InicioCineCrítica de Salvaje, una película terrorífica y adrenalítica con un Russell Crowe...

Crítica de Salvaje, una película terrorífica y adrenalítica con un Russell Crowe inmenso

Amazon Prime ha estrenado Salvaje, película que pasó por los cines en 2021 sin pena ni gloria. Hemos aprovechado que Russell Crowe lo peta en Thor: Love and Thunder para ver la cinta (si, lo peta le pese a quién le pese, y quien opine lo contrario no está invitado a la orgía) y ya de paso escribir algunas líneas sobre ella. ¿Qué nos ha parecido? Pues más que recomendable.

No me toques el claxon que me pongo atómico

Salvaje cuenta la historia de un encuentro fortuito entre Rachel (Caren Pistorius) y Tom Cooper (Russell Crowe) en la autopista. Él no arranca cuando el semáforo está en verde y ella le toca el claxon de mala manera, lo que hace que Tom se sienta ofendido y decida mostrarle lo que es el respeto. Hay que decir que antes del claxon Tom ya no estaba muy bien de la cabeza. La escena inicial lo muestra matando a su ex-mujer a martillazos y quemando la casa, por lo que lo del claxon se queda en nada ante estos antecedentes.

Salvaje es una película trepidante, de esas que crean ansiedad en cada escena, terrorífica en cuanto a que sí, le puede pasar a cualquiera porque hay muchos Toms por el mundo. Y también muchas Rachels perdiendo los estribos al volante. Es la exageración de una situación cotidiana lo que confiere a la película ese carácter desasosegante.

Estilísticamente, estamos ante un cruce muy inteligente entre El diablo sobre ruedas y Un día de furia, aunque sin el estilo de Steven Spielberg y sin los colorines y el neón de Joel Schumacher (gracias al cielo). El director Derrick Borte sabe aprovechar los escasos 80 minutos de la película para entretener y ya de paso reflexionar sobre la sociedad en la que vivimos.

Russell Crowe mola

La gran baza de la película es Russell Crowe. Aunque algunos hablan de que está en pleno proceso de ‘nicolascagerización’ de su carrera (no es mía la frase sino de Fotogramas), hay que decir que esta película no sería posible sin su imponente presencia. Su personaje, justamente, no podría ser sin esa presencia física que Crowe ha adquirido. No solo destila maldad sino también fuerza, poder.  Tom es la quintaesencia del varón blanco, heterosexual y americano / europeo que se siente injustamente agraviado, que sabe que todos van a por él, que no se merece lo que le pasa.

En este sentido hay que decir que es imposible tomar partido por semejante personaje. Un mal día lo tiene cualquiera y cualquiera puede perder los estribos, pero eso no justifica tanta crueldad y sadismo como la que lleva a cabo Tom. Con Michael Douglas en Un día de furia podíamos empatizar, porque a todos nos han timado en McDonalds con el tamaño de la hamburguesa. Con Tom Cooper no. Y la película se ocupa de que lo tengamos claro.

Desde aquí rompemos una lanza por Russell Crowe, que en 2006 fue definido como el icono incontestablemente viril que la generación metrosexual necesitaba. Ahora, a sus 57 años, a Crowe le dan igual los cánones físicos de Hollywood y aprovecha para hacerse con papeles que se ajusten más a su físico. Porque buen actor lo ha sido siempre, incluso más que Nicolas Cage, siempre tendente a la sobreactuación. Si este es el destino de la generación metrosexual, bienvenido sea.

En resumen, Salvaje es una película adrenalínica, muy entretenida y especialmente recomendada para todos aquellos que gustan de pasarlo mal. Su mayor virtud es ser consciente de sus limitaciones y ajustarse a una duración que deberían tener otras cintas con más pretensiones. Un saludo, sed felices y tened cuidado al volante, que nunca se sabe si el de al lado está mal de la cabeza.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pedro Pérez S.
Pedro Pérez S.
Aficionado también al cine, las series de televisión, la literatura fantástica y de ciencia ficción, a la comida, la cerveza y a todas las pequeñas cosas que nos hacen felices.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS