Crítica de Kingdom temporada 2. El trono se paga con sangre

2

Kingdom regresa a Netflix para ofrecernos una segunda temporada de seis episodios que llegan a superar el gran sabor de boca que nos dejó la primera. Vuelve el príncipe Chang con sus aliados para derrocar a la malvada reina consorte Cho en medio del alzamiento de una plaga que resucita a los muertos y los convierte en monstruos imparables sedientos de sangre. 

Crítica de la primera temporada de Kingdom

Todo lo bueno que tenía la primera temporada sigue aquí: el cuidado diseño de producción, el fastuoso vestuario, la cuidada fotografía o los bellos decorados siguen brillando de igual manera. Pero esta nueva tanda de episodios se ve favorecida por el hecho de que ya no es necesario presentar a personajes y trama. Se continúa directamente desde el final del último capítulo por lo que el ritmo es mucho más vivo y se gana en escenas de acción mientras que la supervivencia en una situación desesperada genera mucha más tensión. 

El príncipe Chang se ganará poco a poco el favor del Reino de Joseon.

Las incertidumbres acerca del entramado político y del origen de la plaga se irán resolviendo a lo largo de los nuevos capítulos sin tener historias secundarias que no aporten nada a la trama general. En Kingdom sus responsables tienen muy claro lo que quieren contar así que les basta con solo seis episodios para contar su historia de manera clara y concisa. No hay situaciones absurdas e innecesarias más allá de alguna escena cómica qué además se ven bastante reducidas con respecto a la primera temporada. 

Este afán por resolver bien la serie hace que haya un cuidado equilibrio entre la acción y el tono de thriller político. Vemos cómo los personajes tienen que sobrevivir ante la avalancha de resucitados que lo va inundando todo poco a poco, haciendo que las escenas de lucha sean realmente brillantes. Esto no quiere decir que todo ese entramado socio-político que vimos en la primera temporada se deje completamente de lado. Toda la lucha por el poder y las pérfidas intenciones de la reina Cho quedan muy bien resueltas, aunque al final todo tiene un objetivo claro: dirigir a los personajes hacia el culmen que suponen los dos últimos episodios, que son un verdadero festín para los amantes de la acción y la sangre y los desmembramientos. Lo que más queda de lado es la crítica social que vimos en los episodios anteriores, aunque también tenemos algunas pinceladas, sobre todo es destacable las diferencias que hay en la idea de cómo y para quién hay que gobernar que tienen los personajes de más peso político. 

La sangre no falta en esta serie.

Los arcos argumentales de los distintos personajes también tienen un correcto desarrollo, habiendo sitio para momentos muy emotivos, con alguna muerte de esas que llegan al corazón del espectador. Todos los protagonistas tienen su momento para brillar y actúan de manera consecuente con lo que hemos visto de ellos anteriormente, lo que hace que la trama pueda tener un alma propia. 

Todo esto se podría resumir diciendo que la serie busca sobre todo ir aumentado la tensión poco a poco entrelazándola hábilmente con el hilo argumental sobre la que está construida para desembocar en una gran traca final. 

Los ataques de los revividos son espectaculares.

Por otro lado, la serie sigue siendo visualmente espectacular. No solo por sus decorados. Cuando se hace de noche y todo queda tenuamente iluminado por la luz de las antorchas se logra una ambientación impresionante. Algo que sirve además para acrecentar los momentos de tensión cuando atacan los resucitados.  

Las coreografías de las escenas de lucha también están a la altura. La sangre parece salpicar al espectador en unas cuidadas batallas en las que en algún momento incluso se permiten ciertos lujos estilísticos como la marcha atrás. 

El papel de Seobi es crucial a la hora de saber más de la plaga.

Por último, hay comentar que aunque todas las tramas quedan bien cerradas, la enigmática escena final abre nuevos caminos para continuar la serie más temporadas. Dado que todo el asunto de la sucesión al trono de Joseon está solucionada (y muy bien solucionada por cierto), los futuros episodios van a ir por otros derroteros y es probable que se aparque el thriller político para abrazar más la investigación sobre la plaga y de dónde viene realmente. Esto puede hacer que se vire hacía un tono más de thriller sobrenatural, aunque viendo quién tiene aún esos gusanitos malditos recorriendo su cuerpo no se puede descartar nada. 

En resumen, Kingdom sube las apuestas presentado una segunda temporada que mejora la primera y que da un cierre épico a la trama que hemos visto hasta ahora a la vez que abre nuevos interrogantes para que los espectadores esperemos con ansia su vuelta.  



el autor

Licenciado en periodismo, apasionado de los comics, las (buenas) series de televisión, el cine, los videojuegos y los juegos de mesa... vamos, soy un frikazo total, siempre a vuestro servicio.

2 comentarios

  1. Me he podido ver las 2 temporadas del tirón y, la verdad, es que la serie no engaña: zombies + juego de tronos sencillito + surcoreanos; mejorando en esta segunda temporada como bien dices.
    Por ponerle un pero, no recuerdo ningún nombre de los personajes y, en los momentos en los que cambian su vestimenta habitual, me cuesta diferenciarlos (casi suena raciasta. Y sin el casi); aunque sí creo que quedan bien diferenciados por su estética unos de otros, lo que es un acierto.

    • Juanjo Avilés el

      Que tal Manuel, gracias por comentar, como siempre. La verdad es que la primera temporada fue buena, pero la segunda es muy cierto que la mejora. Y no te preocupes, lo que te pasa a la hora de diferenciar a los personajes es algo común, a mi también me pasa. Creo que es algo cultural, más que racismo, es más complicado por que no estamos acostumbrados a ver series en las que la mayoria de los personajes sean occidentales. La mejor manera de ayudarse es como dices con el tema del vestuario (otro gran acierto de la serie), o las distintas personalidades.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Bienvenidos a este nuevo análisis de Supergirl, el decimoquinto de esta quinta temporada. Este capítulo se centra en Nia (Dreamer) y en Obsidian North aunque…