán? En fin, que el capítulo es muy emotivo, que Patrick Stewart y su personaje es el mejor de todos pero, joe, es que cada episodio tiene cagaditas que no me gustan un pelo.

En fin y abreviando, que tenemos a una flota de romulanos que cada vez que van a disparar pasa algo que se lo impide hasta que finalmente llega la Federación comandada por Riker, si, el mismo que hacía dos días estaba retirado y da tiempo a Picard para que convenza a Soji de que no avise a los sintéticos avanzados.

Por cierto, básicamente, eso de los sintéticos superiores me recuerdan a esas películas de los 80 en los que se abría un portal para avisar a los demonios de otra dimensión, y que justo cuando iban a llegar a la Tierra lo cerraban. Pues lo mismo. Una gilipollez. Vemos unos tentáculos metálicos que se acercan a un agujerillo creado por la baliza de Soji y cuando ya están entrando por el mismo, Soji cierra el portal gracias a que Picard le convence. Así se acaba la amenaza. Fin.

Qué si, que Picard mola mucho y la serie está chula, pero tenemos que reconocer que tiene muchos puntos ciegos. Aún así, tengo que decir que la he disfrutado mucho y la recomiendo a todo hijo de vecino. Lo digo en serio. La serie se disfruta un montón y si te gusta Star Trek vas a ser muy feliz.

Sin más dilación tengo que decir que para mi ha sido un placer comentar todas las semanas un capítulo de la serie, y espero con ansiedad que se pueda rodar la prometida temporada 2. Queremos más.

Larga vida y prosperidad.



el autor

Licenciado en Publicidad y RR.PP. Creador y administrador del blog entre otras actividades lúdicas como community manager, lector de libros y cómics además de futbolero, cinéfilo y coleccionista de páginas originales. Me gusta hacer un poco de todo.

7 comentarios

  1. Rodolfo Del Bene el

    Hola, Mario:
    Y llegamos al final. Debo decir que el último episodio fue tan fuerte desde el punto de vista emotivo que me dejó en segundo plano muchas incongruencias que mencionas y que a mí también me hicieron ruido. Sólo por agregar una más: la forma en que Agnes sacó a Picard de su cautiverio de los sins fue increíblemente simplista. No sé qué clase de cautiverio era ése si se podía abandonar tan fácil; no había por qué envidiar tanto a la mariposa, ja.
    Pero los elementos emotivos fueron muchos y fuertes. Verlo a Riker al frente de la flota romulana, por ejemplo. Ok, sé que tampoco es muy creíble que, estando en retiro y devenido casi en cocinero, se le haya no sólo permitido sino además asignado estar al frente de una operación lo suficientemente clave como para salvar toda la vida orgánica de la galaxia. Pero aun así, tengo que confesar que el momento de verlo allí y volverle a ver su clásica sonrisa beatífica, casi de Buda, pudo conmigo.
    El episodio de la muerte de Picard fue de lo más triste que recuerdo en todo el universo Star Trek, pero bueno, todo «trekkie» sabe en que en ese universo, justamente, nadie está muerto por completo: después de todo, en otros contextos, hemos perdido también a Spock y a Kirk. Pero bueno: uno de mis temores estaba fundado (Picard, en efecto, moría), pero otro no (por fortuna no fue eliminado de la serie ni se dejó al resto de la tripulación al frente de una nave rebautizada como «Picard» para dar sentido al título).
    Y la muerte de Data, por último. Bueno, muerte de su conciencia, en realidad. Uno podría pensar que no teníamos por qué sentirla tanto cuando, después de todo, ya estaba muerto, pero claro, cuando supimos de la existencia de una copia en algún lado, eso nos había dado la esperanza de que pudiéramos volver a verlo más tiempo. Aun así, esa charla final fue de antología: hermosa y muy acorde a aquellos pensamientos que Data había ido elaborando por cuenta propia en Star Trek: The Next Generation cada vez que se interrogaba acerca de esas cuestiones sobre la naturaleza humana que tanto le preocupaban. Y así cómo en otros momentos se preguntó acerca de la esencia del arte o del humor, era un gran final para él que terminara haciéndolo acerca de la condición humana misma, de lo que nos define como tales. Y, por una vez, Data logró responder una de sus preguntas, quizás la más importante: el planteo sobre la mortalidad como condición inseparable de lo que nos hace humanos fue realmente genial y emocionante (aunque si me das a elegir, siempre voy a preferir resignar mi humanidad si me aseguras la inmortalidad, jaja).
    En fin, vuelvo a repetir que coincido en cuanto a las incongruencias que señalas, Mario, pero el final realmente me dejó sin palabras. Tú has admitido que lloraste; yo no llegué a hacerlo pero casi (ya sé que suena poco elegante y muy prosaico, pero la única vez que lloré ante la pantalla fue con el final de Terminator 2, jajajajajaaa).
    En el balance me gustó. Quizás, atendiendo a eso que hablábamos antes acerca de que las series de Star Trek siempre se caracterizaron por sus episodios autoconclusivos, ésta se me hizo un poco larga y los diez episodios pueden terminar siendo un exceso pero, bueno, eso es la fuerza de la costumbre, digamos. Para los «trekkies», una historia como ésta daba para, a lo sumo, un episodio doble como aquellos que solían estar a caballo de los cambios de temporada en las otras series.
    Un gusto haber compartido estos diez episodios contigo, Mario y, sobre todo, un gusto leerte, muchas gracias por tus atinados análisis y nos encontramos en cualquier momento. Un abrazo y cuídate mucho.

    P.D: cuando dije que en el universo Star Trek nada está muerto del todo, creo que dejé un guiño en relación con Data.

    • Rodolfo Del Bene el

      Perdón: fe de erratas. Veo que puse «Riker al frente de la flota romulana» y parece que hubiera estado conduciéndola. No, lo que quise decir fue «enfrente» o «enfrentando»; obvio que Riker está con la flota de Federación. Perdón por haber sido confuso…

      • Perdón por el retraso a la hora de contestar.

        Esta serie podría haber sido de lo mejor de 2020, lo digo en serio, de lo mejor. Aún así es tan emotiva y tan cojonuda que la considero buena serie. Patrick Stewart es cojonudo y que hagan una serie de un tio de 80 años me parece, cuanto menos increíble y estupendo. Pero eso no implica que tenga sus cagadas de las cuales muchas sobran o al menos son fácilmente subsanables. Espero que eso lo modifiquen para la hipotética temporada 2. Ya se que han firmado por 2 temporadas y seguro que harán mas, pero siempre que no ocurra ninguna desgracia porque con lo que está cayendo, vete tú a saber.

        Un saludo y gracias por estar al otro lado estas 4 semanas

  2. Hola, Mario
    Gracias por tu detallado análisis de la serie.

    No puedo estar más de acuerdo con tus comentarios. A los fans de Star Trek nos tienen ganados de antemano en el aspecto emocional, pero hay ciertas libertades y/o cagadas bastantes inexplicables en este final.

    Esperando leerte en la segunda temporada, te envío un gran abrazo

    Antonio

    • Gracias Antonio por tu comentario.

      También espero que no pase nada y podemos todos volver a leernos en la segunda temporada y que Patrick Stewart pueda hacer muchos nuevos episodios

      Un saludo

  3. Me ha gustado mucho el final con ese Data queriendo desconectarse definitivamente y morir para ser como un ser humano y esa frase de la mariposa, pero como dices tiene sus incongruencias. Porque ¿que pasó con todos los sinteticos despues de que recuperaran a Picard? ¿Y eso de los seres superiores que luego eran unos brazos metalicos tipo Doctor Octopus,? jeje. Y luego lo que me decepcionó fue que Ryker no comandara el Enterprise F o G a saber porque letra iran, y si te fijas todas las naves de la federacion son iguales. ¿Se han quedado sin ideas de diseño? Por lo demas un buen final.

    • Gracias Juan por escribir.

      La serie está chula y el capitán Picard es el mejor, punto. Pero si, hay cosas decepcionantes y mejorables. Espero que tomen nota para la temporada 2, si se puede hacer

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Queridos y queridas, os doy la bienvenida una vez más a este nuestro blog esperando que os encontréis bien. Por fin la espera llegó a…