Análisis de The Walking Dead. Temporada 8. Episodio 14

0

The Walking Dead encara su final de temporada con otro capítulo bueno. Sí amigos y amigas, la serie de AMC ha hecho pleno con tres capítulos bastante interesantes, aunque también puede que tenga el listón yo demasiado bajo.

Análisis del resto de episodios de la serie

El tormento del pasado

Gran parte del episodio gira en torno al yo del pasado de muchos de los personajes. Todos han cambiado, se les ha forzado a hacerlo con tal de sobrevivir un día más en este mundo apocalíptico, pero han dejado atrás sus valores y lo que ellos eran antes de todo esto. Rick es uno de ellos. Antes era un sheriff con una mujer y un hijo. Vivía feliz sin mayor complicación hasta que todo esto cambió el mundo y le cambió a él. Ahora es un asesino despiadado que se mueve por la pura venganza. Rick ha alcanzado el límite que ya consiguió tras la muerte de Lori, pero con Negan aún vivo es de esperar que su separación de su yo anterior sea cuestión de tiempo.

Él se niega a leer la carta que su hijo Carl dejó al morir, pero no va a dejar que los causantes indirectos de la muerte de su hijo y directos de todos los males que han sufrido en los últimos meses se salgan con la suya. Con esta determinación decide salir a dar caza al grupo de rehenes que huyó la noche del asalto de los Salvadores. Ninguno de ellos es una cabeza pensante del grupo enemigo, pero mejor no dejar cabos sueltos ahora que Negan está en paradero desconocido.

Este, sin embargo, está preso en la chatarrería de Jadis. Siendo sincero no se deducir (a pesar de los dos visionados que he hecho) qué es lo que quería hacer con el líder enemigo. Este se encuentra atado sobre una carretilla y es llevado a un claro. Allí Jadis decide no solo prender fuego a una pila de troncos con Lucille en ella sino acabar con la vida de Negan. Pero, ¿qué es lo que pasa cuando el antagonista o el protagonista está a punto de morir? Que todo se retrasa de una manera excesiva. Jadis sabe que quiere hacer sufrir a Negan por la muerte de su pueblo, pero como es obvio algo sale mal y la facilidad con la que podría haber acabado con él, como por ejemplo abriéndole la cabeza con su propio bate, se van al garete. Sin embargo, sorpresa sorpresa porque el helicóptero que brévemente vimos al comienzo de esta segunda parte de la temporada vuelve a aparecer. Al parecer Jadis conoce a la gente del helicóptero porque en su “plan maestro” incluía una parte en la que mediante bengalas atraería al helicóptero hasta a ella, pero la jugada le sale mal.

Aun siendo su enemigo, Jadis decide dejarle libre porque… bueno, sino no habría serie y este con toda su buena fe decide ofrecerle una oportunidad en sus filas. Ambos deben dejar atrás su pasado sino les consumirá para asumirlo y tirar para adelante. No sabemos si Jadis acabará por aceptar la oferta de Negan, pero ella será importante en cuanto a su “conexión” con ese helicóptero.

¿Yo un asesino? Que va

Mientras Rick decide salir a la caza de los hombres de Negan, Mogan decide lo mismo con la excusa de ir a buscar a Henry. Sin embargo, nuestro querido Morgan está más cerca ahora de ser el niño de El sexto sentido que del John Wick que pareció a comienzos de esta segunda parte. Esto se debe a que ha dejado de ver al hombre de Negan al que mató Henry para pasar al propio niño muerto. ¿Está muerto? No pues Carol lo encuentra solo en medio del bosque perseguido por un par de caminantes. Aun así Morgan no decide acompañarla y asumir que su error, llenar de ira y venganza la mente de un niño pequeño para ser un “mini Morgan”, ha llevado al pequeño a ser devorado por unos zombis, con lo que decide dar caza a los Salvadores que huyeron.

En el camino Rick y Morgan se encuentran. Sabemos que Morgan va a ser el que desencadenará el crossover entre Fear the Walking Dead y esta, y se dará por lo absorto que se encuentra el personaje en estos momentos. Ambos aúnan fuerzas y se dirigen a un “piso franco”, una especie de punto de reunión que chivó Alden, el guaperas ex Slavador, a Rick. Sin embargo, ambos son reducidos por el mismo grupo que iban a asesinar y retenidos dentro del edificio. El panorama no es bueno para ninguno: los Salvadores son muchos menos de los que salieron de Hilltop ya que muchos han muerto por caminantes o se han acabado convirtiendo; además una horda se aproxima a pesar de los oídos sordos de estos. Mientras tanto, Rick intenta convencerlos de dejar todo y volver a Hilltop donde serán aceptados. ¿Una trampa? Pues claro, y es que mientras la horda empieza a invadir el lugar, Morgan y Rick se encargan de liquidar a los Salvadores que quedan y a Jared, líder del grupo y quien asesinó al hermano de Henry.

Con esto, todos vuelven a Hilltop, donde Morgan asume que ya no es el que era cuando Henry le confiesa que siente que haya tenido que llegar a esto y Rick acaba por leer la carta de su hijo. En otro lugar, en la fábrica donde Eugene y sus hombres están fabricando munición, Rosita y Daryl van a dar un ataque definitivo, pero no al lugar sino asesinando a Eugene para así dejarles sin cabeza pensante del grupo.

Y con esto ha acabado el análisis. Lo cierto es que en este episodio han ocurrido muchas cosas, algunas importantes y otras de relleno, pero en general no ha sido un episodio insatisfactorio. Veremos si para los dos que quedan al nivel sigue en aumento.

Nos vemos la semana que viene. Un saludo y sed felices.



el autor

Estudiante en la Universidad Miguel Hernández de Elche. Frikazo de proporciones bíblicas, crecí amando los videojuegos y el cine como medio de escape, sacrificando la vida social. Aunque no me arrepiento. Fan hasta las venas de Batman y El Señor de los Anillos. El mundo se me queda corto, mejor dejadme en la Tierra Media.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Por fin llegó el día. Tras una semana de ausencia, Counterpart regresa para culminar la travesía que ha sido esta primera temporada. Temporada sumamente interesante…