Reseña Basura: Megalodón

5

Bienvenidos, buceadores de las fosas más lodosas y profundas de los océanos del mundo del cine. Hoy vengo muy emocionada, porque os traigo la MEJOR PELÍCULA QUE HA PASADO POR ESTA SECCIÓN. En mayúsculas, si. Y es que los tiburones han vuelto, así como esta sección, que había acabado momentáneamente abandonada. No me voy a enrollar mucho, hoy os traigo la reseña basura de Megalodon, película que disfruté en pantalla grande y acompañada. Si, a estas alturas de la vida, aún hay gente que se atreve a acompañarme al cine. Reseñas Basura anteriores: en este típico enlace. Ojo a los spoilers, ¿Eh?

La historia jamás contada contada

Nos encontramos en una instalación de investigación científica con propósito desconocido, y un montón de estructuras submarinas de cristal. En ella nos presentan a un equipo chachi molón de científicos de titulación indeterminada, tan profesionales como dicharacheros, que se preparan para una importante misión: atravesar una termoclina que suponen que se encuentra al fondo de las Fosa de las Marianas, bajo la cual encontrarán (o esperan) todo un nuevo ecosistema. Aunque os he dejado la definición de termoclina que da la wikipedia, recomiendo no leerla, u olvidarla momentáneamente si la sabíais, en pos de un mayor disfrute. Al atravesar esta infranqueable barrera térmica, algo oscuro y enorme atrapa a la tripulación, y quedan atrapados en el fondo.

Me pareció haber visto a un lindo tiburoncito

¿Quien llega a rescatarles? Jason Statham. El bueno de Jason es rescatador de submarinos, un trabajo al que me habría dedicado antes de haber sabido que existía. Jason está retirado tras dejar morir a dos compañeros en un incidente que lo marcó como “el rescatador loquito”.  Tras el rescate, se abre en la termoclina una especie de puente de calor, que permite al monstruoso tiburón acceder a los mares del mundo.

¿Quién es quién en Megalodón?

Tenemos a Jason Statham, interpretando a Jonas Taylor, un héroe atormentado por su pasado, pero poseedor de La Verdad, que se sacrifica por aquello en lo que cree, y que sale sin camiseta más veces de las que son necesarias. Lo más maravilloso del personaje es ver a Statham intentando esconder que pasa de los 50 años, mientras resolla y resopla en escenas grabadas con cámara rápida para que parezca que es lo más. Todas sus escenas son obras de artes envueltas en camisetas o licras demasiado pequeñas.

También está Li Bingbing como Suyin, la hija del jefe científico de la estación. Suyin tiene un hija, y es muy lista o muy tonta, depende el momento de la película. Suyin no tiene un personalidad muy definida, pero no es importante, porque su principal función en la película es preocuparse por su hija, y ser el objeto pasivo del amor de Jason Statham.

¡Nada, Jason, nada!

El último personaje reseñable es el de Rainn Wilson, que se ha quedado sin pasta después de The Office, y que interpreta al acaudalado y malicioso dueño de la estación científica, Jack Morris, un tío que durante el 90% de la película se comporta como un tolai con más pasta y humor que inteligencia, y que en los últimos cinco minutos decide que, en realidad, a él le va mas ser el malo de última hora, que muere dos minutos más tarde.

También hay otros, como los jefes de la estación o la hija de Suyin, pero el secundario más importante es Masi Oka, que muere a los veinte segundos de empezar la película, de forma tan adorable que el resto de secundarios pasan a ser purria carnaza de Megalodón hambriento.

¿Por qué Megalodon es casi mejor que Megatiburón?

Ojito, porque entramos en aguas pantanosas. Los más ancianos del lugar sabréis que, pese a mi amor por la saga Sharknado, y por el cine Z de cualquier monstruo mutado, mi gran debilidad es la saga Megatiburón Vs Cosas. Así que, ¿De verdad me ha gustado más Megalodón que esta serie? No, pero por poco.

En primer lugar, he disfrutado del tono de la película. A pesar de haber costado 178 millones de dólares (177,9 millones más de lo que costó Megatiburón contra Crocosaurio), la película no se toma demasiado en serio a sí misma. Incluso ha variado muchas de las cosas del libro en el que se basa (os lo juro, esto se basa en una novela) solo para que relajar el tono de la película. El presupuesto ha estado, en su mayor parte, dedicado al gran caché de parte del reparto, y al CGI. El guión es solo una excusa. Para mí, esto es un acierto, y el tono es muy similar a mis favoritas de The Assylum.

La pequeña e indispensable niña

El CGI es genial, el tiburón está muy bien hecho, y no decepciona en las distancias cortas. Aunque sigue siendo divertido ver como el Megalodón varía de tamaño en función de las escenas. Si en la escena final vemos al Megalodón atacado por tiburones blancos que parecen pulguitas a su lado, en otras lo vemos abrir la boca para tragarse a alguno de los protagonistas, y no podemos diferenciarlo de una ballenita cualquiera. Con esta declaración, creo que el director trata de explicarnos que el Megalodón es solo el miedo que le tenemos cada uno, y por eso cada uno le ve de una manera. Arte.

En segundo lugar, y esto en importante, saben a que público va dirigida. Al público como yo. Y por eso les importa bastante poco que el guión tenga más agujeros que el gruyer, y no tienen miedo a usar los enormes recursos técnicos de los que disponen para darnos lo que queremos: vistas impresionantes del monstruo, trepidantes escenas que no llevan a ningún sitio y, lo mejor, dos megalodones.

La Opinión de Sofía

He disfrutado de esta película como una enana. Podéis preguntar, porque en esta santa casa hay quien ha estado conmigo, y os asegurará que así fue. Cumple con todas las características del género, pero con efectos especiales ultra molones. Pero, seamos sinceros, ¿Es más eficiente que Megatiburón?

Megatiburón Vs Crocosaurio tuvo un presupuesto, como he dicho antes, de 10000o$, y una recaudación de 500543$. Con 178 millones de dólares de presupuesto, la recaudación hasta la fecha de esta película es de 314,2 millones. La segunda película de la saga ganó 400543 dólares, que pueden parece poco si los comparamos con los 136,2 millones que ha ganado la producción chino americana de Statham. Pero mientras que la recaudación de Megatiburón supone 5 veces la inversión, la de Megalodon no supone ni el doble. 

Pobrecito, el solo busca amor

Y ¿Que conclusión extraemos de esto? Lo inevitable: que el público aún no está preparado para el verdadero arte. Mientras películas como Megalodón allanan el terreno al cine cutre a las grandes salas, yo seguiré destripando para vosotros todo lo que esté a mi alcance en esta, mi humilde sección. Y lo haré pronto, hasta entonces… sed felices.



el autor

En mis ratos libres soy la Chica Ardilla

5 comentarios

  1. La sala del cine estaba llena así que supongo que no eres la única friki jejeje. La película es lo que dices. Palomitera pero muy exagerada. Eso sí, me partió de la risa en las escenas de la playa y el hombre de la bola hamster inchable jajajaja

  2. Adrián De La Fuente Lucena el

    No me gustan este tipo de películas pero te dije en twitter que leería tu post y dejo comentario para demostrarlo. ¡Buen post Sofía! Besos. 😉

  3. Carlos Porras el

    Menuda caca de película, lo peor que he llevado ha sido el humor. La verdad es que es basura y como tal ha sido bien llevada a tus ¿extintas? Reseñas Basura.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Introducción Como lector de Iron Man tengo que admitir que cada vez que alguien me pregunta qué puede leer del vengador dorado, que sea fiel…