InicioVideojuegosNoticias y novedades de videojuegosDe maestra a aprendiz. Cuando Lara Croft quiso seguir la estela de...

De maestra a aprendiz. Cuando Lara Croft quiso seguir la estela de Nathan Drake

Esta semana se estrena Tomb Raider, la enésima película basada en un videojuego y que esperamos que funcione mejor que sus predecesoras. No solo mejor que las cintas de Lara Croft de Angelina Jolie que, sin ser nada del otro mundo al menos eran cintas de aventura sin muchas expectativas, sino el resto de películas que no han conseguido agradar ni a crítica ni mucho menos a público, ya ni hablemos del fan.

Hay muchas esperanzas puestas en la cinta de Alicia Vikander, pero esta no es sino una segunda visión de Lara Croft, un cambio en la hoja de ruta que llevó a cabo Eidos Montreal en 2013. Por aquel entonces la saga se encontraba en las últimas y un cambio era necesario. Lo curioso fue como en ese momento Uncharted, siempre considerado un mero aprendiz de Tomb Raider, se convirtió en el maestro.

De la gloria a la perdición

El erotismo de lo poligonal

Tomb Raider es de esos videojuegos que se puede decir que ha vivido gran parte de la historia del videojuego. La saga nació en 1996 y desde entonces Lara Croft ha ido madurando y cambiando, ocupando un total de 4 generaciones y 11 videojuegos a sus espaldas.

Es innegable que Lara Croft pertenece a la cultura del videojuego tanto como otros personajes. Desarrollada como homenaje a Indiana Jones, Lara se ganó el cariño de los fans y se colocó como principal éxito en la primera consola de Sony, a pesar de que su debut se produjo primero en Sega Saturn. ¿Qué hizo grande a la heroína? Eidos se lanzó a desarrollar un videojuego 3D, exprimiendo al máximo las plataformas de aquel entonces. Con escenarios detallados con mimo, una acción sorprendente y multitud de puzzles, Tomb Raider se asentó como una saga a la que le quedaba mucho para morir. Tanto que Sony firmó un acuerdo con la compañía para sacar casi en exclusiva, puesto que también vio la luz en PC, los siguientes títulos de la saga.

Sin embargo, mientras el resto de IPs se desarrollaban Lara Croft se quedaba rezagada y sufrió el efecto de la secuelitis. Tomb Raider II y III se colocaron lo más alto en las listas de ventas, pero con 3 títulos lanzados a uno por año, el público comenzaba a dejar de lado a la saga. Con The last Revelation en 1999, Eidos se propuso matar a su hija predilecta antes de que cayera en desgracia pero eh, el dinero es el dinero. Su “muerte” duró dos años hasta la salida de Chronicles, donde comenzó la debacle con títulos vagos, cada vez más simples y un intento de repunte cinematográfico infructuoso.

La larga sombra de Nathan Drake

Con Uncharted: El tesoro de Drake en el mercado allá por 2007 nadie podía hacerle frente. Tomb Raider se encontraba anclada en el pasado con su The Tomb Raider Trilogy que no era más que remasterizaciones de sus grandes juegos. Nathan Drake había desembarcado en PS3 sin ninguna competencia directa en el horizonte con lo que Naughty Dog lo tuvo fácil. Su Uncharted se centraba en una acción desenfrenada pero sin perder su componente puramente cinematográfico, con captura de movimientos, personajes ricos y con un gran peso en lo narrativo.

En este momento es curioso como la hasta ahora reina del género acción-aventura había quedado relegada a un segundo o tercer puesto. Por tanto no es raro que en Eidos se fijaran en lo que ya había conseguido Naughty Dog, el problema es que lo hicieron tarde. Con Nathan Drake dando su paseo por la consola de Sony con su tercer videojuego, los padres de Lara aún no sabían qué hacer con ella. ¿El resultado? Asemejarse a la competencia y recibir algo de su éxito.

Tomb Raider, el reboot del personaje, no fue un título malo, ni mucho menos. Eidos y Square supieron dotar a Croft de un nuevo aspecto, alejado del hipersexualizado que tan bien llevó Angelina Jolie en las cintas, y una nueva psicología del personaje enfocada más en su inexperiencia. ¿Llovió a gusto de todos? Obviamente no. Un grupo amplio de fans no aceptaron que la heroína fuerte de PSX y PS2 pasara a una llorona y debilucha niña de papá.

El concepto de reboot enlazado a una evolución mal entendida

Si bien Tomb Raider no consiguió alcanzar a Uncharted, ya fuera por el tiempo que tardó Square y Eidos en lanzar el videojuego o porque la IP de Naughty Dog había calado muy hondo en el fan, tuvo un excelente comienzo. El reboot vino de la mano de la evolución del personaje. Obviamente en el estudio sabían que Lara no se iba a quedar en este primer título, con lo que plantearon que el personaje evolucionara conforme pasara el tiempo. Algo que si bien hemos visto en Uncharted con Drake, aquí era igualmente interesante porque abordaríamos la inexperiencia a la madurez de Croft. O eso creíamos.

Sí que es cierto que si bien las intenciones fueron buenas, a pesar de aquel excelente primer tráiler de Rise of the Tomb Raider con una Lara traumada por lo que pasó en el primer juego, esa evolución quedó a un lado. Las cotas de acción a las que llegaba Uncharted fueron mal entendidas por el estudio y se apresuraron a igualarlas. El problema no es basarse en la fuente, sino dejar a un lado la psicología del personaje a un lado. Quitando algunos momentos en los que la protagonista se planteaba si matar estaba bien o mal, el resto del título estaba enfocado a volar cabezas, atravesar pechos y quemar vivos a enemigos sin la mayor dificultad.

Desde 2013 Tomb Raider no sabe dónde está, ni sabe si es una aprendiz aún de Uncharted. Eidos no ha conseguido darle una personalidad propia a su reboot con un segundo juego con tintes de survival y mundo abierto encubierto, pero con escenas de acción alocadas y épicas al más puro estilo Nathan Drake. Su futuro no es incierto, pero sí lo es su vida útil y, en definitiva, su legado.

Alberto Lloria
Alberto Lloria
Estudiante en la Universidad Miguel Hernández de Elche. Frikazo de proporciones bíblicas, crecí amando los videojuegos y el cine como medio de escape, sacrificando la vida social. Aunque no me arrepiento. Fan hasta las venas de Batman y El Señor de los Anillos. El mundo se me queda corto, mejor dejadme en la Tierra Media.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS