La Fundación: la saga clásica en la que se basará la nueva serie de Apple

2

La saga de La Fundación, de Isaac Asimov, es una de las mejores series literarias de ciencia ficción de todos los tiempos y, sobre todo, una de las más influyentes. También podría ser el puñetazo sobre la mesa que Apple TV+, el inminente servicio de vídeo bajo demanda que la compañía de Tim Cook presentó en marzo de este año, necesita para triunfar. El proyecto de adaptación en forma de serie de diez episodios está al caer, y podría ser la próxima gran superproducción de la pequeña pantalla digital.

Las grandes plataformas de visualización de series son más baratas que ir al cine, pero hay tantas competidoras que precisan de un distintivo que atraiga a una base sólida de clientes. Disney Plus contará con las series de Marvel, Netflix llamó la atención con House of Cards en el 2013, HBO tenía la gran baza de Juego de Tronos y ahora pretende sustituirla con otros éxitos como Chernóbil o Westworld… y, en cuanto a la más discreta Amazon Prime Video, no le viene mal estar incluida junto a otros servicios de esta enorme compañía. Además de esta circunstancia, como veremos, La Fundación es una saga muy actual y atractiva a la que Apple podría sacarle mucho partido, y cuya mirada al futuro se identifica a la perfección con la imagen de marca de la popular empresa tecnológica.

Una historia del futuro

Cabe aclarar que el prolífico Asimov, autor fundamental a la hora de entender la cultura del siglo XX, desarrolló el universo de la Fundación a través de sagas más o menos tangenciales, relacionándolo con sus relatos sobre robots, además de escribir dos precuelas y dos secuelas a partir de los años ochenta por sugerencia de sus editores. Sin embargo, la saga que revolucionó la ciencia ficción apareció en tres recopilaciones de historias durante los años cincuenta… y, en ellas, el escritor nos cuenta lo que sucederá con nosotros después de viajar más allá de nuestro planeta.

El eje sobre el que orbita la trama de estas tres novelas, situadas miles de años en el futuro, se centra en el descubrimiento del científico Hari Seldon: la psicohistoria. Esta nueva disciplina le permite estudiar el comportamiento humano a gran escala, y predecir los movimientos de las masas. Seldon sostiene que, si bien el individuo es impredecible, las sociedades siguen unas dinámicas muy concretas que resultan fáciles de calcular con los datos adecuados… y sus conclusiones son escalofriantes.

El Imperio Galáctico, que se ha extendido por gran parte la galaxia a partir del casi olvidado planeta Tierra, está condenado a desintegrarse para dar paso a una etapa de barbarie que culminará con el resurgimiento de la civilización. Como solución para reducir este período intermedio, Seldon pone en marcha un ambicioso proyecto: enviará a una gran cantidad de estudiosos al planeta Términus, para que redacten una Enciclopedia Galáctica en la que recojan el conocimiento que conserva la raza humana. Como un padre protector, un holograma de este viejo científico se les aparecerá a sus habitantes durante las distintas crisis que atraviese esta nueva civilización, en las que descubrirán secretos que ignoraban sobre el plan que este sabio tenía reservado para ellos. Y, en el otro extremo de la galaxia, se sitúa una Segunda Fundación…

Una historia del pasado

Hay que tener en cuenta que, aunque Asimov publicó La Fundación en forma de novela a principios de los años cincuenta, el primero de los relatos que la conforman se publicó en el año 1942. Se trata de la época de desarrollo de los sondeos, en la que empresarios como Gallup o Roper comenzaron a idear técnicas para predecir el comportamiento de los votantes a través de una muestra relativamente pequeña de población. Sus aciertos a la hora de deducir que Roosevelt sería el ganador de las elecciones les granjearon un gran prestigio social y hasta contratos con la Casa Blanca: los americanos comprendieron, más pronto que tarde, una gran verdad. El que sabe qué sucede en el futuro tiene un control mucho mayor sobre el presente.

Con esta premisa, Asimov demuestra no solo sus conocimientos teóricos de ciencias puras, sino también su comprensión acerca de las denostadas ciencias sociales, una distinción que se hará fundamental en el desarrollo de la trama. A pesar de que la primera novela comenzó a escribirse en tiempo de guerra, los héroes de este escritor no son generales ni guerreros: son intelectuales, tanto políticos como científicos. Las guerras nunca se ganan por la fuerza bruta, sino gracias a una inteligente gestión de recursos y oportunidades por parte de los herederos del visionario Seldon, entre los que destacan figuras como Salvor Hardin y Toran Darell. Estos protagonistas algo idealizados utilizan su cerebro para manipular a sus adversarios y preservar el sueño de este genio a través de los siglos. La Fundación es una oda a la capacidad humana de innovar y superar a la adversidad, incluso en momentos tan difíciles como la caída de un imperio.

Sin embargo, sin entrar en spoilers, Asimov nos advierte: las predicciones del futuro pueden ser engañosas, y cualquier plan se encuentra con obstáculos que hacen de la improvisación una necesidad. El creador de la psicohistoria deja claro desde el principio que sus cálculos son una estimación sujeta a una probabilidad que, aunque extremadamente alta, no es infalible. Esto no solo le aporta cierto realismo sino que, desde el punto de vista literario, ¿qué gracia tendría que sus vaticinios fueran perfectos? Gracias a este componente caótico, los libros acaban convirtiéndose en excelentes novelas de aventuras que han recibido varapalos por un estilo muy simple de narración… pero, precisamente, eso hace que las ideas que Asimov sean comprensibles para todos sus lectores. No olvidemos que parte de su obra estuvo dedicada a la divulgación científica, que no solo exige corrección: también demanda una pulcra sencillez.

Una historia del presente

¿Sigue manteniendo la vigencia La Fundación? Déjame reformular la pregunta. ¿Cuántas veces has oído hablar este año de encuestas del CIS, del Big Data, de Cambridge Analytica y su utilización de datos personales con fines políticos? Los mismos medios digitales, para escoger la hora a la que se publicarán sus entradas, utilizan las analíticas que WordPress y otros soportes proporcionan sobre el comportamiento de sus lectores. Si bien La Fundación es una hipérbole, y muchos de sus elementos son fantasiosos, no podemos decir que carezca de base: en la actualidad existe un modelo de negocio bastante rentable que se basa en predecir el futuro para poder manipularlo.

Esta relevancia, más de sesenta años después de su publicación, garantiza un éxito casi seguro si Apple invierte el dinero suficiente. El uso de talentos de primera división como el showrunner David S. Goyer garantiza que la compañía confía en el proyecto. Por ello, a pesar de baches como el abandono del cocreador de la serie este abril, no resulta arriesgado predecir que una serie como esta puede convertirse en un nuevo acontecimiento televisivo si sus responsables consiguen adaptarla con fidelidad. Para ser sinceros, lo más probable es que Apple haya dedicado más recursos a garantizar este futuro que los que Hari Seldon pudo soñar para su preciada Fundación.

P.D: Más allá de la trilogía

Para los interesados en devorar la historia completa del futuro que predijo Asimov, aquí está el orden de lectura de los libros más o menos relacionados con la saga:

Ciclo de la Tierra

  1. Yo, Robot (1950)
  2. Las bóvedas de acero (1954)
  3. El sol desnudo (1957)
  4. Los robots del amanecer (1983)
  5. Robots e Imperio (1985)

Trilogía del Imperio Galáctico

  1. En la arena estelar (1951)
  2. Las corrientes del espacio (1952)
  3. Un guijarro en el cielo (1950)

Ciclo de la Fundación

  1. Preludio a la Fundación (1988)
  2. Hacia la Fundación (1993)
  3. Fundación (1951)
  4. Fundación e Imperio (1952)
  5. Segunda Fundación (1953)
  6. Los límites de la Fundación (1982)
  7. Fundación y Tierra (1983)


el autor

Periodista recién graduado. Redactor en esta página y en el portal digital madridesnoticia. Creador de contenido para redes sociales. He publicado seis libros de ciencia ficción y fantasía en formato ebook, y cuento con un blog donde expongo mis proyectos. Si pinchas en esta casita tan maja, podrás verlo.

2 comentarios

  1. Hola, Máximo:
    Crecí con la saga de la Fundación. Muchas gracias por este artículo. Sólo espero que la serie le haga justicia; estoy muy ansioso por verla pero se viene retrasando año tras año. Esperemos que esta vez sea verdad.
    Saludos!

    • De nada, yo la conocí más recientemente, pero me sorprendió muy gratamente.
      Ojalá se haga justicia y no aumenten los niveles de sordidez para convertirla en otro Juego de Tronos.
      ¡Un saludo!

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Hay muchos personajes de los que nos acordamos cuando hablamos de las obras de ficción que más nos han aterrorizado. La literatura tiene a Drácula,…