Crítica de Blackwood (Down a dark hall). Película a medio cocer

0

Blackwood es de esas películas con equipo patrio que deciden buscar suerte en el extranjero. No es menos meritorio pues todos sabemos que el cine español aún tiene que buscar su sitio en el mundo y Rodrigo Cortés sabe mucho de irse al exterior para sacar adelante sus obras. Esta es la quinta película que el orensano realiza y la cuarta que está producida tanto en España como en Estados Unidos, pero sin lugar a dudas es la peor de su corta filmografía.

No soy muy asiduo al cine de Cortés, pero sí que me he topado con un par de cintas suyas, Enterrado y Luces Rojas, en el que el realizador patrio se ha sabido mover con soltura. Nada del otro mundo, pero suficientes para engancharte hora y media. Sin embargo, su última apuesta, Blackwood, es una cinta a medio cocer que solo atrae por contar con Uma Thurman a la cabeza del reparto.

Resultado de imagen de down a dark hall movie

El principal problema de Blackwood, o Down a dark hall fuera de nuestras fronteras., es su montaje. Me ha sorprendido saber que el propio Cortés, aparte de hacer las veces de director y guionista, se encarga de montar él mismo sus películas. Supongo que para qué dejar el trabajo a otro si lo sabes hacer tú. No recuerdo ahora mismo si Enterrado o Luces Rojas fallaba en su montaje, pero Blackwood es un popurrí de escenas sin sentido intentando llevar adelante una historio poco menos que interesante. La cinta abre con un flashback y un flashforward, un vistazo al pasado y al futuro de la historia que no deja nada en claro. Una vaga técnica de intriga sobre el futuro de los personajes que falla en su propósito. Más allá, la película se retrasa media hora en arrancar para luego caer en el más absoluto tedio hacia un final sacado de, como no podía ser de otro modo, una novela juvenil. Su hora y media de metraje se puede resumir en 30 minutos, media hora donde sucede todo lo interesante y , a pesar de ello, no se nos cuenta una historia atractiva. Porque, ¿de qué va Blackwood? Si has visto Luces Rojas sabrás que a Cortés le interesan mucho los temas paranormales y mágicos. Blackwood es un popurrí de temas en una historia que mezcla X-Men con El Exorcista y El sexto sentido sobre niñas con “poderes”, fantasmas y un tipo raro con maquillaje barato que da sustos por donde va.

Por ello, el reparto encabezado por Uma Thurman no sabe llevar a cuestas una película que se presagia mala desde el comienzo. Durante todo el metraje tengo la sensación que ni ella ni el resto del reparto sabían a lo que se metían. Muchos, incluida la propia Thurman, están apagados y absortos a todo lo que la historia nos intenta contar. Es el ejemplo perfecto de “actores interpretando un papel” pues ninguno consigue meterse en la película y ofrecer una actuación interesante y que nos haga acercarmos un poquito a su propuesta. Y lo siento por AnnaSophia Robb, pero la culpa es en gran parte tuya. Si la cabeza visible, en este caso Uma Thurman, no despega, que menos que tener una protagonista atrayente. Lejos de eso tenemos el personaje más soso de toda la película.

Blackwood se mueve en las arenas movedizas de las películas de terror. No he visto muchos anuncios de ella en la televisión ni en Internet, y por lo que he leído en Estados Unidos se ha estrenado en plataformas de vídeo en streaming mientras que en España lo ha hecho en pocos cines, pero lo que sí he podido observar es que la vendían como una cinta de terror (amén del “homenaje” al póster de El orfanato de Belén Rueda). Blackwood, aviso a navegantes, no es una cinta de terror. Cortés, en pequeñísimos momentos, consigue ofrecer algo de tensión con esos planos a lugares recónditos de la mansión Blackwood esperando a que algo se mueva o los contados jumpscares, pero con tan sosa puesta en escena no hay mucho donde rascar.

Imagen relacionada

Blackwood es un quiero y no puedo. Una película a la que le quedaban meses en el horno para poder haber sido mínimamente disfrutable y es de esas que, volviendo al tópico, podrían haber encajado con un formato televisivo. Es verdad, la historia de las cinco chicas en el castillo Blackwood podría habernos ofrecido una mini serie de 10 episodios interesante. Además, os aseguro que el presupuesto no descendería, la película se mueve entre la serie B con efectos muy mal llevados. En definituiva, Blackwood es un “a evitar” con letras grandes.



el autor

Estudiante en la Universidad Miguel Hernández de Elche. Frikazo de proporciones bíblicas, crecí amando los videojuegos y el cine como medio de escape, sacrificando la vida social. Aunque no me arrepiento. Fan hasta las venas de Batman y El Señor de los Anillos. El mundo se me queda corto, mejor dejadme en la Tierra Media.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Bienvenidos, buceadores de las fosas más lodosas y profundas de los océanos del mundo del cine. Hoy vengo muy emocionada, porque os traigo la MEJOR…