InicioCómicsEl cómic de la semana: La Aguja, una obra de Simon Spurrier...

El cómic de la semana: La Aguja, una obra de Simon Spurrier y Jeff Stokely. Una novela negra de ciencia-ficción que no deja indiferente

Una lectura fascinante, absorbente. Es inteligente y deslumbrante. Muy buena.

Gail Simone

Va a ser como si mezclásemos Blade Runner con Cristal Oscuro y, para llegar del uno al otro, iremos por un camino a lo Mad Max.

Simon Spurrier

Para mí, este cómic es una gran mezcla de 2000 AD, de <<a la mierda con las reglas del género>>, de la febril y elaborada imaginación de China Mieville y de la atención al detalle de Miyazaki en la época de Nausicaä, junto con un toque de Gormenghast y Dune.

Simon Spurrier

Bienvenidos un sábado más a la sección de los amantes del cómic. Bienvenidos a El cómic de la semana. Hoy reseñamos La Aguja. Obra de Simon Spurrier y Jeff Stokely. Una novela negra de ciencia-ficción que no deja indiferente

Introducción

El pasado mes de septiembre de 2018, Planeta Cómic publicó La Aguja. Tomo recopilatorio de la serie limitada The Spire. Obra de ocho tebeos de Simon Spurrier y Jeff Stokely. El equipo creativo que saltó al estrellato con Six-Gun Gorilla vuelve con un nuevo trabajo, que les valió una nominación a los Eisner en 2016. El recopilatorio incluye, además, una entrevista a Spurrier y Stokely, llevada a cabo por Keith Silva para ComicsBulletin.com, el 29 de Abril de 2015.

Una novela negra de ciencia-ficción

Hay quien describe a La Aguja como una novela negra de ciencia-ficción y lo cierto es que razón no le falta. Posee rasgos de novela negra, porque la trama gira en torno a una serie de asesinatos cometidos por alguien que quiere eliminar a personas cercanas a la anciana baronesa de La Aguja. Asesinatos que Shå, capitana de policía de la guardia de la ciudad y protagonista de la historia, busca resolver.

Tiene elementos de ciencia-ficción porque la ciudad, La Aguja, el entorno en el que se desarrolla principalmente este relato, es una montaña de metal y piedra en la que se da una curiosa mezcla de elementos medievales con maquinaria industrial. Un lugar donde lo biológico y lo tecnológico se dan la mano.

Para complicar aún más las cosas, la ciudad se alza en medio de un desierto radiactivo, poblado por multitud de extrañas razas, que tratan de convivir con la ciudadela. Pero es que dentro de la misma, hay multitud de seres humanos y los llamados “no humanos”. Sin ir más lejos, Shå es la última superviviente de su especie, las Medusas. La convivencia no es fácil y no apunta a ser mejor con la nueva baronesa, que no ve con muy buenos ojos a los “no humanos”. Esto último, unido a la relación sentimental de Shå con la hermana de aquella, la incapacidad de esta de recordar su pasado y la dificultad de capturar al escurridizo asesino, no harán más que complicar las cosas a nuestra protagonista que, en el transcurso de su investigación, no sólo sacará a relucir escabrosos detalles de la familia real de La Aguja sino que descubrirá todo lo referente a su pasado, en un giro inesperado de los acontecimientos que deja con la boca abierta.

Valoración

Decenas de razas y culturas sujetas a una jerarquía social. Ese es el contexto de La Aguja. Un contexto donde la posición social viene determinada por la posición, la altura, que ocupes en la misma. Una historia con multitud de trasfondos, vistos a través de unos personajes que, pese a los elementos de fantasía y tecno ficción, no dejan de ser comprensibles y cercanos.

Spurrier, su guionista, describe su trabajo como el típico cómic en que el misterio de lo externo se refleja en el misterio de lo interno. Se refleja en lo enigmático de cada uno de los personajes de este relato. En particular en el misterio de la protagonista, la capitana Shå, cuya vida pasada comienza siendo totalmente desconocida. Lo cual no le impide desempeñar su labor, manteniendo el orden entre las clases bajas de La Aguja. Esta es un hervidero de presiones sociales, con una ciudadanía algo hipócrita, que presume de ser muy abierta y progresista, pero trata muy mal a las clases inmigrantes, a las razas híbridas que buscan trabajo y refugio en la ciudad. Así que es la vida real en la ficción, pero retratados por Stokely de tal forma que siempre parecen creíbles. Todo un reto. Dejando, además, esa sensación de que cada raza y personaje tiene un interesante pasado detrás, algo que no hace sino hacer más atractivo y verosímil el proyecto.

¡Si te ha gustado ya sabes, comenta y comparte! ¡Muchas Gracias!

Adrián De La Fuente Lucena
Friki del Cómic en particular y de la Cultura Pop en General. Colaborador de Las Cosas que nos hacen felices. Licenciado en Filosofía, Máster en Gestión Cultural y en Filosofía Contemporánea. Diplomatura en desarrollo WordPress, Social Media Manager, Community Manager, Content Manager y Bloguero de una Institución Cultural Universitaria y miembro fundador del blog de Cultura Pop DYNAMIC CULTURE (www.dynamicculture.es). Cursos de S.E.O., Analítica Web, Community Manager y Marketing de Contenidos. Siempre aprendiendo y tratando de encontrar mi lugar en la vida, intentando disfrutar con lo que hago para que merezca la pena.

2 COMENTARIOS

  1. De lo mejorcito que he leído ultimamente. Redonda. Giros, crítica a la sociedad, trama detectivesca, acción, protagonistas con fondo, dibujo indie. Puede pasar desapercibido con todos los títulos que salen cada semana, pero merece la pena totalmente. Buena reseña.

    • Hola Manuel. ¡Muchas Gracias por tu comentario!

      Estoy absolutamente de acuerdo con todo lo que dices. Se lee de un tirón y se disfruta mucho. Habrá que estar pendiente a los futuros trabajos de Simon Spurrier y Jeff Stokely.

      Me alegra que te haya gustado la reseña. Un abrazo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

ESTADO FUTURO #4: Aquawoman | La Liga de la Justicia

Estado futuro de DC ya está llegando a nuestras tierras con diferentes tomos para presentarnos lo que está por llegar tras Death Metal. Por...